Compartir
Compartir en:

Enseñar a mi perro a pasear sin correa

Enseñar a mi perro a pasear sin correa

Ver fichas de Perros

La herramienta más eficaz para fortalecer el vínculo entre un perro y su propietario son los paseos, además de este importante efecto, los beneficios de los paseos van mucho más allá: ayudan a que el perro gestione el estrés, lo mantienen saludable y lo disciplinan de forma agradable.

En ocasiones nuestras mascotas demandan más libertad y espacio y algunos propietarios también necesitan que su perro se ejercite de otra forma y en otro contexto, pero es necesario saber cómo hacerlo para preservar la seguridad de nuestro amigo peludo.

Si quieres que tu perro disfrute de sus salidas de otra forma, en este artículo de Experto Animal te mostramos cómo enseñar a un perro a pasear sin correa.

También te puede interesar: Cómo enseñar a un gato a pasear con correa

Conocimiento de las órdenes básicas

Para que tu perro pueda caminar a tu lado sin correa y mantenerse obediente debe conocer primero las órdenes básicas, no debe encontrarse en periodo de adiestramiento canino sino que debe haber integrado ya estos conocimientos.

Entre las órdenes que debe conocer tu perro están las siguientes:

Entre estas órdenes la más importante para pasear a tu perro sin correa es que éste acuda a ti cuando lo llamas por su nombre, de no ser así, corres el riesgo de que tu mascota se escape y resulte muy complejo poder encontrarla.

¿Tu perro suele pasear con correa?

Para enseñar a tu perro a pasear sin correa es importante que esté acostumbrado a dar paseos con la correa. El motivo es muy sencillo, el exterior al inicio es muy excitable para el perro, que puede mostrarse nervioso e incluso manifestar inseguridad a través de su comportamiento.

Cuando esta reacción se da con la correa, nosotros tenemos un medio de control, pero si de buenas a primeras confrontamos a un perro al entorno exterior sin la ayuda de una correa, corremos el riesgo de perder el control, y esto puede resultar grave.

Acude a un parque seguro y tranquilo

Las primeras veces que dejes a tu perro suelto no debes hacerlo en cualquier entorno sino que debes acudir a un parque seguro, alejado del tránsito y con las menores distracciones posibles para que el perro se mantenga en un estado de calma y tenga pendiente tanto tu presencia como tus órdenes.

Llévalo con la correa y déjalo ir, pero con la correa puesta. Si tu mascota se ha acostumbrado a pasear con correa, el hecho de continuar sintiendo su peso y textura facilitará la obediencia y la adaptación a esta nueva forma de paseo.

Deja de ejercer control sobre la correa durante periodos cortos, por ejemplo, de 10 minutos, posteriormente, durante el mismo periodo de tiempo déjalo suelto pero ya sin la correa sujeta al collar.

La llamada y recompensa, herramienta básica

Un perro necesita la supervisión de su propietario, en este sentido, y más aún al inicio del aprendizaje, es imprescindible que no dejes de prestarle atención a tu mascota.

Cuando en el entorno adecuado le retires a tu perro completamente la correa, déjalo distanciarse de ti sin perderlo de vista, posteriormente llámalo para que vuelva a ti, cuando lo haga, debes emplear el refuerzo positivo para solidificar el aprendizaje.

Cada vez que tu perro acuda a ti cuando lo llamas, ofrécele una golosina adecuada. Este sistema de recompensa deberá mantenerse durante bastante tiempo, mínimo por un periodo de 1 mes y posteriormente y de forma progresiva este hábito deberá pasar a ser esporádico.

Juega al escondite

Cuando tu perro acuda a ti al llamarlo de forma cotidiana, es momento de esconderte y llamarlo para que él sea capaz de buscarte y volver a ti aunque no haya contacto visual.

Esto resultará muy útil a medida que el espacio del paseo sea más amplio y el recorrido más dinámico, ya que permitirá que tu perro camine a tu lado y te siga sin que continuamente tengas que estar llamando su atención.

Como mencionábamos anteriormente, es importante que mantengas supervisado a tu perro, sin perderlo de vista, escóndete tras un árbol y llámalo, cuando vuelva a ti, ofrécele una golosina para perros.

Amplia el espacio

Progresivamente y a medida que tu perro vaya integrando esta nueva forma de salir a pasear, puedes llevarlo a parques más amplios, con más gente y con más perros, siempre y cuando su socialización sea la adecuada.

Obviamente te recomendamos que le retires la correa en entornos seguros, aquellas calles con tránsito o próximas a zonas peligrosas por circulación de vehículos deberán ser evitadas si quieres que tu perro pasee sin sujeción alguna.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enseñar a mi perro a pasear sin correa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación avanzada.

Comentarios (1)

Escribir comentario sobre Enseñar a mi perro a pasear sin correa

Muy útil
1 comentario
Su valoración:
Amelia Bacillia
muy interesante, y me gusta las indicaciones.

Descubre vídeos interesantes
Razas de perros
Razas de gatos
Manualidades para mascotas
Consejos y cuidados de los gatos
Enseñar a mi perro a pasear sin correa
1 de 7
Enseñar a mi perro a pasear sin correa