Espasmos en gatos mayores - Causas y qué hacer

Espasmos en gatos mayores - Causas y qué hacer

El espasmo o contracción abrupta de músculos también se puede producir en los gatos, especialmente en los gatos mayores y manifestándose como temblores derivados de diferentes causas entre las que podemos encontrar cambios en la temperatura corporal, enfermedades que causen epilepsia, alteraciones en los niveles de azúcar en sangre, intoxicaciones, dolor, golpes o hiperestesia felina. Tal es la variedad de causas que originan los espasmos en tu gato que ante la presencia de los mismos debes acudir a un centro veterinario a que diagnostiquen correctamente la causa de los espasmos y le pongan tratamiento para evitarlos o controlarlos.

Continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer más sobre los espasmos en gatos mayores, sus causas y qué hacer ante ellos.

Hiperestesia felina

La hiperestesia es una enfermedad que consiste en un aumento de la sensibilidad de la piel de manera anormal, no es para nada una enfermedad frecuente y generalmente aparece en los gatos mayores más nerviosos, ansiosos o que se encuentran estresados de cualquier raza, sexo y edad.

No se trata de una enfermedad degenerativa y mucho menos mortal, pero los gatos afectados por hiperestesia pueden mostrar una sensibilidad excesiva al contacto de cualquier parte de su columna vertebral cuando los acariciamos manifestándose como espasmos u ondulaciones musculares por la espalda con movimientos rápidos y fuertes de la cola con las pupilas dilatadas, así como mostrar un cierto grado de hiperactividad, corriendo, saltando, persiguiéndose la cola u objetos de su imaginación, e incluso, llegar a autolesionarse.

La hiperestesia felina puede estar producida por un problema a nivel de actividad eléctrica del cerebro que controla el comportamiento depredador, emocional y de aseo junto con problemas musculares a nivel de la columna vertebral que pueden contribuir a la causa y a la molestia de la enfermedad, aunque también se ha pensado que es consecuencia de:

  • El estrés.
  • Algún trastorno obsesivo compulsivo.
  • Relacionado con problemas de epilepsia felina.

Tratamiento de la hiperestesia felina

El tratamiento de la hiperestesia en gatos mayores se debe enfocar en reducir los estímulos estresantes que impiden la correcta calma del gato, así como cambiar el ambiente para reducir la ansiedad mediante:

  • El uso de feromonas felinas como Feliway.
  • Sacar más tiempo diario para jugar con el gato afectado.
  • Poner rascadores suficientes y lugares para que se pueda esconder o subir a alturas resguardados.

En los casos más llamativos se les debe añadir terapia médica para reducir su estado de ansiedad mediante corticoides. Si quieres saber más sobre la Hiperestesia felina, síntomas y tratamiento, no dudes en consultar el siguiente artículo de ExpertoAnimal.

Convulsiones

Las convulsiones o epilepsia en los gatos es un problema neurológico relativamente frecuente en esta especie que consiste en convulsiones o ataques convulsivos que se repiten de forma periódica. Estos ataques se producen cuando se activan bruscamente un grupo neuronal, causando una agitación y sobreexcitación de un músculo o grupo muscular en concreto del gato en el caso de epilepsias focales, o de toda su musculatura, en las epilepsias generalizadas.

Las causas van desde:

  • Un origen indeterminado.
  • Enfermedades que dañan el cerebro.
  • Intoxicaciones.
  • Enfermedades hepáticas o renales.
  • Deficiencia de tiamina.
  • Causas vasculares.

Cuando un gato está convulsionando puede tener desde unos simples espasmos de duración corta hasta unos movimientos bruscos de su cuerpo de varios minutos que pueden provocar un aumento de temperatura corporal o hipertermia muy peligrosos para tu pequeño felino cuando pasan los diez minutos.

Tratamiento de las convulsiones en gatos

El tratamiento de la epilepsia felina en gatos mayores se basa en el uso de fármacos para reducir la intensidad y la frecuencia de los ataques epilépticos como el fenobarbital. Este fármaco también puede ayudar a prevenir las convulsiones graves de más de diez minutos, pero si estas se producen son motivo de urgencia, requiriendo del uso de anticonvulsivos intravenosos o diazepam por vía rectal.

Hipoglucemia

Tu gato mayor también puede tener espasmos como consecuencia de una bajada de azúcar o glucosa en su sangre, lo que llamamos hipoglucemia. La glucosa es el principal sustrato energético del organismo y el alimento del cerebro, por lo tanto al reducirse la cantidad de azúcar los gatos empiezan a tener problemas, perdiendo la consciencia, mareando y temblando.

Las causas van desde:

  • Inadecuado control de la diabetes en gatos afectados.
  • Tumor pancreático.
  • Enfermedad hepática.
  • Infección sistémica.
  • Malabsorción intestinal.
  • Ayuno.
  • Convulsiones prolongadas.
  • Exceso de hidratos de carbono en la dieta.

Además de temblores y espasmos, los gatos con hipoglucemia pueden manifestar taquicardia, confusión, alteración en el apetito, depresión, visión borrosa, palpitaciones del corazón, ataxia, debilidad y letargo.

Tratamiento de la hipoglucemia felina

La hipoglucemia se trata mediante el uso de dextrosa intravenosa y también se puede probar a aplicar miel en el borde de su boca para que se absorba rápido el azúcar. Cuando la hipoglucemia es consecuencia de dosis altas de insulina en los gatos mayores diabéticos se pueden usar corticoides para antagonizar la acción de la insulina. En el caso de que esté causada por una enfermedad orgánica, esta debe ser tratada.

No dudes en echarle un vistazo al siguiente artículo de ExpertoAnimal sobre la Hipoglucemia en gatos, causas, síntomas y tratamiento.

Dolor

Los gatos mayores también pueden tener espasmos secundarios a procesos dolorosos como la artritis, la artrosis o traumatismos que harán que tu gato se encuentre más reacio a moverse, tiemble y cambie su humor. El dolor también puede ser secundario a alguna enfermedad orgánica no poco frecuente en los gatos mayores como pancreatitis o enfermedades digestivas, por lo que piensa bien si tu gato puede estar sufriendo dolor si últimamente:

  • Se esconde más.
  • Ha cambiado su comportamiento.
  • Tiene menos vitalidad.
  • Solicita menos jugar o saltar alturas.

Tratamiento del dolor felino

El dolor en los gatos se trata de forma farmacológica mediante el uso de fármacos analgésicos y/o antiinflamatorios como los antiinflamatorios no esteroideos o AINEs y en los casos más graves, se usan opioides como la buprenorfina o la metadona, entre otros. Siempre que la causa tenga solución el gato se debe tratar pues no es óptimo para su salud que tomen de manera crónica este tipo de tratamientos.

Intoxicación

Si tu gato mayor ha estado expuesto a alguna sustancia tóxica o ha ingerido alguna planta venenosa, fármaco o producto químico puede tener espasmos como consecuencia del tóxico en cuestión. Las intoxicaciones en los gatos pueden dar lugar a signos muy diversos dependiendo de la naturaleza del tóxico, pero suelen producir:

  • Signos digestivos: con vómitos y diarrea.
  • Signos cardiorrespiratorios-nerviosos: como temblores.

Derivar en un shock producido cuando los tejidos colapsan por una insuficiente llegada de sangre, mostrando los gatos mayores afectados encías pálidas, extremidades frías y ritmo cardiaco alterado.

Tratamiento de las intoxicaciones en gatos

Dependiendo de la intoxicación en cuestión, se podría en algunos casos aplicar el antídoto específico, pero en la mayoría de gatos mayores intoxicados no es posible y dependiendo del tiempo que haya pasado desde la ingestión del tóxico se podría:

  • Inducir el vómito.
  • Usar sustancias adsorbentes.
  • Hacer un lavado gástrico.

Además de usar terapia de soporte con fluidos, entre otras medidas dependiendo del caso en cuestión.

Dermatitis

A veces nuestros gatos mayores pueden tener problemas de piel o derivados de lesiones y picores causados por parásitos externos como pulgas, piojos, ácaros y garrapatas que inducen que los gatos tiemblen o contraigan su musculatura produciendo espasmos para contrarrestar esta acción. Otros gatos mayores pueden sufrir de enfermedades o infecciones de la piel que causen dermatitis y lesiones cutáneas que les producen molestias, aumento del rascado o acicalamiento, inquietud y espasmos.

Tratamiento de la dermatitis felina

El tratamiento de la inflamación cutánea en los gatos va a depender de la causa que la esté produciendo:

  • Si es una parasitosis externa: se deberán usar pipetas desparasitantes efectivas para acabar con estos molestos organismos, así como adoptar medidas preventivas antiparasitarias para evitar futuras parasitaciones.
  • Si el problema dermatológico que causa picor es una enfermedad cutánea: esta debe ser diagnosticada y tratada de forma específica por parte de tu veterinario para evitar que tu gato mayor siga teniendo espasmos.

No dudes en echarle un vistazo al siguiente artículo para poder leer más sobre la Dermatitis atópica en gatos: síntomas y tratamiento.

Hipertermia

Nuestros gatos se encuentran cómodos a temperaturas entre los 17 y 30 ºC, manteniendo estable su temperatura corporal, manteniéndose mejor con calor los gatos con poco pelo y peor los de pelo largo. Sin embargo, con temperaturas muy altas nuestros gatos pueden sufrir un aumento de su temperatura corporal por encima de los 39,2 ºC, lo que se conoce como golpe de calor o hipertermia que produce signos clínicos como:

  • Espasmos o temblores.
  • Vómitos.
  • Jadeo excesivo.
  • Marcha cardiaca alterada.
  • Falta de oxígeno.
  • Dificultades para mantener la postura corporal.

Tratamiento de la hipertermia en gatos mayores

Cuando un gato mayor tiene hipertermia deben ser tratados de forma efectiva buscando el enfriamiento corporal, pudiendo refrescar al gato humedeciendo trapos y utilizando fluidos para hidratar y enfriar internamente su organismo. En algunos casos serán necesarios fármacos adicionales como antieméticos, protectores gástricos, entre otros. En los peores casos de shock tu gato deberá ser hospitalizado.

Te dejamos el siguiente artículo sobre el Golpe de calor en los gatos: síntomas y primeros auxilios, a continuación.

Hipotermia

Por el contrario, nuestros gatos también pueden sufrir espasmos como consecuencia de bajas temperaturas externas que reducen su temperatura corporal por debajo de los 35 ºC, produciendo graves estragos en su organismo. Además de espasmos, los gatos con hipotermia presentan:

  • Piel seca.
  • Letargo.
  • Respiración y ritmo cardiaco lentos.
  • Movimientos torpes.
  • Hipotensión.
  • Hipoglucemia.
  • Mirada perdida.
  • Colapso.
  • Disfunción multiorgánica.
  • Desfallecimiento.

Tratamiento de la hipotermia felina

La hipotermia felina se debe tratar lo antes posible, además de para prevenir los espasmos en gatos mayores, para evitar el fallo multiorgánico que ocasiona la baja temperatura corporal. El tratamiento consiste en aumentar la temperatura corporal del gato usando aparatos eléctricos, envolviéndolo en mantas, aplicar enemas o fluidos templados y aumentar la glucosa con medicación si tienen hipoglucemia.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Espasmos en gatos mayores - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Pérez, G. (2018). Primeros auxilios para gatos. Arcopress S.L.
  • R. W. Nelson. (2020). Medicina interna de pequeños animales, 6ª edición. Grupo Asís Biomedia S.L.