Compartir

Enriquecimiento ambiental en Zoológicos

Por Ana Diaz Maqueda, Bióloga especializada en etología. Actualizado: 28 noviembre 2018
Enriquecimiento ambiental en Zoológicos

Afortunadamente, esa imagen del animal tristemente enjaulado en recintos minúsculos está, poco a poco, disipándose, al menos, en los países más desarrollados. Ya sea porque están siendo prohibidos o porque la forma cautiverio es diferente.

Actualmente, muchos zoológicos llevan a cabo trabajos de conservación de las especies, por ellos mismos o en colaboración con otras entidades, como centros de recuperación o centros de cría de animales en peligro de extinción.

Muchos de los ejemplares que hoy en día llegan a los zoos, provienen del tráfico y de la tenencia ilegal de animales exóticos. Ante la imposibilidad de volver a su hábitat natural, son mantenidos en centros especializados o zoológicos.

Los zoológicos, además de tener que mantener correctamente alimentados a los distintos animales, proveerles la atención veterinaria adecuada, higiene de los recintos y mantenerlos libres de miedo o angustia, también se les debe dejar realizar su comportamiento natural. Para ello es necesario el enriquecimiento ambiental. En este artículo de ExpertoAnimal, hablaremos sobre el enriquecimiento ambiental y su aplicación en zoológicos.

¿Qué es el enriquecimiento ambiental?

El enriquecimiento ambiental es una técnica que sirve para estimular y mejorar el comportamiento de los animales mantenidos en cautiverio, permitiéndoles desarrollar su etología natural y conductas que realizarían en la naturaleza.

Por lo tanto, el enriquecimiento debe ser un proceso dinámico, el cual se modifique periódicamente, favoreciendo que todos los comportamientos naturales de un animal se manifiesten. El fin último del enriquecimiento ambiental es el de promover el bienestar de los animales cautivos.

Enriquecimiento ambiental en Zoológicos - ¿Qué es el enriquecimiento ambiental?
Fuente: www.vier-pfoten.bg

Tipos de enriquecimiento ambiental

Existen varios tipos de enriquecimiento, dependiendo de la especie, el tipo de recinto y los recursos disponibles, podrán usarse uno, algunos o todos.

Enriquecimiento a través de la comida

La variedad de comida suministrada a los animales en cautiverio suele ser más limitada que la podría encontrar en sus hábitats naturales. Por ejemplo, a las ocas de especies silvestres en cautividad se las alimenta con uno o dos tipos de semillas, cuando en libertad la diversidad sería mucho mayor, en primer lugar porque migran y, en cada región, encontrarían muchos tipos diferentes. Entonces, si se intentara dar una dieta más variada en función de la época del año, enriqueceríamos la vida de estos animales.

Para animales carnívoros, lo ideal sería dar una amplia gama de tipo de carne, incluyendo tejidos no musculares, procedente de presas distintas.

Este tipo de enriquecimiento favorece sobre todo a los animales con una dieta omnívora, como los mapaches. Dar una alimentación generalista los beneficia y previene la aparición de ciertas enfermedades.

Por otro lado, esconder el alimento, colocarlo cada día en zonas distintas del refugio, favorece el forrajeo y mantiene al animal entretenido, obteniendo alimento mientras hace ejercicio.

Enriquecimiento del entorno

En ocasiones, los recintos donde están los animales se caracterizan por tener suelos y paredes lisas, sin estructuras internas. Podemos aumentar la complejidad ambiental añadiendo diferentes tipos de sustratos al suelo, construyendo niveles a distintas alturas y añadiendo características biológicas, es decir, naturalizar el entorno colocando árboles, arbustos, troncos, lugares para esconderse, zonas de agua, etc. Todo ello en función de la especie en cautividad.

Permitirles el acceso a recintos alternativos en el interior o exterior favorece la capacidad exploratoria, poder pasear o esconderse y elegir compañeros sociales.

Enriquecimiento del "mundo exterior"

Dentro del rango sensorial de los animales, tenemos que tener en cuenta lo que perciben más allá de su recinto. Para animales silvestres en recuperación, lo mejor es aislarlos visualmente de nosotros, pues podríamos aumentar su estrés y el tiempo de recuperación sería mucho mayor, además, lo ideal es que no se acostumbren a nuestra presencia.

Los animales que viven en zoológicos sí están acostumbrados al trato con el ser humano, y debe ser así para disminuir el estrés del manejo y las probabilidades de un ataque repentino.

Existen estudios que apoyan la teoría de que ciertos animales prefieren poder observar el exterior desde cierta altura, por lo que este tipo de enriquecimiento debe ir unido al del entorno interior en algunos casos.

Otros estudios afirman que los monos alojados en recintos con vistas al exterior desarrollan menos comportamientos negativos. Aunque, a veces, la presencia humana en zoológicos los perturba. Por lo que siempre, deben tener una vía de escape y no ser sometidos a la presencia de público constantemente. Deben ser ellos los que decidan si quieren exhibirse o no.

Juguetes

Se ha demostrado que el uso de juguetes es un buen enriquecimiento ambiental, siendo una fuente de entretenimiento. Un "juguete" puede ser casi cualquier cosa, como mangueras de goma, cadenas, tiras de tela, neumáticos de coches, barras de metal, objetos de plástico colgando, objetos masticables con sabor y alimentos dentro de bloques de hielo. Sin embargo, no todos los juguetes tienen el mismo valor funcional para todos los animales. Así mismo, poner el mismo juguete cada día puede resultar monótono y no tener efecto ninguno.

A la hora de pensar cuál sería el mejor juguete a emplear debemos tener en cuenta los objetivos. Los juguetes destructibles con valor nutricional son más enriquecedores. Usar un sustrato para fomentar el forrajeo es mejor que los juguetes no destructibles y no comestibles. Los objetos pocos pesados que puedan mover con facilidad tienen más posibilidades de fomentar el juego.

Se debe tener en cuenta que "juguetes" es un término antropomórfico, no son la "panacea" y no todos tienen respuestas positivas.

Enriquecimiento ambiental en Zoológicos - Tipos de enriquecimiento ambiental
Fuente: enrichment.org

Enriquecimiento ambiental para evitar o corregir esterotipias

Las esterotipias son comportamientos repetitivos no naturales que realizan los animales mantenidos en cautividad. Pero, ¿qué causa exactamente los comportamientos estereotipados?

Según un estudio, las causas son:

  1. Estados internos inducidos por el ambiente o por estímulos externos al animal, que desencadenan o motivan una respuesta específica.
  2. El entorno crea un estado de estrés continuado que afecta regiones específicas del cerebro que provoca y secuencia el comportamiento, resultando en una perseverancia anormal.
  3. Un destete precoz de las crías afecta al desarrollo del sistema nervioso central, provocando también la secuenciación anormal del comportamiento.

En todos los casos, se ha demostrado que el enriquecimiento ambiental reduce la aparición de las esterotipias y aumentan la capacidades cognitivas, espaciales y sociales de los individuos.

Enriquecimiento ambiental según la especie

A la hora de escoger el mejor tipo de enriquecimiento ambiental, se debe tener en cuenta la especie a la que va dirigida. No todos los animales tienen las mismas necesidades.

Colocar una laguna en un recinto de psitácidas no tiene mayor función que proveer una vista agradable. Para los loros es más importante un enriquecimiento a través de una dieta variada, la colocación de posaderos de forma estratégica para que puedan tanto volar como escalar y el uso de ciertos juguetes.

Instalar pequeñas piscinas en los módulos de ciertos felinos, como los tigres, es un buen enriquecimiento del entorno.

Por último, se debe tener en cuenta a los cuidadores, que deben alimentar y cuidar de estos animales. Un recinto repleto de troncos y escondites no facilita el trabajo de estas personas.

Enriquecimiento ambiental en Zoológicos - Enriquecimiento ambiental según la especie
Fuente: www.ksl.com

Enriquecimiento ambiental para la cría en cautividad de especies protegidas

El enriquecimiento ambiental para animales en cautiverio de especies que están dentro de un programa de "cría en cautividad" es distinto a la de los animales en zoológicos.

En primer lugar, el recinto de estos animales debe estar totalmente naturalizado y ser lo más similar a su hábitat natural. Debe contar con los objetos que esa especie encontraría en su lugar de origen, ya sean zonas de agua, zonas boscosas, matorral, etc.

El contacto con el ser humano debe ser mínimo, no deben acostumbrarse a nuestra presencia ni perdernos el miedo. A diferencia de las actividades en los zoológicos, en estos centros de cría no se permiten visitas o, si se permiten, son bajo total vigilancia y de forma esporádica.

La dieta debe ser igualmente variada. Los herbívoros deben aprender a diferenciar que vegetales son comida y cuáles no. Esto suele ser enseñado por los progenitores. Los carnívoros cazadores, por su naturaleza, deben aprender a cazar. Liberar un animal que no sepa buscar su alimento no es ético, estaríamos sentenciándolo a muerte.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enriquecimiento ambiental en Zoológicos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

Bibliografía
  • Carlstead, K., & Shepherdson, D. 2000. Alleviating stress in zoo animals with environmental enrichment. The biology of animal stress: Basic principles and implications for animal welfare, 337-354.
  • Maple, T. L., McManamon, R., and Stevens, E. 1995. Denfending the good zoo: animal care, maintenance and welfare. In: B.G. Norton, M. Hutchins, E. F. Stevens, and T.L. Maple (Eds.).
  • Mason, G., in press-a. Stereotypic behaviour in captive animals: fundamentals, and implications for welfare and beyond. In: Mason, G., Rushen, J. (Eds.), Stereotypic Behaviour in Captive Animals: Fundamentals and Applications for Welfare, 2nd ed. CAB International, Wallingford.
  • Mason, G., Clubb, R., Latham, N., & Vickery, S. 2007. Why and how should we use environmental enrichment to tackle stereotypic behaviour?. Applied Animal Behaviour Science, 102(3-4), 163-188.
  • Newberry, R. C. 1995. Environmental enrichment: increasing the biological relevance of captive environments. Applied Animal Behaviour Science, 44(2-4), 229 – 243.
  • Shepherdson, D. 1994. The role of environmental enrichment in the captive breeding and reintroduction of endangered species. In Creative Conservation (pp. 167-177). Springer, Dordrecht.
  • Shyne, A. 2006. Meta‐analytic review of the effects of enrichment on stereotypic behavior in zoo mammals. Zoo Biology: Published in affiliation with the American Zoo and Aquarium Association, 25(4), 317-337.

Escribir comentario sobre Enriquecimiento ambiental en Zoológicos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Pepa
Muy interesante

Enriquecimiento ambiental en Zoológicos
Fuente: www.vier-pfoten.bg
Fuente: enrichment.org
Fuente: www.ksl.com
1 de 4
Enriquecimiento ambiental en Zoológicos

Volver arriba