Enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades en la calle

Enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades en la calle

Si has adoptado a un perro adulto puede que los primeros días haga sus necesidades dentro de casa o tenga problemas para adaptarse a los paseos. Es normal, debe adaptarse a una casa nueva, unos horarios y rutinas que tu debes marcar y ayudarle a seguir. Debes tener en cuenta que si eres dueño de un perro adulto y ha estado contigo desde cachorro, si no hace sus necesidades donde debe tal vez no sea debido a una falta de aprendizaje, sino a un problema de salud o de conducta. Es mucho más fácil enseñar a un cachorro como ha de actuar que a un adulto. Pero con constancia y paciencia todo es posible.

Además a los perros tampoco les gusta hacer sus necesidades cerca de donde duerme o come. Con unos hábitos de vida saludables ambos viviréis más felices. Si quieres saber más sobre este tema, en este artículo de ExpertoAnimal te explicaremos cómo cómo enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades en la calle con unas rutinas diarias, tu perro se adaptará rápidamente.

¿Por qué orina un perro adulto en casa?

Si has adoptado a un perro adulto, lo más importante los primeros días es que le dejes su espacio. Es normal que en el primer momento se muestro temeroso, todo depende de la personalidad de nuestro nuevo amigo. Así que no es extraño que los primeros días no sepa que dentro de casa no puede hacer sus necesidades.

Piensa en cómo vivía antes de llegar a tu casa, si convivía con más perros en un recinto, si lo sacaban a pasear... Algunos de ellos llegan incluso a orinar al principio para "marcar" que ese es su nuevo territorio. No les riñas y permite, a tu pesar, que dejen restos de orina. Con paciencia y cariño tu perro se adaptará a su nueva vida sin problemas.

A continuación te explicamos las causas más comunes de micción inadecuada:

  • Marcaje o pseudomicción: el perro no está orinando, simplemente marca con orines diferentes zonas del hogar. En un principio y pasados los días de adaptación, el perro dejará de llevar a cabo esta conducta.
  • Mala socialización: si el perro ha sido separado de forma pronta de su madre y hermanos, es habitual que no hayan aprendido correctamente a orinar.
  • Mal aprendizaje: en este caso, el propietario anterior del perro no ha dedicado el tiempo suficiente al aprendizaje del cachorro. Es habitual en perros que han vivido fuera de casa, en el jardín, por ejemplo.
  • Falta de inhibición: los perros que orinan en su cama o comedero suelen tener un mal pronóstico, es habitual en perros que han sido comprados en una tienda y es muy complicado redirigir esta conducta, quizás se necesite la ayuda de un profesional.
  • Enfermedad: especialmente lo sufren los perros ancianos, no obstante son muchos los perros que debido al dolor de alguna enfermedad pueden orinar de forma incontrolada.
  • Síndrome de privación sensorial: suele ocurrir en perros que han sido recluidos durante mucho tiempo en casa, especialmente desde su etapa de cachorros, estos perros, al margen de miedo, no han aprendido a orinar nunca en la calle.

Si has acudido al veterinario y has podido descartar cualquier problema de salud, entonces puedes empezar a enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades fuera de casa.

Técnicas para enseñar a un perro adulto a orinar en la calle

1. Elabora una zona de emergencia en casa

Es importante que, una vez identificado el lugar preferido de tu perro para orinar, lo cubras con papeles de periódico, empapadores e incluso con un pedazo de hierba artificial. Nunca debes permitir que orine en el mismo suelo de casa. Este truco nos ayudará a poder desplazar la conducta al exterior.

2. Crea una rutina fija de salidas

Es muy importante elaborar un calendario con las horas de salida del perro. Aunque para nosotros sea complicado de detectar, los perros saben perfectamente a qué hora solemos llegar o cuándo les ponemos de comer. Además, las rutinas mejoran el bienestar del perro, fundamental en este caso.

Puedes empezar con muchos paseos frecuentes, por ejemplo, entre 4 y 6 al día. Poco a poco reducirás esta cifra. No olvides que deben hacerse todos en el mismo horario, para ayudar al perro a entender que tiene una rutina marcada en la que puede aprovechar para orinar.

Durante el paseo espera a que orine y, una vez termine, felicítalo con palabras amables e incluso con una golosina. Permítele tener un paseo largo y tranquilo, en el que pueda olfatear de forma relajada todos los estímulos que encuentre. Recuerda además, que debes evitar marcharte a casa una vez orine, ya que sino puedes estar asociando orinar con el fin del paseo. Reforzaremos de forma positiva al perro cada vez que orine en un árbol, en el césped o en un lugar apropiado para ello.

3. Anticípate y supervisa

Es fundamental que durante este proceso te anticipes siempre que sospeches que tu perro tiene ganas de orinar. Generalmente suele ser por la mañana, después de comer o justo después de realizar una actividad física intensa. Aprovecha estos momentos para salir rápido a la calle y poder premiarle.

Así mismo, intenta supervisar siempre a tu perro, limitando las zonas del hogar a las que pueda acceder (al menos mientras esté aprendiendo a orinar). Seguiremos facilitando el acceso al exterior cada 2 o 3 horas, hasta que observemos que los orines en casa disminuyen.

Puede ser muy útil elaborar un "diario de micción" del perro, en el que controlemos la frecuencia de orines al día. De esta forma, sabremos si el proceso está funcionando o no.

4. Evita regañar a tu perro

En ocasiones, cuando se ha reprendido mucho a un perro por defecar u orinarse en casa, puede asociar este acto de forma errónea. Entiende que no debe defecar con su dueño delante y evita hacerlo en los paseos. Aguanta hasta llegar a casa o al jardín y se esconde para hacerlo e incluso pueden llegar a comerse las heces, algo muy desagradable. Por este motivo nunca debes gritarle ni enfadarte cuando haga sus necesidades en casa. Límpialo inmediatamente e ignora ese error.

Además, regañar a un perro le genera estrés y malestar, provocando que el aprendizaje sea más dificultoso. Es mejor que le animes y felicites cada vezque haga sus necesidades fuera de casa. Los primeros paseos cuando un perro adulto llega a casa son muy importantes. Recuerda que el refuerzo positivo es esencial. Puedes premiarlo las primeras veces que haga sus necesidades en el paseo. Cuando ya lo haga sin problemas elimina las recompensas.

5. Si después de 1 o 2 meses tu perro no aprende, acude a un profesional

Generalmente muchos propietarios son reacios a acudir al especialista, no obstante, si no deseamos que nuestro perro siga llevando a cabo esta conducta, será muy importante conocer la opinión de un experto, el cuál nos guiará apropiadamente hacia un buen manejo y nos ayudará a evitar errores que quizás desconocíamos que los aplicábamos. Puedes acudir a un educador canino, etólogo o adiestrador.

La higiene del hogar

Es muy importante destacar que la lejía o el amoníaco pueden hacer que tu perro orine más, en lugar de emplear estos productos busca aquellos que no contengan lejía o bien emplea productos enzimáticos, como Sanytol. También puedes utilizar una mezcla de agua y vinagre, luego aclara bien.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades en la calle, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.