Fiebre en perros - Causas, síntomas y tratamiento

Fiebre en perros - Causas, síntomas y tratamiento

La fiebre en los perros o fiebre canina consiste en un aumento de la temperatura corporal por encima de los valores normales, que se sitúan entre los 38 y 39ºC, debido, por ejemplo, a una infección o inflamación. Existen diferentes causas que provocan la fiebre y podemos medirla fácilmente con el uso de un termómetro digital.

A continuación, en este artículo de ExpertoAnimal te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre la fiebre en perros, causas, síntomas y tratamiento a aplicar para bajarla. Eso sí, si sospechas que tu perro puede padecer fiebre, te recomendamos acudir a tu veterinario de confianza para descubrir la causa que la está provocando y el tratamiento indicado según su caso concreto.

¿Qué temperatura se considera fiebre en perros?

La fiebre es un excelente mecanismo de defensa del cuerpo. Mediante el aumento de la temperatura corporal, el sistema inmunológico busca destruir al agente patógeno, por lo tanto, se trata de una reacción del sistema inmune muy beneficiosa para el can ante una enfermedad.

La temperatura normal de un perro

La temperatura corporal de un perro adulto se sitúa entre los 38 y los 39 ºC [1],la cual puede variar según las circunstancias. No obstante, al superar los 39 ºC consideraremos que la temperatura corporal del perro es demasiado elevada y, por tanto, que padece fiebre. A partir de los 41 ºC nos encontraremos ante una emergencia veterinaria.

Es frecuente observar irregularidades en la temperatura del perro cuando nos encontramos ante un cachorro, un perro joven, perras próximas a dar a luz e incluso perros de edad muy avanzada. En cualquier caso, si observamos que nuestro perro no es capaz de regular correctamente la temperatura y la misma ha aumentado de forma notable, será indicado acudir al especialista para notificarle la posibilidad de que sufra fiebre.

Causas de fiebre en perros

Existen muchas causas distintas que pueden provocar que un perro tenga fiebre, no solamente las que te mostraremos a continuación. Por ello, recalcamos la importancia de la visita al veterinario/a, pues el especialista es la única figura que puede realizar un diagnóstico veraz. No obstante, nosotros te mostraremos las más frecuentes.

Algunas de las causas de la fiebre en perros más habituales, ya sean adultos o cachorros son:

  • Infecciones (víricas, bacterianas, por hongos o levaduras)
  • Inflamaciones
  • Parásitos internos
  • Parásitos externos
  • Reacciones postvacunales
  • Envenenamiento
  • Golpe de calor
  • Insolación
  • Medicamentos
  • Desequilibrios hormonales

Todas las enfermedades que cursan con infecciones microbianas, es decir, de origen vírico, bacteriano, por hongos o levaduras, también muestran en su sintomatología la aparición de fiebre. Claros ejemplos de ello son el moquillo canino y el parvovirus.

¿Cómo saber si un perro tiene fiebre? - Síntomas

Aunque existen diversas señales que pueden sugerir que un perro tiene fiebre, la única forma de asegurar que realmente esto es así es mediante la introducción de un termómetro en la zona rectal. Aún así, te mostraremos algunos indicios que suelen acompañar este síndrome.

Los síntomas de fiebre en perros son:

  • Nariz caliente
  • Nariz seca
  • Apatía
  • Debilidad general
  • Temblores
  • Escalofríos
  • Secreción nasal
  • Secreción ocular
  • Vómitos
  • Anorexia
  • Diarrea
  • Malestar
  • Agresividad
  • Sueño
  • Jadeo
  • Letargia

Si buscas cómo saber si tu perro tiene fiebre sin termómetro, deberás fijarte en los signos mencionados. No obstante, recuerda que la fiebre en sí no es una enfermedad, sino un síntoma más de una posible patología. Por ello, si sospechas que su temperatura corporal es demasiado elevada, nuevamente, te recomendamos acudir a la clínica veterinaria.

¿Cómo tomar la temperatura de un perro correctamente?

Para saber si tu perro tiene fiebre la mejor manera es midiendo su temperatura con un termómetro. Por ello, a continuación, te explicaremos cómo tomar la temperatura a un perro con el uso de un termómetro paso a paso. Pero antes de empezar, debes tener claras algunas consideraciones:

  1. Elige un termómetro digital o de un material seguro para tomar su temperatura.
  2. Relaja a tu perro con caricias y voz suave para evitar que pueda moverse y hacerse daño.
  3. Si no te es posible, pide ayuda a otra persona y sujétalo.
  4. Embadurna el termómetro con lubricante o vaselina para que sea menos incómodo.
  5. Introduce el termómetro, al menos, 2 centímetros en el interior del ano.
  6. Espera el tiempo que te indique el termómetro.
  7. Si no tiene temporizador, espera, al menos, un par de minutos antes de sacarlo.
  8. Una vez tomada la temperatura, retira el termómetro y lávalo con alcohol etílico para desinfectarlo adecuadamente.

Después de medir la temperatura del perro, podrás identificar fácilmente si tiene fiebre o no. Recuerda que a partir de los 39 ºC o más se considera que un perro tiene fiebre y que, a partir de los 41 ºC, nos encontramos ante una emergencia veterinaria.

Cuando la temperatura de un perro es baja, ¿también es fiebre?

No, solo se considera que un perro tiene fiebre cuando la temperatura es demasiado elevada. Puede ocurrir que, de forma puntual y debido a un descenso de temperatura del medio, la temperatura corporal del perro se encuentre por debajo de los 38 ºC, no obstante, cuando advertimos que esta se encuentra por debajo de los 37 ºC e incluso de los 35 ºC, nos encontramos ante un caso de hipotermia.

Observaríamos, además, algunos síntomas frecuentes de la hipotermia en perros, como por ejemplo temblores, rigidez muscular, respiración lenta, letargo y dificultad para encontrar el pulso del animal. Será fundamental llamar a nuestro veterinario para que nos indique cómo proceder a partir de ese momento para calentar al perro teniendo en cuenta la temperatura corporal que muestra.

En los casos de hipotermia severa puede ser necesaria la hospitalización del animal, para poder llevar a cabo un tratamiento de emergencia mientras se encuentra en observación. Puede ser necesaria la inyección de fluidos por vía intravenosa o la utilización de enemas, por ejemplo.

¿Cómo bajar la fiebre a un perro? - Tratamiento

Es probable que te preguntes cómo bajar la fiebre a un perro, sin embargo, debes saber que el veterinario es el único especialista capacitado para aplicar un tratamiento en caso de que tu perro tenga fiebre, ya que se requiere un diagnóstico que indique la causa subyacente que está provocando la subida de su temperatura corporal. El tratamiento a aplicar dependerá directamente de la patología que padezca el animal y puede ser necesario el uso de antibióticos o la fluidoterapia.

Por otro lado, dependiendo de la patología que provoque la fiebre en el perro, de su estado y gravedad, es posible, incluso, que el animal deba ser hospitalizado para estabilizarlo y tratarlo.

Medicamentos para la fiebre en perros

Aunque nos encontremos ante una situación grave, es muy importante tener en cuenta que jamás debemos automedicar a nuestro perro. Existen muchos medicamentos humanos prohibidos para perros, como el paracetamol o el ibuprofeno, que podrían ser fatales o provocar daños graves en su organismo.

Entonces, ante la pregunta "qué le puedo dar a mi perro para la fiebre", la respuesta es aplicar las medidas básicas que explicaremos a continuación. Además, lo más indicado será acudir directamente al centro veterinario o realizar una llamada de emergencia para recibir los consejos del especialista, que nos guiará en función de los síntomas que presente el perro.

Remedios caseros para bajar la fiebre en perros

Si te encuentras ante una emergencia y no puedes acudir al veterinario, puedes aplicar algunos remedios y trucos para tratar de bajar la fiebre a tu perro a modo de primeros auxilios. No obstante, antes y después de aplicarlos es esencial contactar con el veterinario, aunque sea de forma telefónica, para que te indique si estos consejos son acertados según tu caso concreto. No olvides que la fiebre puede ser síntoma de muchas patologías, algunas de ellas muy graves, que de no ser tratadas a tiempo ponen en riesgo la vida del animal.

Así pues, algunos consejos para bajar la fiebre en perros son:

  • Humedece ligeramente una esponja o toalla y refresca con ella ciertas zonas del cuerpo del perro, como el abdomen, las ingles o las axilas. Revisa cada 15 minutos su temperatura corporal para ver qué efectos tiene este proceso en el perro y si ello logra bajar su temperatura. Eso sí, no es aconsejable que el perro se encuentre húmedo durante mucho tiempo, ya que podría provocar una bajada excesiva de su temperatura corporal, causando una hipotermia. Ten a mano una toalla seca para ir secándolo. También será imprescindible que tengas a mano un secador y una manta para taparlo si eso sucediera.
  • Mantén a tu perro bien hidratado en todo momento. Puede ser interesante acercarle el bebedero e incluso administrarle agua directamente en la boca con la ayuda de una jeringa sin aguja, siempre en pequeñas cantidades. Si tu perro no lo acepta, puedes probar a estimularle con caldo de pollo casero (sin cebolla, ajo ni sal) o con comida húmeda bien calentita. Esto es especialmente útil si tu perro tiene fiebre y no quiere comer tampoco.

Durante todo el proceso deberás ir tomando su temperatura y prestando atención a todos los síntomas que presente el animal para poder proporcionar a tu veterinario toda la información posible acerca del cuadro clínico. No olvides tratarle con cariño y estar cerca para animarle, ya que ayudará a que se sienta más seguro y relajado, fundamental en cualquier proceso de enfermedad.

Si tras 4 o 6 horas su estado no mejora, deberás acudir al veterinario de urgencias.

¿Cómo evitar la fiebre en perros?

Aunque no siempre es posible evitar que nuestro compañero padezca una patología, algunos consejos básicos de medicina preventiva pueden ayudarte a prevenir ciertas enfermedades. Te ofrecemos algunos consejos:

  • Revisiones veterinarias cada 6-12 meses: muchas enfermedades podrían prevenirse y tratarse de forma más eficaz si fueran detectadas a tiempo. La medicina preventiva puede ahorrarnos una gran cantidad de dinero y tiempo al detectar una patología de forma pronta.
  • Vacunación: es imprescindible seguir el calendario de vacunas del perro, especialmente cuando es cachorro. Sin las vacunas, tu mejor amigo podría ser susceptible a contraer cualquier enfermedad que pusiera en riesgo su vida, como el moquillo o el parvovirus.
  • Desparasitación: son muchos los parásitos externos e internos que pueden provocar enfermedades en nuestro perro que, a su vez, cursan con fiebre. Para evitarlo, deberás desparasitar a tu can de forma regular, tal y como te indique el veterinario. Existe una gran variedad de productos en el mercado y muchos son bastante económicos.
  • Toxicidad: identificar cuáles son las plantas tóxicas para perros, así como los alimentos tóxicos para perros, será fundamental para evitar una posible intoxicación. Infórmate adecuadamente y, si no estás seguro, ofrécele únicamente una alimentación que sepas que es totalmente segura para tu perro.
  • Frío y calor: la temperatura ambiental es muy importante para los canes, de ella depende que no sufran un golpe de calor, un resfriado o una hipotermia. Evitaremos que se encuentre en el exterior de forma prolongada si las temperaturas son muy bajas o excesivamente altas y tomaremos precauciones para evitar exponerlo de forma excesiva.

El cuidado y el cariño constante de un cuidador son el mejor remedio para evitar un resfriado o la aparición de cualquier enfermedad. Aún así, en ocasiones será inevitable que nuestro perro sufra ciertas enfermedades, pero siguiendo estos consejos podemos lograr minimizar el riesgo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Fiebre en perros - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades infecciosas.

Referencias
  1. Gabriella Tami, Constantes vitales en los perros, Affinity Petcare
  2. The Doctors Book of Home Remedies for Dogs and Cats, Rodale Press, 1996