Epilepsia en gatos - Sintomas, tratamiento y cuidados

Epilepsia en gatos - Sintomas, tratamiento y cuidados
Imagen: @Max Power en YouTube

La epilepsia es una enfermedad que afecta a casi todos los seres vivos, incluidos los seres humanos. Es un trastorno muy frecuente, que le dificulta una vida normal al que la padece, ya que en cualquier momento puede sufrir un ataque epiléptico.

Cuando se diagnostica esta enfermedad en un gato, debemos estar seguros que en el ambiente que vive hay tranquilidad y sobre todo, es seguro para él. Para los propietarios de gatos debemos contarles que no es tan común como es la epilepsia en perros, lo que es una buena noticia.

En éste artículo de ExpertoAnimal vamos a contarles cómo detectar la Epilepsia en gatos - Síntomas, tratamientos y cuidados para estar tranquilos a la hora de convivir con esta enfermedad.

¿De qué hablamos cuando hablamos de epilepsia?

La epilepsia se trata de un síntoma de una disfunción neurológica fundamentalmente del cerebro. El síntoma presente del que hablamos son las convulsiones pero ellas también pueden estar presentes en otras enfermedades que no sean la epilepsia.

Pueden estar ocasionadas por diferentes motivos, dentro de los cuales encontramos los hereditarios, que son conocidos como causas idiopáticas o, por un trastorno. Dentro de estos últimos tenemos desde una caída con un golpe en la cabeza (en los gatos es difícil de notarlo) hasta causas infecciosas.

Las causas serán determinadas, en la manera de lo posible por el veterinario de cabecera del animal. Ya hablaremos de ello más adelante.

Síntomas para estar alertas

Si crees que tu gato puede estar padeciendo epilepsia, ten en cuenta los siguientes síntomas para determinar si realmente se trata de esta enfermedad:

  • Convulsiones espontáneas
  • Rigidez muscular
  • Pérdida del equilibrio
  • Dificultad para comer y beber
  • Dificultad para caminar
  • Hiperactividad
  • Hiperventilación (en general antes de un ataque)
  • Nerviosismo

Diagnóstico y Tratamiento de la epilepsia en gatos

Si bien existe un menor porcentaje en gatos que en perros, existen algunas razas puras con mayor predisposición y los primeros años de vida son cruciales para nuestro pequeño felino. Como ya adelantamos en la introducción de la enfermedad puede deberse a diferentes causas pero si detectas que tu gato tiene alguno o varios de los síntomas citados debes acudir al veterinario para un diagnóstico lo antes posible.

Diagnóstico

El profesional que asista a nuestro gato tendrá en cuenta el peso, edad y tipo de epilepsia e intentará ayudarse para llegar al diagnóstico de análisis de sangre y de orina, radiografías y hasta encefalogramas.

Tratamiento

El tratamiento elegido será acorde todos los resultados que se obtuvieron a raíz de las pruebas. Nombraremos las posibilidades a evaluar:

  • Alopatía o medicina tradicional: existen drogas de corta y larga duración que serán reguladas por el veterinario según cada animal.
  • Homeopatía: es una terapia muy eficaz a la hora de tratar de estabilizar al animal y brindarle la mejor calidad de vida en una enfermedad que no tiene cura, solo modulación en el tiempo.
  • Flores de Bach: ayudan al animal en forma mas natural pero no holistica. Puede combinarse con otras terapias aquí nombradas.
  • Reiki: ayudará al animal a conectarse mejor con el entorno y su paz interior. Es muy útil en mascotas donde el número de convulsiones va en aumento y las drogas no hacen el efecto deseado.

Pero como decimos siempre, podemos plantearle al veterinario otras terapias, pero el que decidirá será el profesional que tiene los conocimientos científicos del caso clínico.

Cuidados para un gato con epilepsia

Ante todo debemos brindarle un ambiente seguro y lleno de mimos en casa. Minimizar las situaciones que puedan provocarle estrés, ya que puede desencadenar algún ataque. Se sabe que no es una vida fácil, pero un gato con esta enfermedad puede tener una expectativa de vida de 20 años si sabemos cuidarle.

En casa tratar de evitar las ventanas abiertas, escaleras o salientes sin nuestra supervisión o, colocar redes en sitios que presenten peligro. Alejar objetos de su territorio de comida, arenero y descanso que puedan generarle problemas ante un ataque.

Que NO hacer ante una convulsión

  • Sujetarle la cabeza (podemos fracturar el cuello)
  • Darle de beber, comer o medicación en ese momento
  • Taparlo con una manta o darle calor (puede sufrir asfixia)

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Epilepsia en gatos - Sintomas, tratamiento y cuidados, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas mentales.