Enseñar a pasear a un perro adulto con correa

Enseñar a pasear a un perro adulto con correa

¿Compartes tu hogar con un perro adulto que no sabe pasear con correa? Esta es una situación especialmente habitual en los casos de adopción de perros adultos, ya que muchos de ellos no han tenido los cuidados necesarios y tampoco han salido a pasear con correa previamente. A esta situación, en ocasiones, se le añaden otros problemas, como sucede en el caso de los perros maltratados, cuyo adiestramiento puede ser más complejo por sus reacciones de temor e inseguridad.

En cualquier caso, los paseos cotidianos son absolutamente necesarios para el equilibrio de tu mascota. Por ello, en este artículo de ExpertoAnimal te mostramos cómo enseñar a pasear a un perro adulto con correa.

Habituación a los accesorios

Para enseñar a un perro adulto a pasear con correa necesitarás principalmente amor y paciencia y el objetivo de procurar que este aprendizaje sea para tu perro un aprendizaje agradable y placentero. Para que la incorporación de conocimientos nuevos sea agradable debe ser también progresiva. En este sentido, lo primero que debes lograr es que tu mascota se habitúe a los accesorios que la van a acompañar durante el paseo: el collar y la correa.

En primera instancia debe empezarse por el collar, no se lo coloques sin que posteriormente haya podido olerlo lo suficiente, entonces, procede a su colocación y déjalo unos cuantos días hasta que percibas que ya no es un elemento extraño para tu perro. Entonces, llegará el turno de la correa y, al igual que sucede con el collar, primero debes dejar que la huela y se familiarice con su textura. Te recomendamos utilizar una correa no extensible para facilitar el control al menos durante los primeros paseos en el exterior.

No le coloques la correa durante los primeros 2 días, simplemente sostenla en tus manos y acércasela durante algunos momentos a lo largo del día.

Simulación de paseos en el interior del hogar

Es imprescindible que simules varios paseos en el interior del hogar antes de sacar a tu perro fuera del mismo. Para ello, debes lograr que tu perro se encuentre calmado antes de colocarle la correa. Una vez se la coloques camina firmemente a su lado, si él quiere tirar, detente hasta que él pare también; cada vez que te obedezca y se comporte como tú deseas, es el momento de emplear el refuerzo positivo para solidificar el aprendizaje. Para el refuerzo positivo puedes emplear varios métodos, ya sea el entrenamiento con clicker o las golosinas para perros.

Al simular paseos dentro de tu hogar te recomendamos que un punto de detención sea la puerta de salida. Al llegar aquí, siempre debes pedirle a tu perro que se detenga y recompensarlo posteriormente, esta será la forma más eficaz de que al salir al exterior tu mascota no salga antes de ti, ya que de ser así, intentaría marcar toda la trayectoria, y esa tarea no le corresponde.

El primer paseo fuera del hogar

La primera vez que pasees a tu perro adulto fuera del hogar es imprescindible que este se encuentre calmado antes de salir. No obstante, durante el paseo puede mostrarse inquiero y nervioso, y esta es una respuesta normal.

En cuanto a la forma de dirigirlo y recompensarlo debemos actuar igual que en las ocasiones anteriores donde hemos simulado el paseo dentro del hogar: si el perro desea tirar, debemos detenernos hasta que él se detenga también. Entonces, será momento de darle una recompensa.

Lo mismo debe suceder cuando nuestro perro orine o defeque fuera, la recompensa debe ser inmediata para que entienda que el exterior es el lugar donde debe hacer sus necesidades. Para más detalles, no te pierdas nuestro artículo en el que te contamos cómo enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades fuera de casa.

Obviamente es nuestra responsabilidad comportarnos como propietarios cívicos y llevar encima bolsitas de plástico para recoger los excrementos.

¿Qué hacer si el perro no quiere moverse?

Esta es una reacción normal en perros adultos que han sido adoptados y generalmente obedece a una situación de temor, probablemente causada por situaciones estresantes y traumáticas que ha experimentado con anterioridad.

Si vas a empezar a enseñar a tu perro adulto a pasear con correa y te encuentras con que no quiere caminar, nunca debes forzar a tu perro a salir a pasear si se encuentra en este estado, ya que resultaría una experiencia muy desagradable para él. Lo que debes hacer en estas ocasiones es excitar previamente a tu perro. Anímalo con tu voz (mientras lo sujetas con la correa) de forma que de saltos sobre ti y trote a tu alrededor, entonces muéstrale una pelota y juega con él hasta que se encuentre muy excitado.

Finalmente, permítele morder la pelota y tenerla en su boca para canalizar toda esta energía de excitación. Entonces observarás cómo el perro está predispuesto para el paseo y calmado, este será el momento adecuado para salir de casa.

Pasea a tu perro adulto diariamente

Como comentábamos inicialmente, para enseñar a pasear con correa a un perro adulto se requiere mucha paciencia y aunque al principio pueda resultar complejo, la rutina hará del paseo una práctica muy agradable para tu mascota y también para ti.

A pesar de las dificultades, no dejes de pasear a tu perro diariamente, ya que el paseo será su principal fuente de ejercicio físico, lo disciplinará y le permitirá una adecuada gestión del estrés. Si quieres saber cuántas veces debes pasear a tu perro adulto, ¡no te pierdas nuestro artículo!

Si deseas leer más artículos parecidos a Enseñar a pasear a un perro adulto con correa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.