Herpesvirus felino - Síntomas y tratamiento

Herpesvirus felino - Síntomas y tratamiento

En ExpertoAnimal sabemos que lo más importante para ti es la salud y el bienestar de tus mascotas, pues entiendes la responsabilidad que implica adoptar un compañero peludo y los cuidados y cariños que debes brindarle para que crezca siendo un animal feliz y sano. Es por eso que queremos proporcionarte la información más detallada sobre todo lo que puede ocurrirle a tu peludo, por lo que esta vez hablaremos del herpesvirus felino, sus síntomas y tratamiento, una enfermedad muy común en los gatos.

Es importante acudir a tu médico veterinario ante cualquier síntoma o comportamiento inusual para qué te indique qué hacer, podría salvarle la vida a tu gato.

¿Qué es el herpesvirus felino?

El herpesvirus felino (FHV-1) es un virus responsable de la mayor parte de los casos de gripe felina. Pertenece a la misma familia del calicivirus felino, y al igual que este se caracteriza por la existencia de distintas cepas que mutan, haciendo que la enfermedad se presente en distintos grados de intensidad.

El FHV-1 provoca el desarrollo de una enfermedad respiratoria llamada rinotraqueítis felina, aunque también trae consigo la aparición de diversas dolencias oculares que pueden llegar a generar secuelas de por vida.

Ante cualquiera de los síntomas que mencionaremos más adelante, se recomienda la visita inmediata al veterinario y el cumplimiento de sus instrucciones, pues un descuido en el tratamiento o llevar a la mascota demasiado tarde para ser diagnosticada puede propiciar el desarrollo de bacterias en los ojos, trayendo complicaciones en la recuperación u ocasionando la pérdida total de la visión, e incluso del ojo.

Contagio del herpesvirus felino

El herpesvirus felino se trasmite por vía directa a través del estornudo, las lágrimas y la mucosa de un gato infectado, no solo al estar cerca del gato sano sino también por medio de comederos, lechos sanitarios y juguetes que compartan los animales enfermos con los sanos.

Aunque no se transmite a humanos, si una persona manipula a un gato enfermo y luego no toma las medidas higiénicas necesarias (que incluyen desinfectarse y cambiarse de ropa), es posible que lo propague a otros felinos a través de la tela.

La infección puede ser contraría de permanecer sin manifestarse durante meses o años, apareciendo los síntomas cuando el animal atraviesa momentos de estrés, que como sabemos son muy comunes en los gatos cuando se presentan cambios en su rutina. Sin embargo, esto ocurre solo con el 15% de las infecciones.

¿Qué animales son más propensos a contraerlo?

Aunque existe una vacuna, esta no impide por completo que el animal pueda contraer el virus, debido precisamente a la mutabilidad del mismo. No obstante, reduce esta posibilidad.

La situación de algunos animales los hace más propensos a contagiarse de herpesvirus felino, como aquellos que se encuentran en la calle, los gatos domésticos que llevan una vida en el exterior y animales con tendencia a desarrollar enfermedades oculares. Asimismo, las crías pueden contagiarse si la madre es portadora.

Síntomas del herpesvirus felino

Estar atento y acudir al veterinario si de presentan los siguientes síntomas:

  • Estornudos
  • Problemas para respirar
  • Secreciones en uno o ambos ojos
  • Fiebre y malestar general
  • Anorexia
  • Lagrimeo

En gatos recién nacidos, se puede presentar oftalmia neonatal, es decir, imposibilidad para abrir los ojos. La enfermedad puede agravarse con el desarrollo de queratitis (úlceras), sinequias (la unión del iris a otras partes del ojo) y secuestro corneales (aparición de una capa negra sobre la córnea).

Diagnóstico

Usualmente, los síntomas son suficientes para confirmar que se está frente a un caso de rinotraqueítis felina. Se realizan además pruebas de laboratorio con la sangre, la saliva y las lágrimas del animal para estar cien por ciento seguros.

Tratamiento del herpesvirus felino

Al tratarse de una enfermedad vírica, en agente infeccioso se aloja en las células del huésped (en este caso, el felino), por lo que los tratamientos deben estar enfocados en eliminar el virus sin afectar las células del animal.

En el caso del herpesvirus felino, el éxito del tratamiento reside en reforzar el sistema inmunológico del animal para que el cuerpo pueda descartar el virus. Se recetan antivirales, antibióticos y antiinflamatorios. Con esto no solo se alivian las molestias del felino, sino que se combate el virus y se previenen posibles infecciones secundarias que podrían agravar su estado de salud. Son igual de importantes los medicamentos que permitan mantener a raya el moco, la obstrucción de la nariz y el bien funcionamiento de los pulmones.

La hidratación es crucial, ya sea en el hogar o en la clínica veterinaria, dependiendo del estado del paciente. Asimismo, será necesario asistir al gato en su limpieza, utilizando un paño suave para retirar con delicadeza las secreciones de la nariz, ojos y boca.

La dieta no debe ser descuidada. Si tentar a tu mascota con su alimento favorito no funciona, deberás recurrir a la alimentación asistida utilizando una jeringa y comida líquida.

De haber otros gatos en la casa, el animal infectado debe permanecer aislado de ellos para evitar que se contagien. De igual manera, desinfectar los espacios y utensilios con los que tenga contacto, aplicando limpiadores efectivos que no le causen daño al animal.

La persona encargada de cuidar al animal enfermo deberá cambiarse de ropa y lavar muy bien manos y rostro antes de entrar en contacto con los otros gatos sanos del entorno.

Secuelas

En algunos animales, la infección con herpesvirus felino puede traer secuelas a largo plazo. Con respecto a las enfermedades oculares, es posible que aparezcan cicatrices en la córnea o provocar la opacidad de la misma; inclusive, la visión puede verse afectada por un constante lagrimeo. También pueden aparecer las otras enfermedades que señalamos como complicaciones cuando hablamos de los síntomas.

Además, estos animales suelen quedar como portadores por el resto de sus vidas: ya sea que recaigan o no en la enfermedad, serán agentes de contagio para los otros felinos a su alrededor.

Prevención del herpesvirus felino

Lo más importante seguir el calendario de vacunación del gato desde cachorro y repetir los refuerzos de la dosis cada año, con esto se reducen las posibilidades de contraer la enfermedad y, llegado el caso, atenúan la gravedad de la misma.

Tomar las medidas de higiene necesarias cuando se tenga una animal enfermo en casa, en un refugio o en una residencia, para evitar que el brote se contagie al resto de los gatos y se transforme en una epidemia.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Herpesvirus felino - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades víricas.