Compartir
Compartir en:

La chinchilla y sus cuidados

La chinchilla y sus cuidados

Si has decidido adoptar a una chinchilla como mascota será fundamental que te informes adecuadamente acerca de todas sus necesidades para poder disfrutar de ella mucho tiempo.

Unos buenos cuidados repercutirán directamente en su estado de salud y en una chinchilla feliz que te recompensará con mucho cariño y amor.

Descubre en este artículo de ExpertoAnimal la chinchilla y sus cuidados. ¡No dudes en comentar o compartir una foto de tu chinchilla para que otros usuarios la conozcan!

También te puede interesar: La chinchilla como mascota

La jaula de la chinchilla

Antes de adoptar una chinchilla será fundamental preparar la jaula en la que va a vivir. Debemos saber que estos animales necesitan espacio por ese motivo te recomendamos buscar una jaula suficientemente amplia y alta (100 x 70 x 100 cm, por ejemplo).

En la jaula nunca puede faltar:

  • lugares donde esconderse
  • cuerdas o ramas para trepar
  • rueda grande
  • sustrato de papel inoquo
  • comedero inoxidable
  • arenero para el baño
  • bebedero tipo biberón

Ubicaremos la jaula en un lugar fresco de la casa sin corrientes de aires, lejos de puntos de calor puesto que la chinchilla tolera bien el frío pero no la calidez.

La llegada de la chinchilla a casa

Los primeros días el animal va a sentirse asustado e incluso estresado. Por ese motivo es fundamental evitar tocarla e incluso dejarla reposar en un lugar sombrío para que se relaje y poco a poco se adapte a su nueva residencia. Si tienes otras mascotas en casa evita que se acerquen a la chinchilla los primeros días, pues pueden causarle miedo y una situación angustiosa.

Sus hábitos son nocturnos y esa es la razón por la que preferiblemente deberemos relacionarnos con ella al atardecer, por la noche o al amanecer. En ese momento estará más activa y receptiva a jugar y comunicarse.

Después de dos o tres días de la llegada a casa de la chinchilla ya podremos empezar a darle alguna golosina o fruta de su agrado para que empiece a conocernos y a coger confianza.

Baños de arena de la chinchilla

El pelaje de la chinchilla es realmente peculiar: a diferencia de otros roedores, la chinchilla tiene millones de pelos en cada folículo. Eso le permite, en caso de ser cazado, hacer que su predador se llene la boca de pelos y ella pueda escapar.

Las chinchillas necesitan cuidar su pelaje para que este se mantenga resplandeciente y bien cuidado, para ello se dan baños de arena.

Deberás situar en la jaula de tu chinchilla un arenero con un sustrato muy fino específico para chinchillas (lo encontrarás en cualquier comercio para mascotas) y pronto verás cómo tu mascota empieza a revocarse y a disfrutar de la tierra.

Cuando acabe el baño deberás asegurarte que no han quedado restos de arena en sus ojos.

Ejercicio

Las chinchillas son muy activas, les encanta saltar, trepar y corretear. Se trata de animales muy nerviosos y por ese motivo será fundamental ayudarles a quemar esa energía que tienen.

Para que nuestra chinchilla se ejercite debemos añadir a su jaula (o fuera de ella) una rueda de tamaño grande, similar a las que utilizan los hámster. Eso sí, evita utilizar las de barras puesto que podría engancharse una patita. También podemos incorporar a su jaula cuerdas y estanterías para que trepe y salte cuando lo necesite.

Finalmente te aconsejamos que crees una zona exterior vallada para su seguridad, un lugar de recreo en el que la chinchilla pueda moverse libremente y explorar sitios nuevos.

Alimentación

La alimentación de la chinchilla la basaremos en pienso ya preparado específico para chinchillas ya que se trata de el alimento más completo que podemos ofrecerle. Busca las marcas de mejor calidad.

También puedes incluir en su dieta y en pequeñas cantidades:

  • heno
  • zanahoria
  • pimiento verde
  • col
  • brócoli
  • avena natural en grano
  • diente de león
  • pequeños insectos
  • espinacas
  • tomates
  • manzana
  • pera
  • plátano
  • sandía

Y de forma muy ocasional (2 veces por semana) puedes delaitarla con golosinas:

  • semillas de girasol
  • pasas
  • avellanas
  • almendras
  • nueces

Salud de la chinchilla

Aunque la chinchilla es un animal relativamente sano debemos conocer cuáles son las enfermedades principales que pueden afectarle:

  • Golpe de calor: Evítalo situando la jaula de tu chinchilla en un lugar fresco pero sin corrientes de aire.
  • Arena en los ojos: Revisa a tu chinchilla después de cada baño para evitarlo.
  • Parásitos: Generalmente es consecuencia de una falta de higiene.
  • Problemas estomacales: Aparecerán si le damos en exceso fruta que contenga mucha agua o una dieta inadecuada.

Ante cualquier problema de salud grave relacionado con tu chinchilla no lo dudes: acude al veterinario. Internet está repleto de consejos e información sobre enfermedades, pero lo cierto es que solo el veterinario puede emitir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Si deseas leer más artículos parecidos a La chinchilla y sus cuidados, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (1)

Escribir comentario sobre La chinchilla y sus cuidados

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Yury
A que edad recomienda separar a las Chinchillas bb's de su mamá?
Mercè Garcia (Editor de ExpertoAnimal)
Hola Yury, debes separarles cuando se alimenten y beban por sí mismos, alrededor de las 3 o 4 semanas de vida.

La chinchilla y sus cuidados
1 de 7
La chinchilla y sus cuidados