Gusano del corazón en gatos - Síntomas y tratamiento

Gusano del corazón en gatos - Síntomas y tratamiento

La enfermedad del gusano del corazón o dirofilariosis también puede afectar, aunque con menor frecuencia y gravedad, a los gatos. Se trata de una enfermedad parasitaria que puede llegar a producir síntomas respiratorios, pero también puede causar gastrointestinales o neurológicos. Aunque muchos gatos serán asintomáticos y superarán la enfermedad, la existencia de un solo parásito adulto en las inmediaciones del corazón de nuestro gato puede causarle la muerte, por lo que es una enfermedad que se debe prevenir siempre evitando la picadura del mosquito transmisor.

¿Quieres tener más conocimientos sobre las particularidades de la dirofilariosis felina? Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer más sobre el gusano del corazón en gatos, sus síntomas y tratamiento.

¿Qué es la dirofilariosis felina?

La dirofilariosis felina, o enfermedad del gusano del corazón en los gatos, es una enfermedad parasitaria de distribución mundial causada por el nematodo parásito Dirofilaria immitis y transmitida por un mosquito vector de la especie Culex spp. Es un parásito que se localiza en la arteria pulmonar o el corazón derecho.

En el ciclo de la enfermedad, el mosquito pica al perro con microfilarias, que son las formas inmaduras del parásito, estas se desarrollan hasta larvas infecciosas en el mosquito y este pica a otro perro o a un gato, transmitiéndoles la enfermedad. El clima ideal es aquel con mucha humedad y buenas temperaturas. En los perros estas larvas suelen madurar hasta el estado adulto, produciendo microfilarias y siendo fuente de infección para los mosquitos, completando el ciclo. Sin embargo, en los gatos las larvas suelen morir antes de su progresión al estado adulto, maduran lentamente y el sistema inmune del felino puede destruirlas. No obstante, aunque exista solo un gusano parásito adulto, puede acabar con la vida del felino.

Las migraciones de las larvas, aunque son poco frecuentes, ocurren más en gatos que en perros, encontrándose en cavidades corporales, arterias sistémicas, nódulos subcutáneos y el sistema nervioso central.

Fases de la dirofilariosis felina

La enfermedad se puede dividir en dos fases:

  • Primera fase: llegada de los gusanos adultos inmaduros a la arteria pulmonar entre 3 y 6 meses de la infección. Se estimulan los macrófagos de la zona que causan una respuesta inflamatoria vascular y parenquimatosa que consiste en una endoarteritis, fibrosis vascular e hipertrofia de las arterias pulmonares. Esta respuesta disminuye según los parásitos maduran. En ocasiones, esta fase se puede confundir con una bronquitis alérgica (asma). Puede causar muerte súbita o no presentar sintomatología, por la supresión de la respuesta inmune, no apareciendo signos y tolerando la infección hasta que los parásitos adultos comienzan a morir, iniciándose la segunda fase.
  • Segunda fase: la muerte y degeneración de los parásitos causa una inflamación del pulmón con tromboembolismo, provocando un síndrome de distrés respiratorio agudo. Esto puede ser causado con un solo parásito adulto.

Síntomas de la enfermedad del gusano del corazón en gatos

Muchos gatos toleran la parasitación sin ningún signo clínico, otros con signos transitorios y otros sí presentan sintomatología. En caso de que se presente, los síntomas más frecuentes son los respiratorios, también pueden aparecer gastrointestinales y neurológicos. Así, los síntomas de dirofilariosis en gatos son:

  • Disnea (dificultad respiratoria).
  • Taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria).
  • Tos intermitente.
  • Vómito persistente no relacionado con la comida.
  • Anorexia.
  • Pérdida de peso.
  • Letargia.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva derecha con derrame pleural y distensión yugular.
  • Síndrome hiperagudo por tromboembolismo pulmonar (fiebre, tos, disnea, taquicardia, ataxia, colapso, convulsiones, hemoptisis y muerte súbita).
  • Signos neurológicos por migración de las larvas al sistema nervioso central, dando lugar a convulsiones, ceguera aparente, marcha en círculos, ataxia, dilatación pupilar e hipersalivación.

Dirofilaria immitis alberga en su interior una bacteria del género Wolbachia, que puede tener relación con las reacciones inflamatorias pulmonares en la enfermedad.

Diagnóstico de la dirofilariosis felina

Las pruebas más útiles para el diagnóstico de la filariosis felina son la serología, las radiografías torácicas y la ecocardiografía. En el examen físico del gato se puede encontrar un murmullo sistólico en la auscultación cardiaca en el momento en que los parásitos ocupan la unión atrioventricular, interfiriendo la función de la válvula tricúspide, taquicardia, soplo cardíaco, ritmo de galope, crepitaciones pulmonares y sonidos pulmonares reducidos si hay presencia de derrame pleural. Por su parte, en la analítica sanguínea se puede observar una anemia no regenerativa leve, aumento de neutrófilos, monocitos y bajada de plaquetas. Con respecto a la serología, se usan dos test serológicos:

  • ELISA para detectar antígenos, tiene buena especificidad para la confirmación, detecta mejor a las hembras adultas del parásito y si hay mayor carga parasitaria. Mientras que es la ideal para el diagnóstico de la dirofilariosis canina, en el caso de los gatos no es así por su menor sensibilidad para descartar la enfermedad, debido a la mayor prevalencia de infestaciones por machos o bajo número de parásitos.
  • Test de detección de anticuerpos, permiten detectar que ha ocurrido parasitaciones en los gatos porque detecta la exposición a parásitos adultos, como a larvas sea cual sea su sexo. Los anticuerpos se detectan a partir de los 2 meses de la infección. Los anticuerpos indican la infección por larvas del parásito, pero no confirman que estén provocando actualmente la enfermedad.

En relación a la radiología, puede ser útil para evaluar la severidad de la enfermedad y para monitorizar su evolución. Los hallazgos radiográficos más frecuentes son:

  • Aumento sutil del tamaño de las arterias lobares principales, especialmente del lado derecho.
  • Las arterias pulmonares periféricas se ven dilatadas y tortuosas.
  • La arteria pulmonar caudal izquierda se ve aumentada 1,6 o más veces el ancho de la novena costilla.
  • Patrón pulmonar broncointersticial focal o multifocal.
  • Signos radiográficos de tromboembolismo pulmonar: áreas pulmonares mal definidas, redondeadas o en cuña y con opacidades que dificultan la visión de los vasos sanguíneos pulmonares asociados.

Más de la mitad de los gatos afectados presentan alguna alteración en la radiografía. Con la realización de una ecocardiografía,se han observado dirofilarias entre el 40 y el 70 % de los gatos infestados. Se observan los parásitos principalmente en la arteria pulmonar principal o lobular derecha, pero se debe observar toda la zona en busca de ellos.

Tratamiento de la enfermedad del gusano del corazón en los gatos

El tratamiento variará según si el gato presenta o no signos clínicos:

  • En gatos asintomáticos, aunque en el diagnóstico por la imagen o la serología se haya evidenciado que está parasitado, no se debería instaurar tratamiento antiparasitario, pues el gato puede que supere la infección por sí mismo. Estos gatos se deberían monitorizar cada ciertos meses con radiografías, test de antígenos y anticuerpos para ver si ha pasado el riesgo si el resultado es negativo. Alrededor del 80 % de los gatos asintomáticos se curan de forma espontánea.
  • Por el contrario, si los gatos muestran alteraciones pulmonares evidentes en la radiografía o si hay test de antígenos o anticuerpos positivos junto con signos clínicos, se les debe tratar con prednisolona a dosis de 2 mg/kg/12 horas al inicio, descendiendo de forma gradual hasta 0,5 mg/kg a días alternos durante 2 semanas. Posteriormente, la dosis se reduce hasta retirarla durante otras 2 semanas. Si los signos clínicos vuelven, se repetiría el tratamiento de forma periódica.

Si los gatos presentan el síndrome de distrés respiratorio agudo, se les debe aplicar un tratamiento para el shock que consiste en:

  • Corticoides intravenosos.
  • Fluidoterapia con electrolitos equilibrados.
  • Administración de oxígeno.
  • Broncodilatadores.

En los casos que se haya producido insuficiencia cardiaca con derrame pleural, se debe extraer el líquido mediante toracocentesis y usar diuréticos como la furosemida, junto con oxígeno y reposo.

El uso del tratamiento adulticida con ivermectina no es recomendable debido a que la muerte de los parásitos adultos puede producir fenómenos de anafilaxia y tromboembolismo pulmonar. Se deben utilizar cuando la prednisolona no es efectiva en la regresión de los signos clínicos. El uso del antibiótico doxiciclina durante el primer mes de infección, antes del tratamiento con el adulticida, puede matar la bacteria e incluso llegar a producir infertilidad en las hembras de dirofilaria.

La cirugía puede eliminar a los parásitos. Es importante que la extracción del parásito sea completa, ya que si se rompen se liberan antígenos parasitarios que pueden dar lugar a un colapso circulatorio, con reacción anafiláctica fuerte y muerte del felino.

Prevención de la dirofiliariosis felina

Se deben usar antiparasitarios preventivos especialmente en aquellos gatos que vivan en zona de riesgo de circulación de la enfermedad. En los gatos que no salen de casa también, ya que, aunque es menor, el riesgo sigue existiendo.

Esta prevención se debe iniciar un mes antes del comienzo de la temporada de riesgo, o dos meses antes de la finalización de dicho periodo en los gatos a partir de los dos meses de edad. Se pueden usar ivermectina por vía oral o selamectina por vía tópica mensualmente, o la combinación de fluralaner + moxidectina en pipeta cada tres meses.

Pronóstico

La dirofilariosis en gatos tiene pronóstico reservado. Aunque la mayoría de gatos toleran bien la infección y se curan espontáneamente, en otros puede ser muy devastadora e incluso mortal. Además cabe recordar que una sola dirofilaria adulta puede acabar con la vida de nuestro felino. Por todo esto, la prevención es la mejor forma de evitar la enfermedad.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Gusano del corazón en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Bibliografía
  • J. A. Montoya, Y. Falcón, J. Matos, E. Carretón. (2019). Dirofilariosis felina. Abordaje clínico: diagnostico, tratamiento y prevención. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/337113312_Dirofilariosis_felina_Abordaje_clinico_diagnostico_tratamiento_y_prevencion
  • Avepa. (2012). Actualización en diagnóstico y control de enfermedades infecciosas en el perro y gato. Disponible en: https://www.avepa.org/pdf/proceedings/MEDICINA_INTERNA_PROCEEDING2012.pdf
  • Palmero, V. Carballés. (2010). Enfermedades infecciosas felinas. Ed. Servet. Zaragoza, España.
  • Portal Veterinaria. (2018). Sintomatología, diagnóstico, tratamiento y control de la dirofilariosis cardiopulmonar. Disponible en: https://www.portalveterinaria.com/animales-de-compania/articulos/27733/sintomatologia-diagnostico-tratamiento-y-control-de-la-dirofilariosis-cardiopulmonar.html