¿Es malo bañar a mi perra después del parto?

¿Es malo bañar a mi perra después del parto?

Después del parto de la perra es común que la madre genere mal olor, bien por las descargas vaginales como por los cachorros que tiene constantemente encima para mamar. Podemos sumar, para un peor panorama, que sea verano y con calor los olores aumentan. Queremos que esté lo mejor posible para que estos momentos que le tocan vivir lo haga lo más a gusto posible.

Desde ExpertoAnimal intentaremos responder esta duda a muchos propietarios: ¿Es malo bañar a mi perra después del parto? No existe un si o no, sino tiempo y consejos para obtener, el mejor de los resultados durante el puerperio. Sigue leyendo:

Rasgos de una perra recién parida

En las primeras 48 horas posteriores al parto, nuestra perra estará agotada, física y mentalmente, como les ocurre a las mujeres humanas. Nos encontramos con una perra con poco o casi nulo apetito, sin energías, que solo quiere dormir. El parto las estresa mucho y solo necesitan descansar ya que las primeras horas tienen 6 u 8 cachorros prendidos de sus mamas 20 horas al día.

Su recuperación será de forma natural y espontánea, pero en algunos casos, en especial en las primerizas, puede tardar hasta 1 semana. Pero hay ciertos cuidados que tenemos que tener en cuenta antes que bañarla. No recomendamos bañarla antes de la semana posparto, ya que no queremos sumarle otro estrés a su vida de madre y, lo que resulta aún peor, los cachorros seguirán ensuciando. Continuará teniendo descargas vaginales durante 1 semana hasta los 10 días después del parto.

Lo que podemos hacer es limpiarla con paños húmedos con agua tibia. Esto la animará, ya que a nadie le gusta estar sucio y oloroso y, no correremos riesgos con los pequeños, que como aún no pueden ver, muchas veces, hasta encontrar la teta, chupan por cualquier sitio y podemos intoxicarlos con el jabón que usemos para nuestra perrita. También puedes utilizar una toallita húmeda.

Tenemos otros temas de los cuales ocuparnos antes que darle un baño a nuestra peluda mamá. Los detallaremos en las siguientes secciones a fin de tener una convalecencia de la hembra lo más breve posible.

La alimentación

Aunque siempre es conveniente ayudar a una perra a cuidar a sus cachorros si está muy débil o parece exhausta, lo cierto es que la madre se ocupará de casi todo en lo que se refiere a los cachorros, nosotros sólo nos haremos cargo de ella. Dijimos al inicio que puede estar inapetente los primeros días, pero no podemos permitirnos que no coma. Los cachorros estarán mamando todos los nutrientes que en ella habiten, por lo que debe tener reservas para ella.

Podemos elegir un pienso para cachorros, que es un alimento muy calórico y nutritivo para estas etapas de la vida. En general, necesitaremos un alimento con muchas proteínas, tema a considerar si elegimos comida casera. Deben encabezar las carnes por sobre los hidratos de carbono (arroz como ejemplo), en el momento de confeccionar la dieta.

El comedero debe estar siempre lleno, para que coma al momento que desee, y los cachorros se lo permitan. No debe estar lejos de donde ella duerma con los pequeños. Lo mismo ocurre con el agua.. Ya ha perdido mucho líquido durante el parto y ahora, amamantando a los pequeños, no queremos que se deshidrate. Si vemos que alguno de los dos no baja, no come o no bebe, tocará meterse en la paridera con ella y obligarla. A veces, se dedican con exclusividad a los cachorros y se olvidan de ellas mismas.

Evitar daños en las mamas

Las mamas deben estar bajo nuestro cuidado tambien, en especial por 2 motivos: por la salud de la hembra y por la salud de los cachorros. Debemos asegurarnos que están correctamente alimentados, que tienen suficiente leche y que no abusen de 1 sola teta, dejándola casi seca y con dolor.

Las mamas pueden enfermarse, provocando una mastitis y mucho dolor a la madre, por lo que apartará a los cachorros, impidiéndoles comer. Puede pasar en 1 o más mamas y el signo principal será la aparición de fiebre o de altas temperaturas en la zona. Debemos consultar con nuestro veterinario siempre que observemos estos síntomas para aplicar un rápido tratamiento.

También, durante el mes de vida de los cachorros, aparecen los dientes de leche, y con ellos, las lesiones en los pezones de la perra. Hay madres que los apartan a los que ya pueden comer por sí mismos pero en los casos que no, debemos estar atentos y separarlos nosotros.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es malo bañar a mi perra después del parto?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.