Hipertiroidismo en gatos - Síntomas y tratamientos

Hipertiroidismo en gatos - Síntomas y tratamientos

El hipertiroidismo felino es una de esas enfermedades que, en la mayoría de los casos, logra pasar desapercibida, manifestándose únicamente cuando la salud del gato se encuentra gravemente comprometida.

Se trata de una patología muy frecuente, sobre todo en gatos que han superado los 7 años de edad. En sí no resulta mortal, pero conlleva complicaciones que ponen en riesgo la vida del felino, al atacar varios de sus órganos vitales. Es por eso que ExpertoAnimal te presenta este artículo sobre hipertiroidismo felino, síntomas y tratamiento. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el hipertiroidismo felino?

Se trata de una enfermedad de la cual se tiene documentación solo a partir de 1970. Es común en gatos de edad avanzada, sobre todo en aquellos que superan los 10 años, siendo más frecuente en la raza siamesa.

Consiste en una alteración del organismo debido a la sobreproducción de las hormonas tiroideas (T3 y T4). Detectada a tiempo, existen altas probabilidades de control y mejoría, pero de lo contrario, las complicaciones que acompañan esta secreción excesiva de la hormona resultan mortales para el gato.

Causas del hipertiroidismo felino

La causa principal del hipertiroidismo es el aumento en la producción de la hormona tiroidea, tanto la T3 como la T4. Este aumento se debe, en la mayoría de los casos, a un trastorno producto de una enfermedad relacionada con los lóbulos tiroideos.

La causa se debe a que, al crecer el tamaño de los lóbulos, producto de la enfermedad, la hormona comienza a secretar mayores cantidades, afectando al equilibrio de todo el organismo.

Aproximadamente en el 10% de los felinos afectados la enfermedad es ocasionada por la presencia de un carcinoma (masa cancerígena), en cuyo caso el pronóstico de mejoría se reduce.

Síntomas del hipertiroidismo en gatos

Uno de los problemas del hipertiroidismo es que, en la mayoría de los casos, no hay signos claros de enfermedad, estos comienzan a presentarse cuando la patología ya ha avanzado. Esto hace que sea necesario permanecer atento a cualquier anormalidad en el comportamiento y los hábitos de tu felino, para detectar a tiempo esta o cualquier otra dolencia.

Usualmente, el dueño del gato se da cuenta de que algo está mal cuando nota que su compañero come la misma o mayores cantidades de alimento, pero muestra una evidente pérdida de peso.

Esto viene acompañado de otros signos alarmantes, como lo son:

  • Diarrea crónica
  • Depresión
  • Hiperactividad
  • Comportamiento nervioso o arisco
  • Vómitos frecuentes
  • Incapacidad para saltar
  • Pérdida de fuerza
  • Manto descuidado y con nudos
  • Arritmia
  • Disnea
  • Desorientación
  • Agresividad
  • Vocalizaciones nocturnas inusuales

Estos síntomas no aparecen de golpe ni se presentan todos juntos, más bien se van mostrando de manera progresiva, por lo que si se está descuidado es posible que se pasen por alto.

Al aumentar la secreción de la tiroides, la función renal se ve directamente afectada, por lo que un fallo renal es el mayor peligro que se corre, poniendo en riesgo la vida del gato.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

En principio, la transformación de tamaño que sufren los lóbulos tiroideos suele ser perceptible con tan solo palpar el cuello del gato. Esto, por supuesto, no bastará para dar un diagnóstico definitivo del hipertiroidismo, ni la ausencia de este signo significará que el felino no sufre la enfermedad.

Para estar seguros, son necesarias diversas pruebas médicas. La más importante de todas es un análisis de sangre completo, en la cual se podrán apreciar no solo el estado de los glóbulos blancos y la salud del felino en general, sino también los niveles de las enzimas hepáticas (indispensable para detectar un problema renal).

Adicional a esto, es recomendable un electrocardiograma para evaluar la posibilidad de algún problema cardíaco, como arritmia y taquicardia.

Tratamiento del hipertiroidismo en gatos

Cuando el resultado de los estudios arroja un positivo para hipertiroidismo felino, existen 3 tipos de tratamientos recomendados. La elección de cada uno depende no solo de tu país de residencia, pues uno de ellos no está disponible en todo el mundo, sino también de la edad, peso y estado de salud del gato, así como la posibilidad de que existan complicaciones hepáticas o cardíacas:

  1. La primera opción es administrar fármacos antiroideos, tratamiento que debe aplicarse de por vida. La opción no es curativa, pues no elimina el origen del problema, sino que mantiene estables los niveles de la hormona tiroidea. Es posible que se presenten efectos secundarios, por lo que se recomiendan revisiones veterinarias cada 3 meses para revisar la dosis y ajustarla en el caso de ser necesario.
  2. La segunda opción es una tiroidectomía, que no es más que la extirpación de la tiroides. Esta medida suele erradicar gran parte del problema, aunque existe un riesgo de mortalidad bastante alto. Usualmente se aplica una terapia con principios activos y luego se recurre a la cirugía, pues de esa forma se reduce la letalidad del tratamiento. No se debe optar por esta solución si el gato sufre de enfermedad hepática o diabetes.
  3. La última posibilidad es la aplicación de un tratamiento utilizando yodo radiactivo, lo cual se considera la mejor opción. Sin embargo, no se encuentra disponible en todos los países, al no contar con centros de medicina nuclear para mascotas.

Con el yodo radiactivo se elimina el tejido que ha crecido de manera anormal, dejando intacta la glándula tiroidea, y reduciendo los niveles de secreción de la hormona. El tratamiento se administra por vía subcutánea y no representa ningún riesgo; además, menos del 10% de los pacientes requieren de una segunda dosis, por lo que es altamente efectivo.

Existen pros y contras de aplicar cada uno de estos tratamientos, consultando con tu veterinario podrán hallar la opción más adecuada para el felino.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hipertiroidismo en gatos - Síntomas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.