Hernia perineal en perros - Diagnóstico y tratamiento

Hernia perineal en perros - Diagnóstico y tratamiento

La hernia perineal en perros no es una patología muy frecuente, pero debemos saber que existe y cómo se manifiesta porque es importante que, si nuestro perro la padece, actuemos con rapidez, ya que pueden producirse complicaciones tan graves como para poner en riesgo su vida.

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar en qué consiste este tipo de hernia, más habitual en machos enteros de edad avanzada. También veremos que la cirugía es la primera opción para el tratamiento.

¿Qué es una hernia perineal?

La hernia perineal en perros es una protrusión que aparece a lo largo del ano. Su presencia debilita la musculatura de la zona, lo que tiene efectos negativos sobre la capacidad de eliminar las heces que tendrá el perro. Además, el tamaño de la hernia aumentará cuando el perro realice esfuerzos para defecar.

Este tipo de hernias es típica de machos de edad avanzada, con más de 7 o 10 años, que no han sido esterilizados, por lo que se interpreta que la castración tendría un efecto protector. Esto es así porque en las hembras esta región es más fuerte, ya que está preparada para resistir el parto. Algunas razas como el bóxer, el collie o el pequinés parecen ser más propensas a padecerlas.

Son muy problemáticas y ya veremos que su resolución es compleja porque la reparación debe hacerse con cirugía y esta presenta un elevado porcentaje de complicaciones, entre las que destaca la recurrencia. Pueden ser uni o bilaterales. Los contenidos de la hernia son grasa, líquido seroso, recto, próstata, vejiga e intestino delgado.

Se desconoce qué la causa aunque se apuntan desequilibrios hormonales, esfuerzos tras un aumento de tamaño de la próstata o alguna enfermedad rectal. Prácticamente cualquier patología capaz de suponer un esfuerzo para la zona pélvica podría terminar en hernia.

Imagen: http://www.chaseviewvets.co.uk/our-services/small-animals/

Síntomas de hernia perineal en perros

Podremos observar externamente la hernia perineal como un bulto en la región anal en uno o en los dos lados. Además, puede afectar a la correcta circulación de la orina. Si esta se ve interrumpida estaremos ante una urgencia veterinaria que requerirá asistencia inmediata y habría que estabilizar al perro antes de pensar en corregir la hernia.

Según el contenido atrapado en la hernia tendremos diferente sintomatología como estreñimiento, esfuerzos al defecar, incontinencia urinaria, dolor abdominal o una posición anormal de la cola. La presencia de órganos atrapados en una hernia puede resultar mortal.

Diagnóstico de la hernia perineal en perros

Además de por la , el veterinario puede diagnosticar la hernia mediante un examen rectal, para el que puede ser necesario sedar al animal. Ante la sospecha de una hernia de este tipo es habitual que el veterinario indique la realización de análisis de sangre y de orina para obtener información sobre el estado general del perro. También se recomiendan ecografías o radiografías que permiten saber más sobre las características de la hernia

Tratamiento de la hernia perineal en perros

Este tipo de hernia va a requerir tratamiento veterinario y este pasa por la cirugía. La operación de la hernia perineal en perros es compleja y suele ser necesario reconstruir la zona, que estará debilitada. Para esta reconstrucción se echa mano de injertos procedentes de diferentes músculos, aunque, dentro de las complicaciones, podrían producirse reacciones inflamatorias. También se pueden utilizar mallas sintéticas o combinar ambas técnicas. En algunos casos, además de la reducción de la hernia se recomienda la castración.

Durante el posoperatorio de estas intervenciones debemos vigilar que el perro consiga orinar y defecar correctamente. Si hace esfuerzos podría afectar al resultado de la intervención. Se administra analgesia, antibióticos y se recomienda limpieza diaria de la incisión. En cuanto a la alimentación, también juega un papel importante y es fundamental que contenga fibra. Hay que evitar que el perro se toque la incisión, para lo que podemos recurrir al uso de un collar isabelino. También debemos controlar que no se exceda en la actividad física mientras dura el posoperatorio. Aun así, puede haber recurrencia, es decir, es posible que la hernia se produzca de nuevo a pesar de la intervención. Los veterinarios trabajan para mejorar las técnicas quirúrgicas aplicadas en estos casos y así evitar que se den estas recidivas.

Pero, dado que esta hernia afecta en su mayoría a perros de edad avanzada, es posible que los riesgos de una intervención quirúrgica no sean asumibles. En estos casos se optaría por medidas conservadoras que, debemos tener claro, no van a resolver el problema. Estos animales se tratarían con enemas, ablandadores de heces, sueroterapia, analgesia y dieta adecuada.

Hernia perineal en perros: tratamiento casero

No existe ningún tratamiento casero para este tipo de hernias. De hecho, en numerosos casos se va a necesitar una intervención veterinaria urgente porque algún órgano se encuentra en riesgo, lo que resulta potencialmente mortal. Lo que sí podemos hacer en casa es seguir las recomendaciones del veterinario para el posoperatorio o el tratamiento, en el caso de que no sea posible operar.

Así, nos centraremos en el control de las deposiciones, ya que es imprescindible que el perro no realice ningún esfuerzo a la hora de defecar. Para ello, siempre tras consensuarlo con el veterinario, nos ocuparemos de ofrecerle a nuestro perro una dieta rica en fibra y una buena hidratación para asegurarnos de que produce unas heces fáciles de expulsar.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hernia perineal en perros - Diagnóstico y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Bongartz A, Carofiglio F, Balligand M, Heimann M, Hamaide A. Uso de injertos autógenos de fascia lata para la reparación de hernias perineales en el perro. Vet Surg 2005, 34: 405-13.
  • Pratummintra K, Chuthatep S, Banlunara W, Kalpravidh M. Perineal Hernia Repair Using an Autologus Tunica Vaginalis Communis in Nine Intact Male Dogs. J Vet Med Sci. 2012 Nov 6.
  • Shaughnessy M, Monnet E. Transposición del músculo obturador interno como tratamiento de la hernia perineal en perros: 34 casos (1998-2012). J Am Vet Med Assoc 2015, 246: 321-326.