Evitar que el perro se maree en el coche

Evitar que el perro se maree en el coche

Para viajar con nuestro perro el coche llega a ser imprescindible ya que otros medios de transporte como los públicos a veces ponen demasiado complicado nuestro traslado.

En el automóvil es donde mejor puede ir ya que tendrá espacio y además podremos parar cada poco tiempo para que salga a estirar las patas. Pese a todas estas comodidades vamos a ver cómo evitar que nuestro perro se maree en el coche, ya que es muy importante que se acostumbre a ir en él.

Acostumbra al perro al coche

Independientemente de que quizás tu perro pueda tener más o menos predisposición al mareo en los viajes en coche, siempre va a ayudar y además mucho que lo acostumbremos a ir en el vehículo desde que es un cachorro. Cuando son jóvenes absorben todas las experiencias y las incorporan a su bagaje natural, y así de mayores naturalizan lo que han vivido.

Por ello es recomendable que desde bien pequeño hagamos pequeños viajes o salidas cortascon él en coche. Porque si de mayor nunca ha vivido esta experiencia puede que cuando queramos que suba al coche lo vea como algo antinatural y se ponga tan nervioso que provoque su indisposición.

Independientemente de que lo aconsejable es empezar a habituarlo desde pequeño, aunque la tarea sea con un perro adulto tenemos que ir siempre de menos a más.Los primeros viajes deben ser tan cortos como sea posible. Unos 10 minutos máximo, para que no se haga pesado. Y yendo con el coche a un ritmo adecuado, si vamos muy rápido el impacto es mayor.

La asociación positiva : coche = diversión

La asociación positiva es realmente importante. Si queremos evitar que nuestro perro se maree viajando en nuestro coche tiene que relacionarlo con algo relajante y divertido. Es decir, si sólo le llevamos en coche para acercarlo al veterinario es lógico que la experiencia le asuste, no le guste y pueda acabar somatizándolo en mareo.

Ir en coche es algo antinatural hasta que nos acostumbramos, las sensaciones, el movimiento, los ruidos, todo es desconocido y puede ser inquietante para tu perro hasta que se acostumbre ya que no sabe a qué se debe tanto ajetreo. Por eso es importante lo que pase antes y después de entrar en este habitáculo extraño del ser humano.

  • Antes de un viaje: Aunque un viaje a veces puede ser estresante tenemos que procurar estar relajados porque nuestro estado de ánimo se transmite a nuestra mascota. Así que tenemos que estar tranquilos y preparar todos los accesorios necesarios con calma. Además será muy positivo haber dado con él una buena vuelta que le deje cansado y con ganas de dormir durante el trayecto.
  • Después de un viaje: Las primeras veces tenemos que acabar el viaje en un sitio divertido para él. De esta manera cuando coja el coche lo asociará normalmente con experiencias agradables. Podemos ir a un parque o a un sitio al que le llevemos a jugar. Y aunque vayamos a un sitio que no sea un parque siempre premiaremos su comportamiento con un premio, dosis de juegos o dosis de caricias.

Consejos para el trayecto en coche

Aunque el perro se sienta a gusto y asocie el coche a cosas positivas puede que físicamente le siente muy mal el vaivén del trayecto, para evitar en lo posible sus mareos hay que tomar una serie de medidas más fisiológicas que pueden ser:

  1. No hay que darlo de comer en las dos horas previas al viaje. Así evitamos que se le produzca una mala digestión.
  2. Hay que atarlo bien con el cinturón específico para mascotas y así evitaremos que se mueva en aceleraciones bruscas o parones fuertes.
  3. Si durante el trayecto va con su juguete o peluche favorito y con una persona detrás acariciándolo alguna vez y dándolo cariño (sin sobresaltarlo ni sobrexcitarlo) puede que eso le relaje enormemente.
  4. Por último es importante parar cada hora como máximo para que haga sus necesidades, estire las patas y beba agua. No podemos hacer un viaje largo del tirón ya que eso le va a cansar demasiado.

Infórmate de cuales son los requisitos para viajar en coche dentro de España.

Acudir al veterinario en caso de mareos persistentes

Si pese a nuestros esfuerzos observamos que nuestro perro lleva muy mal los viajes en coche y no se acostumbra, se sigue mareando y se fatiga demasiado tenemos que acudir a nuestro veterinario para que le recete una ayuda más médica.

Hay medicamentos que ayudan a sufrir menos mareo o incluso lo hacen desaparecer. Y aunque si podemos ayudar a nuestro perro de manera natural es mucho mejor. Lo importante es que él pueda hacer su vida totalmente normal.

El coche va a pertenecer a su vida rutinaria, así que si tu perro sufre de mareos llévale al veterinario para que le recete el medicamento adecuado y así que deje de sufrir en los trayectos. A veces estos medicamentos consiguen que el perro se acostumbre a ir en coche con tranquilidad y acabe no necesitando nada para viajar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Evitar que el perro se maree en el coche, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.