Estornudo inverso en gatos - Causas, síntomas y tratamiento

Estornudo inverso en gatos - Causas, síntomas y tratamiento

El estornudo inverso en los gatos es un muy llamativo. Se produce por un esfuerzo inspiratorio paroxístico y ruidoso con la finalidad de expulsar un exceso de mucosidad, sustancias extrañas o irritantes de la nasofaringe mediante la tos o el aparato digestivo.

No es más que un reflejo nervioso de aspiración, pero puede esconder enfermedades tanto respiratorias como no respiratorias de importancia. Continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer en qué consiste el estornudo inverso en los gatos, cómo se produce, por qué, cuáles son los síntomas asociados y cómo tratarlo.

¿Qué es el estornudo inverso en gatos?

Si un estornudo normal consiste en un reflejo de la cavidad nasal para eliminar materia extraña mediante la expulsión de aire a presión, el estornudo inverso es el reflejo inspiratorio de enviar ese aire hacia el interior de las vías respiratorias, a fin de eliminar los restos que irritan la zona superior de la parte posterior de la cavidad nasal (nasofaringe) de los gatos.

Cuando este estornudo inverso ocurre de forma continua varias veces da la impresión de que el gato se está ahogando, que tiene un ataque de asma o que, incluso, intenta vomitar. Esto se debe a la postura que adopta, esto es, agachando la espalda, abduciendo los codos y estirando el cuello, y al sonido brusco y ruidoso del aire impulsado hacia el interior.

Para que se produzca el estornudo inverso deben actuar las terminaciones de mielina intra y subepiteliales del nervio trigémino que se sitúan en la nasofaringe lateral como punto más sensible. Interviene también el olfateo como superposición de ambos reflejos de vías respiratorias superiores.

El estornudo inverso se produce con una contracción fuerte de los músculos que intervienen en la inspiración junto con la aducción de los cartílagos de la laringe, lo que genera una presión negativa traqueal y pleural que abre repentinamente la glotis, causando un flujo de aire de inspiración rápido y fuerte que reduce la mucosidad y las partículas irritantes, facilitando su paso a la oro y nasofaringe más caudal para ser depuradas por los mucocilios y eliminadas por vía digestiva o mediante la tos.

Causas del estornudo inverso en gatos

La estimulación de la nasofaringe para la producción del estornudo inverso puede ser provocada por las siguientes causas:

  • Alérgenos: polvo, polen, ácaros.
  • Sustancias químicas: productos de limpieza, ambientadores, perfumes.
  • Estrés.
  • Collar apretado.
  • Asma.
  • Excitación.
  • Intolerancia al ejercicio.
  • Cambios de temperatura bruscos.
  • Infección respiratoria o síndrome respiratorio felino.
  • Tumores nasales o pólipos nasofaríngeos.
  • Enfermedad dental.
  • Aumento de la secreción nasal.
  • Neumonía.
  • Paladar hendido.
  • Infecciones de vías bajas, como la bronquitis.
  • Movimiento involuntario de los cilios respiratorios (discinesia ciliar).

El estornudo inverso en perros es más frecuente que en los gatos. En estos es más común en los ejemplares asmáticos.

Síntomas del estornudo inverso en gatos

Los gatos con estornudo inverso se muestran angustiados. El gran esfuerzo inspiratorio hace que sus codos se abduzcan, el cuello se extienda y la espalda se agache, lo que se denomina postura ortopneica. También suele haber un movimiento hacia atrás de la cabeza con la boca cerrada, lo que produce náuseas y que el gato trague o tosa para eliminar la secreción. Durante el estornudo inverso los gatos también emiten un fuerte sonido inspiratorio y expanden el pecho.

Generalmente, se recuperan del todo después de cada episodio, que puede durar de pocos segundos hasta dos minutos, y no pierden ni el tono ni la consciencia durante el mismo. Si el estornudo inverso está producido por una enfermedad o una infección de las vías respiratorias, el gato presentará síntomas como los siguientes:

  • Fiebre.
  • Malestar general.
  • Decaimiento.
  • Anorexia.
  • Signos respiratorios como secreción nasal, tos y sonidos.
  • En los tumores nasales se puede observar, en algunos casos, la masa a simple vista por un abultamiento de la zona.

Tratamiento para el estornudo inverso en gatos

Si el estornudo inverso está provocado por alguna enfermedad, esta debe ser diagnosticada y tratada cuanto antes para evitar este tipo de estornudo. Por lo tanto, hay que acudir al veterinario. Generalmente, cuando se acaba con el exceso de secreción o la materia extraña de la cavidad nasal, los estornudos inversos se detienen, así como cuando se controla el proceso asmático, los trastornos dentales o los tumores. Un antihistamínico y descongestionante también puede ser necesario en los casos de alergia. Además:

  • Si el estornudo ha sido consecuencia de algún producto irritante, estos deben ser retirados o alejados del gato siempre que se tengan que usar.
  • Debemos mantener el hogar limpio y sin polvo, pues, además de atraer ácaros, el exceso de polvo es uno de los desencadenantes del estornudo inverso en los pequeños felinos.
  • Si el gato tiene collar, hay que tener cuidado de que no esté apretado para evitar irritar la zona externamente.
  • Por otra parte, masajear la garganta del gato también puede hacer que los espasmos se detengan o reduzcan.
  • Taparle las fosas nasales para que trague suele conseguir el mismo efecto.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Estornudo inverso en gatos - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades respiratorias.

Bibliografía
  • Cartagena, J. C. (2021). Las 105 consultas más frecuentes en la clínica veterinaria. Grupo Asís Biomedia, S. L.
  • Morgan, R. V., Bright, R. M. y Swartout, M. S. (2004). Clínica de Pequeños Animales. Elsevier.