Fiebre en gatos - Causas, síntomas y cómo bajarla

Fiebre en gatos - Causas, síntomas y cómo bajarla

La temperatura normal de un gato debe oscilar entre los 38 y 39.5 ºC, cuando se supera se considera que el felino tiene fiebre y, por tanto, su salud se está viendo perjudicada. Independientemente de la causa que la provoque, la fiebre siempre es signo de que el animal está sufriendo algún tipo de enfermedad o problema de salud, por lo que identificarla cuanto antes es fundamental para detectar el foco e iniciar el mejor tratamiento rápidamente.

Ten presente que las causas pueden ir desde problemas leves hasta enfermedades de carácter más grave que pueden, incluso, acabar con la vida de tu gato. Es por ello que saber reconocer los síntomas y llevar al felino al veterinario es de vital importancia. Para ayudarte, en este artículo de ExpertoAnimal te contamos todo sobre la fiebre en los gatos, las causas, síntomas, tratamiento y prevención.

Causas de fiebre en gatos

En general, tanto en perros como en gatos, la fiebre se produce cuando el sistema inmunitario del animal se activa debido a la presencia de alguna anomalía concreta en el organismo. Puesto que no todos los problemas de salud la provocan, a continuación te mostramos las causas más comunes que suelen desarrollar fiebre en gatos:

  • Tumores, los cuales acostumbran a afectar más a gatos ancianos que jóvenes.
  • Enfermedades virales o bacterianas, como el moquillo, la leucemia o la bartonelosis.
  • Infecciones virales, bacterianas o fúngicas de carácter más leve.
  • Gripe y resfriado común.
  • Pancreatitis.
  • Lupus.
  • Ingesta de medicamentos como efecto secundario.

Aunque estos son los motivos más usuales que tienden a desarrollar fiebre, ten presente que este no es el único síntoma que presentan, por lo que es fundamental que prestes atención al comportamiento general de tu gato para identificar la causa e iniciar el mejor tratamiento. En especial si se trata de un tumor, moquillo o leucemia, deberás actuar con rapidez; estas enfermedades tienen una tasa de mortalidad muy elevada.

Fiebre en gatos después de las vacunas, ¿es normal?

Sí, la fiebre en gatos después de las vacunas es un efecto secundario muy habitual, igual que los vómitos y la diarrea. Se produce como consecuencia de la activación de la respuesta del sistema inmunitario y suele remitir pasadas las 24-48 horas. Si tras este periodo el gato sigue con fiebre, es imprescindible acudir al veterinario.

Consulta el siguiente artículo con todos los efectos adversos: "Efectos secundarios de las vacunas para gatos".

¿Cómo saber si mi gato tiene fiebre? - Síntomas

Para dar respuesta a una de las preguntas más frecuentes entre los tutores de felinos, cómo saber si un gato tiene fiebre, resulta imprescindible fijarse en todos los detalles de su comportamiento. Un gato con fiebre presentará varios o todos los síntomas siguientes:

  • Nariz reseca. Aunque este hecho no puede ser concluyente ni definitivo, sí puede darnos una pista si observamos que nuestro gato presenta otros síntomas además de este. Como los perros, los gatos suelen tener la nariz húmeda en todo momento, y cuando desarrollan un cuadro de fiebre, tiende a secarse.
  • Pérdida del apetito. El mal estado general que está experimentando su cuerpo le lleva a no querer comer como de costumbre.
  • Disminución del consumo de agua. Los gatos no suelen ser animales que acostumbren a beber grandes cantidades de agua, por lo que reducirlas puede suponerles graves consecuencias.
  • Apatía, falta de energía. En especial si tu felino es un animal muy movido y enérgico, verlo sin ganas de jugar, correr o saltar es un claro indicio de que algo le ocurre.
  • Por el contrario y en función de la enfermedad que cause la fiebre, el gato puede mostrarse inquieto y angustiado.
  • Falta de higiene personal. Los gatos son animales extremadamente pulcros, descuidar su aseo no es propio de ellos y nos indica que su salud no se encuentra en perfectas condiciones.
  • En los casos más graves, el gato puede sufrir escalofríos, temblores o una respiración acelerada.

La mayoría de enfermedades o problemas de salud que producen fiebre en el felino suelen desarrollar otros síntomas como diarrea, vómitos, estornudos o tos. Si notas cualquiera de los síntomas de fiebre en gatos, tómale la temperatura para confirmarlo y acude al veterinario.

¿Cómo tomar la temperatura a mi gato?

Si observamos que nuestro felino presenta alguno o todos los síntomas anteriores, ha llegado la hora de tomarle la temperatura corporal, pues esta es la única manera de confirmar que realmente tiene fiebre. Para ello, deberás hacerte con todos los utensilios necesarios:

  • Termómetro digital rectal que podrás conseguir en cualquier clínica veterinaria.
  • Vaselina o cualquier otro lubricante.
  • Un paño o toalla limpia.

Cuando lo tengas todo listo, sigue estos pasos para tomar la temperatura a tu gato:

  1. Limpia bien el termómetro y cubre la punta con un poco de vaselina u otro lubricante.
  2. Si puedes, dile a otra persona que sujete al gato por la zona de las patas delanteras, así te será más fácil continuar.
  3. Levanta con cuidado la cola de tu gato e introduce la punta del termómetro en su recto.
  4. Cuando observes que el termómetro digital se detiene, retíralo, observa la temperatura indicada y premia a tu gato por el buen comportamiento. Limpia el termómetro.

Como comentamos al principio, la temperatura normal de un gato debe oscilar entre los 38 y los 39 ºC en adultos y los 39.5 ºC en cachorros. Si tu felino supera estas cifras, se considera que tiene fiebre y deberás tratarla para reducirla cuanto antes. En caso de superar los 41 ºC deberás acudir al veterinario rápidamente para que sea él quien lo examine y determine la causa.

En el siguiente vídeo compartido en nuestro canal, Alfonso Fernández, veterinario, nos explica mejor cómo tomar la temperatura.

¿Cómo bajar la fiebre a un gato? - Tratamiento

El tratamiento para la fiebre en gatos va estrechamente ligado a la causa que la provoca. Si, por ejemplo, aparece como un efecto secundario al consumo de un determinado medicamento, deberás consultar con el veterinario qué hacer, pero jamás decidas por ti mismo interrumpir un tratamiento médico. Si la causa es una enfermedad de carácter grave, como moquillo, leucemia o cáncer, el especialista iniciará el mejor tratamiento para erradicar dicha patología. Para infecciones bacterianas o virales menores, el veterinario puede recetar antibiótico. Recuerda que no debes automedicar a tu gato, algunos medicamentos para el consumo humano son tóxicos para él y solo conseguirás empeorar su estado.

Por otro lado, y nuevamente dependiendo de la causa, es posible que el especialista decida hospitalizar al gato e iniciar un tratamiento de fluidoterapia. Este tipo de tratamientos se llevan a cabo para reponer los fluidos perdidos y combatir la deshidratación, algo muy usual en gatos enfermos.

Medicamentos para la fiebre en gatos

Dependiendo de la causa subyacente, como hemos comentado, el veterinario puede recetar el uso de antiinflamatorios, analgésicos o antibióticos, tanto para bajar la fiebre de tu gato como para combatir el problema desencadenante.

Remedios caseros para la fiebre en gatos

En los casos más leves, como un resfriado común, podrás tomar algunas medidas y remedios caseros para bajar la fiebre de tu gato:

  • Hidratación. Como uno de los síntomas de la fiebre es la disminución de agua, lo primero que debes hacer es hidratar a tu gato. Si no quiere beber, deberás hacerte con una jeringuilla y proporcionarle tú mismo la cantidad de líquido que necesita, siempre con cuidado y lentamente, ¡no queremos que se ahogue! El agua debe estar fresca.
  • Dieta. Ocurre lo mismo con la alimentación. Para evitar la desnutrición, debes incitar a tu felino a comer proporcionándole comida que cubra sus necesidades nutricionales y, a la vez, sea apetecible. Para ello, opta por una dieta húmeda o una dieta casera blanda (de fácil digestión, con pollo y arroz hervidos), una vez recuperado podrás volver a combinarla con el pienso seco. Eso sí, si la fiebre va acompañada de vómitos o diarrea, lo mejor será que consultes con el veterinario qué dieta proporcionarle.
  • Comodidad. Busca un lugar en tu casa libre de humedades y cálido para colocar su cama ahí. Tu gato debe sentirse lo más cómodo posible para favorecer su recuperación.
  • Compresas húmedas, serán tus grandes aliadas para reducir la fiebre de tu gato. Tendrás que humedecerlas con agua fría, colocarlas sobre su frente y dejarlas actuar durante algunos minutos. Luego, retíralas y aplícalas sobre sus patas y zona del abdomen e ingles de la misma forma. Seca bien las zonas húmedas y repite este proceso dos veces al día.

Si pasadas las 48 horas la fiebre no remite, deberás acudir al veterinario rápidamente. Es posible que no te hayas percatado de otros síntomas y esté desarrollando alguna enfermedad de carácter grave que requiere de tratamiento médico. Recuerda que debe ser siempre un especialista quien examine a tu gato, diagnostique la causa y recete el mejor tratamiento.

Mi gato tiene fiebre y no quiere comer, ¿qué hago?

Además de encontrar la causa subyacente y tratarla, como hemos dicho, es muy importante intentar que el gato coma o, al menos, se mantenga hidratado. Para ello, usa la jeringa y dale su comida favorita. Otra opción es triturar el alimento y ofrecérselo también con la jeringa.

Fiebre en gatos - Prevención

Tal y como hemos visto a lo largo del artículo, la fiebre es síntoma de otra patología que puede ser grave o leve. Por ello, el mejor tratamiento siempre es la prevención. Para prevenir la aparición de enfermedades, infecciones y otros problemas de salud, resulta imprescindible seguir el calendario de vacunas obligatorias, realizar las visitas rutinarias al veterinario y proporcionar a nuestro gato todos los cuidados básicos que necesita, tales como una correcta alimentación, juguetes para liberar la energía acumulada, rascadores, cepillar su manto para evitar la creación de bolas de pelo, una cama cómoda para dormir y una caja de arena para hacer sus necesidades.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Fiebre en gatos - Causas, síntomas y cómo bajarla, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.

Bibliografía
  • Infecciones virales en gatos. AV10. Prevención de la salud. Axón Veterinaria.