Ictericia en gatos - Causas y síntomas

Ictericia en gatos - Causas y síntomas

La ictericia se define como la pigmentación amarillenta de la piel, orina, suero y órganos por acumulación del pigmento llamado bilirrubina a nivel de la sangre o los tejidos. Se trata de un síntoma, con lo que es común en múltiples enfermedades, por lo que si nuestro gato muestra una coloración anormal en algún punto de su cuerpo, nuestro veterinario tendrá que realizar varias pruebas para establecer un diagnóstico diferencial.

Si tu gato padece esta alteración y deseas conocer un poco más acerca de su origen, en el siguiente artículo de ExpertoAnimal te detallamoslas causas de la ictericia en gatos más comunes.

¿Qué es la bilirrubina?

La bilirrubina es un producto que se forma tras degradarse los eirotrocitos (glóbulos rojos), cuando llegan al final de su vida (que dura unos 100 días). En el bazo y la médula ósea, esos glóbulos rojos son destruidos, y a partir del pigmento que les daba su color, la hemoglobina, se forma otro de color amarillo, la bilirrubina.

Es un proceso complejo en el que la hemoglobina pasa primero a ser transformada en biliverdina, que a su vez se transforma en bilurribuna soluble en grasa, y se libera a la circulación, por la que viaja unida a una proteína hasta llegar al hígado.

En el hígado, la gran depuradora del organismo, se transforma en bilirrubina conjugada y se almacena en la vesícula biliar. Cada vez que la vesícula se vacía hacia el intestino delgado, una porción de bilirrubina sale con el resto de componentes de la bilis y, tras la acción de ciertas bacterias, se transforma por fin en los pigmentos normales que vemos a diario, aunque no lo sepamos: la estercobilina (da color a las heces) y el urobilinogeno (da color a la orina).

¿Por qué aparece la ictericia en gatos?

En este punto ya podemos darnos cuenta de que el hígado es la clave. La ictericia aparece cuando el organismo es incapaz de excretar de forma correcta la bilirrubina y demás componentes biliares, aunque el lugar donde se produce el fallo, es complicado de hallar en primera instancia.

Para simplificar este tema tan complejo,podríamos hablar de:

  • Ictericia hepática (cuando la causa está en el hígado).
  • Ictericia posthepática (el hígado hace su trabajo, pero en el almacenaje y transporte hay un fallo).
  • Ictericia no hepática (cuando el problema no tiene nada que ver con el hígado, ni con el almacenaje y excrección del pigmento)

Síntomas de la ictericia en gatos

Tal y como indicamos al inicio del artículo, la ictericia en sí ya es un síntoma que indica que el felino sufre algún problema de salud. Así mismo, la señal más evidente de este trastorno es el color amarillento de la piel, siendo más evidente en la boca, orejas y, en general, las zonas con menos pelaje del felino.

Imagen: patologiaveterinaria12.blogspot.com.es

Ictericia hepática

En la ictericia hepática observamos que algo falla a nivel del hígado, puesto que no puede cumplir su misión y no es capaz de dar salida a la bilirrubina que le llega. En condiciones normales, las células hepáticas (hepatocitos) excretan este pigmento hacia los canalículos biliares que recorren el entramado celular, y de ahí pasará a la vesícula biliar. Pero cuando las células están afectadas por alguna patología, o hay una inflamación tal que no es posible pasar la bilirrubina al entramado de canales biliares, se produce una colestasis intrahepática.

¿Qué causas pueden producir la ictericia hepática en gatos?

Cualquier patología que afecte directamente al hígado puede producir esta acumulación de bilirrubina. En gatos tenemos las siguientes:

  • Lipidosis hepática: el hígado graso felino, puede aparecer como consecuencia de ayuno prolongado en felinos con mucha grasa, que se moviliza sin orden hacia el hígado en un intento por conseguir nutrientes y al final lo invade, así como por muchos otros motivos. Pero a veces nunca se llega a saber a qué se debe su aparición, y debemos denominarla lipidosis hepática idiopática.
  • Neoplasia: sobre todo en pacientes mayores, las neoplasias primarias son una causa frecuente de fallo hepático. Se llaman primarias porque se originan en el hígado, sin factores externos, a diferencia de las secundarias.
  • Hepatitis felina: los hepatocitos pueden ser destruidos por sustancias que el gato ingiera accidentalmente, y que pueden dar lugar a una hepatitis.
  • Cirrosis biliar: la fribrosis de los canalículos biliares provoca una incapacidad para cumplir su misión y evacuar la bilirrubina hacia la vesícula biliar.
  • Alteraciones a nivel vascular de nacimiento.

A veces tenemos alteraciones que pueden causar fallo hepático secundario, es decir, producido por patologías que, como efecto colateral, dan lugar a problemas en el hígado. Nos podemos encontrar hígados afectados por neoplasias secundarias a la leucemia felina y también alteraciones o daños hepáticos a causa de una infección de peritonitis infecciosa felina, una toxoplasmosis, o a causa de una diabetes mellitus. Como consecuencia de cualquiera de estos problemas, veremos una clara ictericia en el gato.

Ictericia posthepática

La causa de la acumulación de bilirrubina está fuera del hígado, cuando el pigmento ya ha pasado por los hepatocitos para su procesamiento. Por ejemplo, una obstrucción mecánica del conducto biliar extrahepático, el que drena la bilis hacia el dudodeno. Esta obstrucción la pueden provocar:

  • Una pancreatitis, inflamación del páncreas.
  • Una neoplasia en duodeno o en el páncreas, que comprime la zona por proximidad e imposibilita la excrección del contenido de la vesícula biliar.
  • Una rotura tras un traumatismo del conducto biliar, con lo que no se puede evacuar la bilis hacia el intestino (atropello, golpe, caída de una ventana...).

En los casos de una interrupción total del flujo de bilis (rotura del conducto biliar) se puede ver el color amarillento en mucosas o piel y, sin embargo, notar las heces sin coloración, ya que el pigmento que les da color, no llega al intestino (la estercobilina).

Ictericia no hepática

Este tipo de ictericia en gatos sucede cuando el problema es un exceso de producción de bilirrubina, de manera que el hígado no es capaz de dar salida a la cantidad extra de pigmento, a pesar de que nada esté dañado en él, ni en el transporte hacia el duodeno. Ocurre, por ejemplo, en las hemólisis (rotura de glóbulos rojos), que pueden deberse a factores como:

  • Tóxicos: por ejemplo el paracetamol, la naftalina o la cebolla son sustancias que producen rotura de glóbulos rojos sanos, originando una anemia y una sobrecarga para el sistema encargado de destruir los restos de esos glóbulos.
  • Infecciones víricas o bacterianas, como la hemobartonelosis. En la superficie de los glóbulos rojos se depositarán antígenos, y el sistema inmune los verá como una diana a la que dirigirse y destruir. Otras veces no hace falta ayuda externa, y el propio sistema inmune tiene un fallo y comienza a destruir sus propios eritrocitos sin motivo.
  • Hipertiroidismo: no se conoce bien el mecanismo por el que se produce ictericia en gatos con hipertiroidismo, pero puede ser un incremento de la degradación de glóbulos rojos.

¿Cómo saber cuál es la causa de la ictericia en mi gato?

Las pruebas laboratoriales y de diagnóstico por imagen serán fundamentales, junto con una detallada historia clínica que nuestro veterinario elaborará a partir de la información que le facilitemos. Aunque nos pueda parecer irrelevante, se debe comunicar cada detalle, por ejemplo, ¿juega a menudo nuestro gato con gomas del pelo?

La realización de hemograma y bioquímica, así como determinar el hematocrito y las proteínas totales, son el inicio de una batería de pruebas complementarias.

En gatos con ictericia, lo más fácil es encontrar las enzimas hepáticas elevadas, pero no nos indica si la causa es una enfermedad hepatobiliar primaria o secundaria. A veces, un incremento excesivo de una de ellas con respecto al resto nos puede orientar, pero siempre se debe realizar un estudio ecográfico y radiológico (se pueden detectar masas, obstrucciones del duodeno, infiltración de grasa...). Incluso antes de esto, la historia clínica y la exploración básica puede permitir al veterinario encontrar nódulos en tiroides, líquido en abdomen (ascitis), y enterarse de una posible exposición a fármacos hepatotóxicos.

La ictericia, por tanto, debemos entenderla como un síntoma que comparten cientos de alteraciones de todo tipo, por lo que averiguar su origen sin una completa anamnesis, exploración y realización de pruebas laboratoriales y de diagnóstico por imagen en muchos casos (e incluso biopsias en otros), es imposible.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ictericia en gatos - Causas y síntomas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.