Glándulas anales de los perros - Todo lo que necesitas saber

Glándulas anales de los perros - Todo lo que necesitas saber

Las glándulas anales de los perros tienen una función principal que consiste en lubricar el recto para una mejor deposición. Si este no es cuidado con la regularidad apropiada, y especialmente si se trata de un perro mayor, podemos sufrir consecuencias como una infección, mal olor e incluso un absceso.

Pero ¿cómo llevar a cabo la limpieza y saber cada cuanto se debe hacer? Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal sobre las glándulas anales de los perros y todo lo que necesitas saber.

¿Qué son exactamente las glándulas anales?

En la anatomía de perros y gatos encontramos las glándulas anales: están situadas a ambos lados del ano y son del tamaño de una canica aproximadamente. La función principal de las glándulas anales es almacenar una sustancia lubricante que utilizan en el momento de vaciar o defecar para una mejor deposición.

El aspecto del líquido suele ser amarillento o hasta de color marrón, si has encontrado rastros en la cama de tu perro o en el suelo probablemente tu perro sufre un exceso de líquido acumulado.

Además de la función que hemos comentado anteriormente las glándulas anales proporcionan a cada perro una identidad única, es por este motivo que los perros suelen olisquearse el culo: se identifican unos a otros mediante el olor propio.

¿Qué consecuencias puede tener no vaciar las glándulas anales?

Aunque por lo general los perros vacían solos las glándulas anales puede suceder que tengan dificultades para ello como pueden ser la edad, el embarazo u otras circunstancias. Si decides no hacer nada al respecto y tu perro sufre el no poder vaciar sus glándulas puede llegar a derivar en un problema de salud como puede ser:

  • Infección
  • Inflamación
  • Molestias
  • Mal olor
  • Absceso
  • Quistes
  • Adenoma
  • Adenocarcinoma

¿Qué debes hacer para vaciar las glándulas anales de tu perro?

Aunque tu perro no segregue por el hogar ningún tipo de líquido no significa que no tenga una acumulación importante de líquido. Para ello tenemos dos opciones si no queremos hacerlo nosotros mismos: acudir al veterinario o al peluquero canino. Ambos especialistas están acostumbrados a llevar a cabo esta tarea y sin ninguna duda sabrán cómo deben actuar.

Pero si prefieres llevar a cabo esta tarea tú mismo te recomendamos que te sitúes en la terraza y que enfundes tus manos en un par de guantes. Vamos a empezar identificándolas:

¿Cómo vaciar las glándulas del perro?

Una vez sabemos dónde se encuentran las glándulas ya estamos listos para empezar. Deberás hacerte con una gasa que situarás justo en el ano para que la secreción (que en ocasiones puede salir con fuerza) no te impacte en la cara o en la ropa.

Te aconsejamos que además te ayudes de otra persona para que sujete al perro pues la tendencia natural es que intenten sentarse cuando empieces el proceso. Recuerda que puede producir un olor fuerte.

Masajea el culo de tu perro haciendo una suave presión hasta encontrar las glándulas y una vez las tengas identificadas aumenta la presión para que el líquido salga por el ano. ¡Y ya está!

Frecuencia del vaciado de glándulas

Debemos prestar atención a aquellos perros que tengan problemas de acumulación de líquidos en sus glándulas anales como pueden ser perros ancianos ya que de lo contrario podemos propiciar problemas graves mencionados anteriormente. La frecuencia del vaciado de glándulas anales debe hacerse una vez al mes aproximadamente, siempre dependiendo de la acumulación de líquido que sufra el perro.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Glándulas anales de los perros - Todo lo que necesitas saber, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.