Compartir

Fisioterapia para perros con artrosis

Por Olympe Jeangeorges, Estudiante de veterinaria. 21 diciembre 2015
Fisioterapia para perros con artrosis

Ver fichas de Perros

La artrosis canina es una enfermedad articular degenerativa que afecta al cartílago. Frecuentemente es una consecuencia del envejecimiento, pero también puede ser causada por una anomalía articular como en el caso de la displasia de cadera, o por un traumatismo que cause una fractura.

La artrosis no puede ser curada pero podemos ralentizar su progresión y aliviar el dolor que causa a nuestro perro. Los veterinarios suelen prescribir dos tipos de tratamientos que solo actúan sobre el dolor: antiinflamatorios no esteroideos y los corticoides. La fisioterapia es un buen tratamiento complementario porque favorece la regeneración de los cartílagos y da buenos resultados en los canes con artrosis.

En este artículo de ExpertoAnimal.com te vamos a explicar en qué consiste la fisioterapia para perros con artrosis.

También te puede interesar: Artrosis en perros - Síntomas y tratamiento

La artrosis y sus consecuencias

La artrosis es una degeneración articular y uno de los efectos más evidentes del envejecimiento en nuestros perros. Uno de los primeros síntomas que presenta esta enfermedad es que nuestro can se desplaza menos, síntoma ignorado por muchos dueños que creen que se trata de algo normal, de una pérdida general de condición física provocada por la edad.

Luego, aparecen síntomas más específicos de la artrosis: nuestro perro que antes nos seguía a todos sitios ahora rehúsa subir o bajar del coche, del sofá o se queda parado delante de las escaleras. También puede resultarle difícil levantarse tras un largo rato tumbado, incluso puede cojear después de hacer ejercicio o de forma permanente. Pueden ocurrir crisis agudas de artrosis con dolor muy intenso, y es generalmente en este estadio avanzado que nos damos cuenta del problema y consultamos a nuestro veterinario.

La artrosis produce una disminución de actividad en nuestro perro, lo que tiene las siguientes consecuencias:

  • Consecuencias sobre los músculos: ocurre la amiotrofía, que es la pérdida de masa muscular debido a la disminución de actividad física. También suele aparecer fibrosis, que sucede cuando el tejido conjuntivo invade las articulaciones, y es frecuente que nuestro perro padezca dolores y contracturas musculares que afectan, en general, a la musculatura de la zona cervical y de la espalda en el perro viejo.
  • Consecuencias sobre el colágeno y los tendones: pierden progresivamente sus cualidades estructurales y mecánicas.
  • Consecuencias en las articulaciones: se produce una disminución de la síntesis de proteoglicanos, pérdida del hueso debajo del cartílago por desmineralización, erosión del cartílago, aparición de osteofitos que son protuberancias anormales de hueso que dañan la articulación, o erosión del cartílago. Como consecuencia se produce una disminución de la flexibilidad articular, dando lugar a la anquilosis, es decir, los movimientos están cada vez más reducidos y la articulación se queda como cerrada y bloqueada en una posición, lo que disminuye su vascularización y empeora su degeneración.
  • Consecuencias en los huesos: observamos una disminución de la síntesis ósea y un aumento de la resorción ósea, con lo cual los huesos se vuelven cada vez más frágiles.
  • Consecuencias vasculares: los capilares sanguíneos, que son pequeños vasos sanguíneos que nutren en el hueso y la articulación, disminuyen, el retorno de la sangre venosa al corazón también disminuye (estasis venosa) y el drenaje linfático se reduce (estasis linfática).
  • Consecuencias sobre el sistema nervioso: el sistema nervioso está cada vez menos estimulado, esta hipo-estimulación puede provocar la inhibición de las células nerviosas y una parálisis parcial (paresia) de los músculos, o incluso una parálisis completa a largo plazo.
  • Aumento de peso: todo esto aumenta aún más la disminución de actividad física lo que conlleva a una subida de peso, que empeora el cuadro médico.
Fisioterapia para perros con artrosis - La artrosis y sus consecuencias

Técnicas de fisioterapia para un perro con artrosis

La fisioterapia es el conjunto de tratamientos curativos o preventivos que se basan en la acción del agua, de los movimientos, de agentes térmicos (frío y calor), de la electricidad, de las ondas sonoras y de la luz. La mayoría de las técnicas que se aplican al humano han sido adaptadas a los animales que se beneficias desde hace algunos años de técnicas muy avanzadas.

No existe un único tratamiento tipo para un perro con artrosis, cada caso es diferente y solo un veterinario formado en reeducación funcional podrá determinar tras examinar a nuestro can qué ejercicios fisioterapéuticos son adecuados para él.

Según el perro, las técnicas de fisioterapia pueden implicar:

  • Crioterapia: el uso del frío contra el dolor y contra la inflamación.
  • Termoterapia: el uso del calor y de sus propiedades analgésicas y también como preparación al ejercicio.
  • Hidroterapia: la disminución del peso del animal sobre sus articulaciones gracias a la flotabilidad en el agua y el efecto masajeante del agua favorece el ejercicio, mejora la fuerza muscular y la actividad cardíaca. Así, si nuestro veterinario posee una cinta de caminar sumergida en agua puede hacer caminar o nadar a nuestro perro en agua sin traumatismo. El ejercicio físico en el agua disminuye el dolor y la anquilosis, también limita la pérdida muscular.
  • Masajes: pueden tener un efecto estimulante o relajante según el tipo de masaje, provocan calor en la zona y aumentan la circulación sanguínea y el drenaje de los tejidos. Además, si la clínica veterinaria se encuentra lejos del hogar del can, nuestro veterinario podrá enseñarnos técnicas de masajes para aplicar nosotros mismos esta técnica de fisioterapia a nuestro perro con artrosis en sesiones cortas en casa.
  • Kinesiterapia: el veterinario manipula suavemente las articulaciones del perro a través de técnicas de estiramientos, ejercicios terapéuticos pasivos o activos de mecanoterapia con pelotas, planchas, trampolín, o también con ejercicios de propiocepción.
  • Electroterapia: puede servir bien para luchar contra el dolor (efecto analgésico) o bien para aumentar la masa muscular.
  • Ultrasonografía: el uso de ultrasonidos tiene efectos masajeantes, de calentamiento y analgésicos en las zonas profundas de los tejidos.
  • Láser: tiene un potente efecto analgésico, antiinflamatorio y antiedematoso.
  • Ondas de choque: tienen un efecto desfibrosante sobre los tejidos.

Es importante que todas las técnicas que apliquemos nosotros mismos a nuestro perro en casa bajo el consejo de nuestro veterinario sean atraumáticas e indoloras. Si nuestro can padece artrosis se desaconsejan los saltos, los esfuerzos intensos, correr en suelos duros, las subidas y bajadas de escaleras. Al contrario, preferimos caminatas cortas y, sobre todo para los que pueden, permitir a nuestro perro nadar en agua, puesto que esta es una excelente forma de practicar fisioterapia natural y suave que fortalece los músculos y las articulaciones de nuestro compañero.

Fisioterapia para perros con artrosis -  Técnicas de fisioterapia para un perro con artrosis

Beneficios de la fisioterapia

Si nuestro perro padece artrosis, la fisioterapia es una buena opción para ayudarle a luchar contra esta enfermedad degenerativa. Con unos cuidados adecuados, la fisioterapia permite:

  • Disminuir el dolor, y a veces disminuir la toma de medicamentos
  • Conservar o incluso volver a tener flexibilidad articular
  • Mantener o recuperar la masa muscular
  • Estimular el sistema nervioso y la vascularización de los tejidos
  • Mantener a nuestro perro en su peso ideal
  • Mejorar su actividad cardíaca y su condición física

Cuanto antes actuemos, más eficiente será el tratamiento terapéutico propuesto por nuestro veterinario. Efectivamente, las lesiones que provoca la artrosis a nivel óseo son irreversibles, por lo que lo mejor es evitar que aparezcan.

En cuanto a los problemas secundarios a la artrosis como la amiotrofia, la anquilosis y el aumento de peso corporal, la fisioterapia también podrá ayudar a luchar contra ellos, pero hará falta más tiempo si empezamos en un estadio avanzado de la enfermedad.

Fisioterapia como tratamiento preventivo

Para obtener unos mejores resultados y evitar la aparición de enfermedades como la artrosis, podemos empezar a practicar fisioterapia en nuestro can a partir de los 5 años con razas grandes, y un poco más tarde para razas pequeñas. En caso de perros con displasia de cadera o con problemas osteoarticuares, deberemos asegurar un seguimiento con regularidad desde que se haya diagnosticado la patología.

Nunca es demasiado tarde para ayudar a nuestro perro y la fisioterapia mejorará en todo caso su confort y su movilidad.

Fisioterapia para perros con artrosis - Beneficios de la fisioterapia

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Fisioterapia para perros con artrosis, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades degenerativas.

Escribir comentario sobre Fisioterapia para perros con artrosis

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
Diana
Buenas tardes
Mi perro tuvo un dolor muy agudo y desde ahí, se le paralizaron sus patas traseras fui a 7 veterinarios y el último que es cirujano me dijo que ya no tenía chances de recuperarse ni haciendo una cirujoa.
Si bien ambos nos estamos acostumbrando quiero saber que más puedo hacer para que tenga una mejor calidad de vida.
Muchas gracias
MONICA GARRIDO CORREA
Hola mi perra sufre de displasia de cadera y artrosis, es muy interesante lo que indicas,pero donde la llevo para estos tratamientos?

gracias
Romina alvarez
Hola mi perro ya hace dos semana que empezó con una molestia en la patita derecha en la cual al tocarle o al cargar su patita le dolía paso él segúndo día y solo cojeaba y no había dolor y ahora hace una semana que pierde la fuerza en sus patitas no puede subirce solo a la cama que puede ser ?
Eva López (Editor/a de ExpertoAnimal)
¡Hola Romina! Lo más aconsejable es que acudas al veterinario para que le realice las pruebas pertinentes y determine qué le ocurre, puesto que los síntomas que presenta podrían ser debidos a un golpe o a la aparición de una enfermedad, como artrosis o artritis. ¡Un saludo!

Fisioterapia para perros con artrosis
1 de 4
Fisioterapia para perros con artrosis

Volver arriba