Gatos dependientes - Síntomas y soluciones

Gatos dependientes - Síntomas y soluciones

Es frecuente escuchar expresiones como "hiperapego" o "dependencia patológica" cuando hablamos de perros, pero muchos se sorprenden al descubrir que los gatos también pueden generar una relación de excesiva dependencia hacia sus tutores. Estos felinos siempre se han considerado animales independientes, distantes e incluso ariscos, ¡pero nada más lejos de la realidad!, pues ellos también establecen fuertes vínculos emocionales hacia sus cuidadores y, en algunos casos, pueden desarrollar algunos tipos de apego que desembocan en problemas de hiperdependencia y en dificultades para relacionarse de forma saludable.

Si crees que tu peludo se comporta de forma demasiado dependiente contigo o con algún otro miembro de la familia y no sabes cómo actuar, en este artículo de ExpertoAnimal te explicamos la diferencia entre la dependencia y el apego, te contamos cómo se comporta un gato dependiente y te damos algunos consejos para ayudar a tu gato a ganar autonomía, ¡no te lo pierdas!

¿Qué es un gato dependiente?

A pesar de que la intensa selección genética a la que han sido sometidas las razas felinas a lo largo de los años tiene cierto peso sobre el carácter de los ejemplares, lo cierto es que cada gato cuenta con su propia personalidad y posee unas tendencias conductuales únicas que lo diferencian del resto de los miembros de su especie. Esto quiere decir que cualquier felino puede llegar desarrollar problemas de dependencia hacia otros individuos si se dan las circunstancias adecuadas, pues, al igual que ocurre con los perros o con los seres humanos, los gatos también establecen diferentes formas de apego en función del tipo de relación que tengan con sus tutores.

Como veremos más adelante, si los cuidadores del animal se comportan con él de manera imprevisible, lo sobreprotegen y aíslan del entorno o no cubren correctamente sus necesidades (especialmente durante la etapa de cachorro), el gato puede desarrollar un apego inseguro, mostrándose ansioso, hipervigilante o preocupado durante las interacciones sociales y llegando a pasarlo realmente mal cuando se separa físicamente de sus figuras de apego. En estos casos, es muy probable que el animal tenga un problema de dependencia emocional.

Síntomas de un gato dependiente

A continuación, te mostramos algunos síntomas que podrían hacerte sospechar que tu gato es muy dependiente. Ten en cuenta que no todos los síntomas tienen por qué presentarse a la vez o con la misma intensidad, pues dependen del tipo de relación que exista entre tu gato y tú. Así pues, el hiperapego en gatos puede desarrollarse de las siguientes formas:

  • Muestra signos de ansiedad cada vez que se queda solo en casa o que no tiene acceso directo a ti, por ejemplo, maúlla con desesperación, deja de comer, vomita, jadea y saliva, repite movimientos de forma estereotipada, se autolesiona, orina o defeca fuera de su arenero, destroza objetos o es incapaz de dormir.
  • Te sigue constantemente por casa (incluso se despierta si te mueves para ir detrás de ti) y no es capaz de relajarse en una habitación si no estás tú en ella.
  • Tiene comportamientos ambiguos cuando está junto a ti, por ejemplo, evita que lo toques pero a la vez no se separa de tu lado.
  • Tras un tiempo separados, te recibe muy alterado y con una gran emoción o, por el contrario, se muestra distante, estresado e incluso agresivo, como si estuviera molesto contigo.
  • Nunca juega solo o con otros individuos que no seas tú, no explora su entorno y se muestra muy desconfiado hacia todo lo que no conoce.

A pesar de esto, es importante conocer que, para determinar que un gato tiene realmente un problema de dependencia, se deben valorar también otros muchos aspectos que van más allá de su comportamiento observable, como su herencia genética, sus experiencias previas o incluso su estado de salud físico.

¿Mi gato tiene mucha dependencia o es muy apegado?

La creación del apego es algo natural y biológicamente importante, no solo en los seres humanos, sino también en los gatos y otros muchos animales. Ahora bien, el tipo concreto de apego que se establezca entre el individuo y sus cuidadores será determinante para el desarrollo emocional del felino, por lo que no todos resultan beneficiosos.

Un estudio publicado en el año 2019 en la Universidad de Oregon State[1] afirmó que los vínculos que establecen los gatos con sus cuidadores humanos son similares a aquellos que establecen los bebés con sus padres, por lo que podemos hablar de los mismos tipos de apego en ambos casos. Aunque existen más categorías y subcategorías, en términos generales se suele hablar de dos tipos principales de apego:

  • Apego seguro: entre el cuidador y el gato se establece un vínculo sano, donde el primero se preocupa por cubrir todas las necesidades del segundo y le aporta afecto, confianza y seguridad. El gato con apego seguro no tiene dificultades para socializar, se siente tranquilo en compañía de su tutor y busca activamente su apoyo cuando tiene miedo o necesita ayuda. Es posible que el animal quiera pasar mucho tiempo junto a su tutor, pero también es capaz de permanecer relajado cuando está lejos de él y disfruta de contar con su propio espacio para descansar, explorar o jugar.
  • Apego inseguro: el gato con apego inseguro tiende a sufrir mucho estrés ante las interacciones sociales y se muestra desconfiado hacia los extraños. Dependiendo de cómo sea la relación entre el gato y el tutor, algunos felinos evitan completamente el contacto físico con su cuidador, mientras que otros lo buscan constantemente y desarrollan mucha ansiedad cuando están separados de él o ella.

Si observas que tu gato pasa mucho tiempo contigo y te demanda atención de forma frecuente, pero también es capaz de permanecer tranquilo en soledad, interactuar con otros individuos de forma saludable y explorar su entorno de manera independiente, es probable que tu gato sienta mucho apego hacia ti, pero no que padezca una dependencia patológica.

¿Por qué mi gato es tan dependiente?

Son muchos los factores que influyen en que un gato sea muy dependiente o desarrolle hiperapego. La forma en que te comportes con el gato una vez lo adoptas determinará, en gran medida, el tipo de apego que el animal desarrollará hacia ti, aunque existen otros factores que también pueden estar implicados. En primer lugar, debes tener en cuenta que no es lo mismo incorporar a la familia un animal adulto o un cachorro y que existen diferencias entre aquellos gatos que se han criado en unas condiciones favorables junto a su madre y sus hermanos y aquellos que han sido abandonados o que, por ejemplo, han sufrido algún tipo de maltrato. Igualmente, algunas razas, como el sphynx, muestran una mayor tendencia a la dependencia emocional, mientras que otras son más independientes.

Las experiencias vitales que haya tenido el felino en su pasado, antes de llegar a tu hogar, influyen en su comportamiento y en su manera de gestionar las emociones, por lo que es posible que animales que han sido rescatados o que no estaban correctamente atendidos padezcan mucho estrés y desarrollen problemas de dependencia hacia su nueva familia.

Por otro lado, si crías a tu gato desde que es un cachorro y, por tanto, controlas su entorno desde temprana edad, debes asegurarte de conocer cuáles son las necesidades de un gato durante las distintas etapas de su desarrollo (tanto a nivel físico como psicológico) y cubrirlas adecuadamente. Algunos comportamientos frecuentes como sobreproteger al gatito, ignorar sus llamadas de atención, aislarlo o no proporcionarle suficiente estimulación social o ambiental pueden derivar en alteraciones comportamentales en la edad adulta, sobre todo relacionadas con fobias, inseguridades y un exceso de dependencia emocional.

¿Qué hacer con un gato muy dependiente?

Cuando existe un problema a nivel comportamental el primer paso siempre debería ser descartar la posibilidad de que el gato padezca cualquier dolencia o patología física, pues algunas enfermedades se manifiestan a través de una alteración en la conducta del animal que, de repente, puede mostrarse más cariñoso, demandante o "apegado" de lo habitual. Una revisión con tu veterinario será suficiente para evaluar la salud física de tu peludo.

Tras esto, y como hemos mencionado en el segundo apartado de este artículo, la dependencia emocional solo se puede diagnosticar de forma correcta evaluando una serie de factores que van más allá de los síntomas que el tutor observa en el día a día. Quien mejor puede realizar este trabajo de investigación es un etólogo felino, un profesional que valorará tu caso específico y te asesorará durante el proceso de modificación conductual. Así pues, si buscas la solución para un gato dependiente, debes saber que no existe una única fórmula, sino que depende de cada caso.

Igualmente, si sospechas que tu peludo es demasiado dependiente, aquí te dejamos algunos consejos para ayudarle a ganar algo de autonomía y confianza en sí mismo:

  • Enriquece su ambiente: los juguetes interactivos y rellenables, las plataformas para saltar o las torres de escalada pueden mantener a tu gato entretenido mientras lo estimulan física y mentalmente y cubren algunas de sus necesidades básicas como especie, por lo que son un gran aliado a la hora de fomentar que juegue y se distraiga sin estar pendiente de ti.
  • Permítele explorar: aunque temas que le pueda pasar algo a tu gato, debes evitar sobreprotegerlo y aislarlo. Los gatos son animales muy curiosos por naturaleza y es importante que fomentes que tu peludo explore su entorno de manera independiente, de esta forma ganará confianza y seguridad en sí mismo. Para evitar cualquier accidente, puedes colocar protectores en ventanas y patios o ponerle un arnés a tu peludo para prevenir que se escape si le ofreces acceso al exterior.
  • No le ignores: mucha gente trata de reducir la dependencia de sus gatos ignorándoles y evitando el contacto físico con ellos, pero haciendo esto es posible que el animal desarrolle cada vez más ansiedad. Es importante que crees una relación sana con tu peludo, que juegues con él y le des afecto para que sepa que puede contar contigo cuando lo necesite mientras le enseñas, con mucha paciencia, que no siempre puede obtener lo que desea.
  • Evita cualquier tipo de castigo: jamás grites o regañes a tu gato si muestra síntomas de ansiedad o de dependencia hacia ti. Piensa que este problema le genera un gran malestar emocional que no es capaz de controlar por sí mismo, por lo que lo último que necesita es que le castiguen por expresarse. Procura comprender a tu amigo peludo y, si lo consideras necesario, contacta con un profesional.
  • Utiliza productos para reducir el estrés: algunos productos como las feromonas felinas o la hierba gatera pueden tener un efecto ansiolítico en los gatos y ayudarles a sobrellevar momentos de estrés, siempre acompañados de unas pautas de modificación conductual. Los fármacos específicos para el tratamiento de estos casos solo deben administrarse bajo prescripción de tu veterinario o etólogo.

Nuevamente, insistimos en la importancia de acudir a un etólogo felino en casos de hiperapego en gatos para establecer un plan adecuado.

Si deseas leer más artículos parecidos a Gatos dependientes - Síntomas y soluciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Referencias
  1. Vitale KR, Behnke AC, Udell MAR. Attachment bonds between domestic cats and humans. Current Biology (2019) Sep 23;29(18):R864-R865. doi: 10.1016/j.cub.2019.08.036. PMID: 31550468.