La toxoplasmosis en perros - Síntomas y contagio

La toxoplasmosis en perros - Síntomas y contagio

Cuando hemos acogido a un perro en nuestro hogar no tardamos apenas nada en descubrir que el vínculo que se forma entre una mascota y su propietario es muy fuerte y especial y pronto comprendemos que nuestro can ha pasado de ser una mascota a convertirse en un miembro más de nuestra familia.

Entonces el cuidado de nuestra mascota adquiere una gran importancia en nuestro día a día y debemos estar atentos ante cualquier síntoma o comportamiento que indique una patología, para así poderle ofrecer un tratamiento en la mayor brevedad posible.

En este artículo te mostramos todo sobre la toxoplasmosis en perros, cuáles son los síntomas mediante los cuales podemos identificar esta enfermedad y cómo debemos actuar para evitar el contagio.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad de naturaleza infecciosa causada por un parásito protozoario llamado Toxoplasma Gondii.

No se trata de una enfermedad exclusiva de los canes, ya que afecta a gran diversidad de animales de sangre caliente, y también a los seres humanos.

Cuando se padece un contagio mediante el ciclo extraintestinal (que es el que afecta a todos los animales), el toxoplasma pasa del tracto intestinal al torrente sanguíneo, desde donde alcanza órganos y tejidos a los que afecta y que en consecuencia sufren una reacción inflamatoria e inmunológica.

Contagio de la toxoplasmosis en perros

La toxoplasmosis en perros es una enfermedad que nuestro can adquiere a través del ciclo extraintestinal y para comprender este mecanismo de acción debemos diferenciar los dos ciclos de reproducción de este parásito:

  • Ciclo intestinal: Se produce únicamente en los gatos. El parásito se reproduce en el tracto intestinal del gato, eliminando los huevos inmaduros a través de las heces, estos huevos maduran en el medio ambiente cuando han pasado entre 1 y 5 días.
  • Ciclo extraintestinal: El contagio a través de este ciclo se produce por la ingestión de los huevos maduros, que pasan del intestino a la sangre y son capaces de infectar órganos y tejidos.

Un perro se puede contagiar de toxoplasmosis a través del contacto con una superficie infectada, a través de la ingestión de las heces del gato o bien por la ingestión de carne cruda contaminada con los huevos del parásito.

Los perros jóvenes o inmunodeprimidos son un grupo de riesgo en el contagio de la toxoplasmosis.

Síntomas de la toxoplasmosis en perros

La toxoplasmosis de carácter agudo se manifiesta mediante gran diversidad de síntomas, aunque nuestra mascota no tiene por qué padecerlos todos.

Si observamos en nuestro perro alguno de los siguientes síntomas debemos acudir de manera urgente al veterinario:

  • Debilidad muscular
  • Falta de coordinación en los movimientos
  • Letargo
  • Depresión
  • Convulsiones
  • Temblores
  • Parálisis completa o parcial
  • Problemas respiratorios
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Ictericia (coloración amarilla de las mucosas)
  • Vómitos y diarrea
  • Dolor abdominal
  • Inflamación del globo ocular

Tratamiento de la toxoplasmosis canina

En primer lugar el veterinario deberá verificar el diagnóstico de la toxoplasmosis canina, por lo que generalmente realizará una analítica sanguínea para medir distintos parámetros, como la serología y los anticuerpos, el conteo de células de defensa y algunos marcadores hepáticos.

Si el diagnóstico se confirma el tratamiento variará dependiendo de cada caso en concreto y del estado de salud de base del animal.

Se emplearán fluidos intravenosos en caso de deshidratación severa y se pueden también prescribir antibióticos destinados a controlar la infección en las áreas afectadas, el tratamiento debe también contemplar como objetivo principal restaurar el sistema inmune del perro, sobre todo cuando éste ya se encontraba debilitado antes de la infección por toxoplasma.

En algunos casos graves nuestra mascota puede requerir de un periodo de hospitalización.

Cómo prevenir el contagio de la toxoplasmosis

Para evitar el contagio de la toxoplasmosis en perros simplemente debemos ser cuidadosos y tener en cuenta las siguientes pautas higiénicas:

  • Debemos evitar que nuestro perro ingiera carne cruda así como alimentos en mal estado
  • Debemos controlar todas aquellas zonas en las que nuestro perro pueda entrar en contacto con las heces de un gato
  • Si también hemos acogido a un gato en nuestro hogar, debemos extremar la precaución, limpiar periódicamente el arenero y evitar que nuestro perro pueda entrar en contacto con él

Respecto al contagio en humanos, debemos aclarar que no es posible el contagio de la toxoplasmosis de un perro a un humano.

El 40-60 % de los humanos ha padecido toxoplasmosis, pero si el sistema inmune funciona adecuadamente, no se llegan a manifestar los síntomas, siendo únicamente una enfermedad peligrosa durante el inicio del embarazo en aquellas mujeres que no poseen anticuerpos.

El contagio humano se produce por la ingestión de alimentos contaminados y en el caso de los niños, por el posible contacto con las heces infectadas de un gato.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a La toxoplasmosis en perros - Síntomas y contagio, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.