Guía completa de cuidados de un perro anciano

Guía completa de cuidados de un perro anciano

Los perros mayores de 10 años pueden considerarse perros mayores, es decir, un perro que supera esa edad (y especialmente si es de tamaño grande) es un perro anciano.

Los perros mayores desprenden cierta ternura, lo sabrás especialmente si alguna vez has tenido a uno: los perros mayores nos recuerdan en cierta forma a un perro cachorro ya sea por sus necesidades, cuidados o por su delicadeza.

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a daros los mejores consejos para mejorar la calidad de vida de los perros mayores o ancianos y proporcionarles mayores comodidades. Sigue leyendo para descubrir los cuidados de un perro anciano, guía completa de todo lo que debes saber.

El cuidado de un perro mayor necesita dedicación y voluntad

Como hemos comentado anteriormente, los perros que son mayores de 10 años se consideran ya un perro anciano, un perro viejo. Aún así debemos saber que los perros de tamaño pequeño suelen ser más longevos, dependerá del caso en particular.

Durante esta etapa final de su vida (no temas, ¡en ocasiones puede ser muy larga!) el perro experimenta cambios de comportamiento, duerme mucho más e incluso puede sufrir enfermedades por su débil sistema inmunologico si no le prestamos atención. Nuestra misión es intentar paliar los efectos de la edad teniendo en cuentra tres factores básicos:

  • Ánimo
  • Alimentación
  • Dolor

La alimentación del perro anciano

La alimentación del perro anciano, mayor o senior es sumamente importante, tiene necesidades distintas a las de un perro adulto. Para ello es básico seguir estos consejos:

  • Un perro anciano debería estar proporcionado, no debe estar obeso. Mantener una figura óptima es muy beneficioso ya que evitamos que nuestro perro cargue peso excesivo en sus huesos y músculos.
  • Para asegurarte de que tu perro se encuentra bien alimentado es importante acudir al veterinario cada 6 meses para hacer una analítica y una revisión general descartando anemia u otros problemas.
  • Si tu perro se encuentra en buena forma física y come sin problema deberás cambiar su alimentación a un pienso light o senior. Estos piensos tienen menos calorías y es específico para esta etapa de su vida. Recuerda que debe ser un alimento de calidad.
  • Si por el contrario el perro senior se encuentra demasiado delgado lo ideal es que intentemos hacer que suba de peso mediante comida para cachorros, rica en grasas.
  • Si observas que tu perro no bebe agua con frecuencia puedes intentar añadir caldo de pollo o pescado al pienso (si te lo acepta). También puedes aumentar el consumo de patés y comida húmeda, ricas en agua.
  • Tu perro debe tener agua fresca y limpia en abundancia.
  • En esta etapa de su vida puede que sus dientes se vean perjudicados, olvídate de darle duros huesos para roer, es preferible utilizar una manzana para ello.
  • Puede ocurrir que el perro coma y escupa su comida, o que simplemente no quiera comer. En estos casos te aconsejamos buscar un pienso de mayor calidad e incluso preparar de forma ocasional dietas caseras. Acude al veterinario si no come.
  • Puedes añadir vitaminas a la dieta de tu perro si consideras que necesita un extra de energía, puedes consultar al veterinario o a un comercio de mascotas cómo debes administrárselas.
  • Si tu perro anciano come demasiado rápido y tienes miedo que sufra una torsión gástrica puedes esparcir el pienso sobre un suelo limpio y desinfectado. De esta forma le ayudarás a utilizar el olfato y comerá más despacio.
  • Recuerda que en ocasiones los perros de edad avanzada y con problemas como la demencia senil pueden estar comiendo e irse (olvidándose de que están comiendo) en estos casos te recomendamos vigilar durante la ingesta.
  • También puede suceder que el perro anciano que sufre sordera o pérdida de visión no quiera comer si te encuentras cerca, es normal, ofrecerle confianza quedándote cerca es una buena idea.

Si no alimentamos o hidratamos correctamente a nuestro perro anciano pueden aparecer problemas graves como la insuficiencia renal o los problemas cardíacos. Es importante revisar y comprobar que nuestro perro se nutre de forma adecuada.

Cómo deben ser los paseos del perro anciano

El perro anciano duerme más horas que un perro adulto, pero que esto no te confunda: necesita pasear y socializar como cualquier otro perro. Para ello es importante que adaptemos el ejercicio físico a tu situación concreta ya que los perros que son muy mayores tienen una actividad física reducida, pero que igualmente debe mantenerse.

Te recomendamos dar más paseos pero más cortos (nunca superiores a 30 minutos) especialmente por la mañana temprano o por la tarde al caer el sol. Si nos encontramos bajo el sol directo de mediodía puede ser perjudicial ya que les produce un calor excesivo e innecesario. Pasear con nuestro perro ayuda a mantener su musculatura y controlar la obesidad, un factor de riesgo en esta etapa. Puedes practicar muchas actividades con un perro anciano.

Además recuerda que debes tener precaución si tu perro sufre carencias auditivas o visuales, es más sensible al entorno y por tanto tu deberás oír o ver por él. Infórmate sobre los cuidados de un perro ciego.

Finalmente es fundamental añadir que debemos ser considerados y entender que nuestro perro de edad avanzada pueda mostrar comportamientos distintos en relación a esta nueva etapa. No tires de la correa ni le trates de manera desproporcionada, ten paciencia con él durante los paseos aunque vaya más lento o no quiera caminar en ocasiones. Lleva contigo siempre unas golosinas para motivarle.

Afecto constante

El perro anciano puede cambiar de comportamiento mostrándose más independiente, apegado e incluso podemos apreciar que llora cuando nos vamos de casa: tiene unas necesidades de afecto mayores.

Uno de los problemas más comunes que les suceden a los perros mayores es que al dormir mucho sus familias interpretan que deben dejarle tranquilo. Es cierto que debemos dejarle reposar y no interrumpir sus horas de sueño, eso sí, es importante mostrarse afectivo de forma regular, animarle a jugar y divertirse con el perro anciano sino pueden aparecer la apatía, tristeza y un comportamiento aislado del núcleo familiar.

Juega y trátalo de forma especial, recuerda que quizás les cuesta animarse y su estado es más delicado. Déjale juguetes o juegos de inteligencia con comida cuando te marches para que pueda distraerse.

En el hogar

Es normal que el perro anciano cambie de comportamiento o actitud dentro del hogar, quizás notas que te sigue de forma más exagerada: puede ser consecuencia de carencias en sus sentidos, tienen miedo de estar solos. Te recomendamos que les ofrezcas confianza y que siempre cuentes con ellos para ir a la cocina o al salón, te lo agradecerán.

Si tu perro tiene demencia senil es importante intentar mantener un orden dentro del hogar para que no se sienta desorientado.

Además y por lo general, debido a la edad algunos perros empiezan a tener dolores en su cuerpo: de huesos, de musculatura... También les cuesta regular la temperatura. Por este motivo es básico que dispongan de una cama amplia, cómoda y acolchada donde reposar, recuerda que los perros mayores duermen mucho.

Enfermedades de los perros ancianos

Los perros mayores o ancianos pueden sufrir todo tipo de enfermedades propias del paso del tiempo. Es importante que dediques cada día un rato a palpar la piel de tu perro y a acariciarlo para descubrir si tiene puntos de dolor, nadie mejor que tu puede hacerlo.

Además es importante que lleves a cabo el vaciado de las glándulas anales, un problema común en los perros de edad avanzada. Si no te ves capacitado para hacerlo puedes llevarle al veterinario o al peluquero canino para ello.

Algunas de las enfermedades más comunes del perro anciano pueden ser:

  • Tumores
  • Sordera
  • Ceguera
  • Incontinencia
  • Quistes
  • Pérdida de dientes
  • Torsión gástrica
  • Displasia de cadera
  • Cáncer
  • Cirrosis
  • Artritis
  • Enfermedad renal
  • Cálculos
  • Enfermedades del corazón
  • Anemia
  • Hipotiroidismo
  • Hiperadrenocorticismo

Es importante acudir al veterinario con más regularidad de la habitual al tratarse de un perro de edad avanzada. También queremos recomendar llevar a cabo una analítica cada seis meses como mínimo para asegurarnos que todo funciona correctamente.

Las casas de acogida, una opción maravillosa

En diversos refugios o centros de acogida de animales llevan a cabo lo que llamamos casa de acogida, una opción diferente: Se trata de adoptar a un perro anciano de forma temporal ya que son el segmento de perros abandonados que menos llama la atención.

El centro en cuestión ofrece los servicios veterinarios de forma gratuita, todo para que el perro pueda tener un final digno en un hogar. Infórmate si cerca tuyo existe un centro donde te ofrezcan esta posibilidad y ¡conviértete en casa de acogida!

Si deseas leer más artículos parecidos a Guía completa de cuidados de un perro anciano, te recomendamos que entres en nuestra sección de Geriatría.