Las razas de gatos más tranquilos

Las razas de gatos más tranquilos

Los gatos son animales curiosos por naturaleza, disfrutan explorando su entorno, escalando hasta lugares altos desde donde puedan observar los alrededores y jugando a cazar todo aquello que se mueva rápidamente. No obstante, hoy en día existen muchas razas de gato y los ejemplares de cada una de ellas han sido criados y seleccionados generación tras generación para contar con ciertos rasgos distintivos, no solo en cuanto a su aspecto físico sino también en lo relativo a su carácter. Por este motivo, algunas razas son más tranquilas que otras, convirtiéndose así en la compañía perfecta para aquellos tutores que buscan adoptar un gato con quien compartir sus momentos de descanso.

Si este es tu caso y te gustaría saber cuáles son algunas de las razas de gatos más tranquilos, en este artículo de ExpertoAnimal te las presentamos una por una.

1. Americano de pelo corto

El americano de pelo corto es un gato de talla media muy versátil, capaz de adaptarse con bastante facilidad a casi cualquier entorno, ya sea un apartamento en la ciudad o una casa con jardín en el campo. Este gato destaca por su carácter independiente, paciente y calmado, tolera bien a los niños y no suele mostrar inconvenientes en compartir su hogar con otros animales, siempre que se lleve a cabo una correcta presentación entre ellos, rasgos que le han convertido en una raza muy popular entre las familias de muchos países.

Aunque este felino suele entretenerse y jugar casi con cualquier cosa, es recomendable ofrecerle estimulación ambiental de calidad, especialmente si vive o pasa mucho tiempo solo o si no se le permite tener acceso a zonas exteriores. También le encanta jugar con sus tutores y relajarse al sol en los días cálidos.

El bonito pelaje atigrado del americano de pelo corto puede presentarse en varios colores y no requiere excesivos cuidados más allá de algún cepillado ocasional para eliminar el pelo muerto. Es un gato que, por lo general, goza de muy buena salud, pero al que se debe desparasitar y vacunar periódicamente para prevenir que desarrolle enfermedades graves como la leucemia o la panleucopenia felina.

2. Británico de pelo corto

Esta raza felina es una de las más antiguas y, sin duda, de las más populares de Inglaterra. El gato británico de pelo corto cuenta con un manto denso, muy suave y agradable al tacto, y una cabeza redondeada que le aporta un aspecto de peluche. Es un gato silencioso y muy tranquilo que pasa gran parte del día descansando y al que le encantan los sitios cálidos, por lo que es fácil verlo acurrucado junto a sus tutores en el sofá. Se trata de un gato orgulloso, afectuoso, pero también muy independiente y que, al igual que su homónimo americano, se adapta con facilidad a diferentes perfiles de hogar y de familia, pudiendo convivir pacíficamente con perros u otros animales. Esta raza de gato es la ideal para aquellos que quieren compartir su vida con un animal noble y cariñoso, pero que, a su vez, no esté constantemente demandando atenciones.

Respecto a su salud, hablamos de un gato robusto y resistente, pero es aconsejable llevar a cabo revisiones veterinarias anuales, especialmente cuando el animal alcanza una edad avanzada pues, como ocurre con muchas otras razas felinas, el británico de pelo corto puede ser propenso a desarrollar problemas renales y/o urinarios.

3. Chantilly-Tiffany

Este es otro de los gatos tranquilos y cariñosos y ahora veremos el porqué. El chantilly-tiffany, o simplemente chantilly, es una raza de gato poco extendida que, por el momento, no ha sido reconocida por la Federación Felina Internacional (FIFe), pero sí por otras instituciones como la Asociación de Gatos Americana (ACA). Esta espectacular raza destaca por su frondoso pelaje semilargo que suele ser de tonos crema, marrones o plateados, su tupida cola, sus ojos verdes y su cuerpo robusto que puede alcanzar los seis kilos de peso.

El chantilly es un gato muy inteligente, permanece siempre atento a lo que ocurre a su alrededor y aprende con mucha facilidad. También es cariñoso y tiende a demandar maullando la atención de sus tutores, junto a los que adora descansar. Su nivel de actividad no es tan elevado como el de otros gatos y, aunque le gusta jugar, valora la tranquilidad de un hogar sin demasiado jaleo, por lo que, aunque al chantilly se le puede habituar a la presencia de niños u otros animales, muchos ejemplares prefieren tener pocos convivientes.

A pesar de tener el pelaje bastante largo, este gato no suelta demasiado pelo por casa. Es importante cepillarlo al menos una vez por semana y prestar especial atención al cuidado y limpieza de sus ojos y de sus oídos, pues el pelo que crece cerca de ellos puede incomodarle o causarle problemas. En este sentido, tu veterinario puede recomendarte los mejores productos para mantener su higiene.

4. Birmano

Al birmano también se le conoce como gato sagrado de Birmania y, aunque su origen lo encontramos en este país, conocido actualmente como República de la Unión de Myanmar, esta raza fue desarrollada principalmente en Francia. Su pelaje semilargo cuenta con una coloración similar a la del siamés, pero presenta una característica muy particular y es que, aunque la mayoría de ejemplares tienen las patas oscuras, sus cuatro zarpas son de color blanco puro, dando la sensación de que llevan calcetines.

El gato birmano es un felino sociable y cariñoso al que no le gusta pasar demasiado tiempo solo, por lo que es el compañero ideal para familias que pasen la mayor parte del día en casa o que ya tengan otros gato. Como consecuencia de su temperamento dócil y tranquilo, el birmano pasa mucho tiempo descansando, por lo que es importante cuidar su alimentación, jugar con él o proporcionarle torres o espacios por donde pueda correr y escalar para, de esta forma, prevenir el sobrepeso.

Realizar chequeos veterinarios anuales o bianuales, cumplir con el calendario de vacunaciones, cepillar su pelaje varias veces por semana y desparasitar al gato de forma periódica son acciones imprescindible para garantizar la salud de este maravilloso felino.

5. Maine Coon

El impresionante maine coon es un gato de tamaño muy grande que puede llegar a pesar hasta 11 kilogramos. Se originó en Estados Unidos y, de hecho, es considerado el gato oficial de la región de Maine. La segunda parte de su nombre, el término "coon" hace referencia a una antigua leyenda que contaba que este felino de pelo largo y cola tupida nació del cruce entre un gato semisalvaje y un mapache (en ingles racoon).

Además de su tamaño, el rasgo físico más distintivo del maine coon se encuentra sobre sus orejas, de donde le nacen unos característicos penachos. Hablar del maine coon es hablar de un gato extremadamente versátil, capaz de aclimatarse a casi cualquier ambiente y estilo de vida. Su frondoso pelaje le permite sobrevivir en climas muy fríos y su espíritu aventurero y curioso hace de este gato un animal confiado que disfruta igualmente de correr sobre la nieve como de darse un baño o de descansar bajo el sol. En el hogar, el maine coon es un felino bondadoso, paciente y tranquilo. Le encanta jugar y explorar, pero no tiende a ser destructivo ni demasiado inquieto y se lleva bien con otros animales, incluidos los perros, siempre que se le haya socializado correctamente.

Es imprescindible aportar al maine coon una alimentación de calidad y controlar la cantidad que ingiere a diario, pues es un animal glotón con tendencia a engordar. Al ser tan grande y peludo, los kilos de más pueden pasar desapercibidos y acabar provocándole problemas a nivel orgánico o articular, por lo que un chequeo veterinario anual resulta imprescindible.

6. Ragdoll

El ragdoll es otro de los gatos tranquilos para casa y departamentos por excelencia. Posee una peculiar "máscara" de pelo oscuro alrededor de sus ojos azules que lo hace inconfundible. Este bonito gato de origen estadounidense tiene un cuerpo compacto y musculoso, un pelaje denso y semilargo que alcanza su longitud máxima en el cuello y la cola, y unas patas robustas. El estándar de esta raza acepta una enorme cantidad de colores y patrones, entre los que destacan los ejemplares de tonos claros como el blanco o el crema con marcas de color gris, negro, rojizo o beige.

Se reconoce al ragdoll como uno de los gatos con un temperamento más apacible, dócil y calmado dentro del mundo felino, pues a este peludo le gusta pasar tiempo descansando y jugando tanto con su familia humana como con otros animales. No es un gato especialmente escandaloso, dependiente ni demandante, pero no por ello debemos desatender sus necesidades de estimulación física y mental, que podemos cubrir a través de juguetes interactivos, proporcionándole espacios nuevos que explorar o jugando con él.

El ragdoll tiene cierta tendencia a sufrir algunas patologías de tipo hereditario, así como problemas renales y urinarios, especialmente los ejemplares de más avanzada edad. A pesar de ello, es una raza longeva que, con la correcta atención veterinaria, nos puede acompañar durante muchos años.

7. Persa

El persa es una raza felina extremadamente popular por todo el mundo y muy fácilmente reconocible por su hocico achatado, sus rasgos redondeados y su exuberante pelaje que cubre todo su cuerpo y su cola y que puede lucir en varias tonalidades. No obstante, no es apreciable solo por su hermosa apariencia, también por resultar uno de los gatos más tranquilos.

Este felino valora mucho la tranquilidad y no se encuentra cómodo en lugares muy bulliciosos, de los que prefiere alejarse para poder descansar en paz. Es un compañero dulce y pacífico que pasa mucho tiempo durmiendo y acicalándose y no tanto explorando o escalando como sí lo hacen otras razas felinas más inquietas. Es bastante sensible y rutinario y le cuesta adaptarse a los cambios bruscos en su entorno, por lo que su familia ideal debe ser estable y tranquila.

El gato persa es braquicéfalo, lo que significa que tiene el hocico achatado como consecuencia de la particular forma de su cráneo, obtenida por selección genética por parte de los criadores durante muchas generaciones. Por desgracia, la braquicefalia conlleva, en muchas ocasiones, problemas de salud para el gato persa, especialmente patologías dentales, respiratorias y oculares. Por este motivo, es importante realizar revisiones periódicas en el veterinario, así como llevar a cabo un exhaustivo cuidado del pelaje, para evitar la ingesta de bolas de pelo.

8. Azul ruso

El gato azul ruso es esbelto, elegante y destaca por su sedoso pelaje corto de color plateado y sus grandes ojos verdes, siempre atentos a todo lo que ocurre a su alrededor. En lo que respecta a su temperamento, el azul ruso es una gato precavido y muy reservado con los desconocidos, pero que, en cuanto coge confianza con una persona, se transforma en un animal increíblemente mimoso y leal, capaz de establecer un vínculo muy fuerte con su tutor, pero sin llegar a ser dependiente. Otra cualidad remarcable de esta raza es su inteligencia. El azul ruso es muy observador, aprende muy rápido y es posible enseñarle a realizar trucos o a traer objetos con cierta facilidad, siempre que se utilicen metodologías en positivo, respetuosas con el animal y que le resulten divertidas.

Es un felino muy saludable en general aunque, al igual que todos los gatos (especialmente los de razas puras), puede ser susceptible a padecer alguna patología de tipo genética como, por ejemplo, diabetes mellitus o cardiomiopatías, por lo que se recomienda realizar chequeos veterinarios anuales.

9. Angora turco

Aunque puede presentarse en varias tonalidades, el pelaje blanco inmaculado es el más popular entre los gatos de raza angora, procedentes de Turquía. Sus enormes ojos pueden ser ámbar, grises, verdes o azules y es muy frecuente encontrar ejemplares de esta raza con heterocromía, es decir, con un ojo de cada color.

El angora turco es un gato especialmente ágil y ligero, le encanta saltar y trepar para descansar en lugares altos desde donde pueda tener todo el entorno controlado y tiende a perseguir todo aquello que se mueva rápidamente, desde una pelota hasta animales más pequeños como pájaros o ratones. A pesar de ser explorador y juguetón, se adapta muy bien a la vida en un piso y pasa mucho tiempo descansando solo o junto a su familia humana, con la que se comporta de forma dulce y cariñosa, por lo que es otro gato muy tranquilo y afectuoso.

Los ejemplares de angora turco de color blanco y ojos azules poseen un gen que los hace propensos a desarrollar problemas auditivos, como la sordera total o parcial. Esto supone un peligro para los gatos que tienen acceso al exterior del hogar, pero no resulta tan problemático para aquellos que viven exclusivamente en el interior. Por otro lado, y también como consecuencia del color blanco y la falta de pigmentación, el angora turco puede sufrir quemaduras o desarrollar cáncer de piel si pasa mucho tiempo expuesto a la luz solar directa.

10. Scottish fold

El scottish fold es una raza felina procedente de Escocia. El término "fold" significa, literalmente, "pliegue" en inglés y hace referencia a la particular posición de las orejas de este gato, consecuencia de la acción de un gen específico que se conoce como "gen fold". Este rasgo, junto con sus grandes y redondeados ojos, le aportan una expresión inocente y preocupada.

Se trata de un gato extrovertido, silencioso y amigable, es muy tranquilo en el hogar aunque los gatitos jóvenes son traviesos y juguetones, como la mayoría. El scottish genera un vínculo muy potente con su familia, incluso con los más pequeños, aunque también es independiente y tolera bien la soledad, siempre que viva en un ambiente suficientemente enriquecido. Por todo ello, es uno de los gatos tranquilos para niños y adultos más recomendados.

El principal problema de salud de este gato se debe, precisamente, a la presencia del "gen fold" que está asociado con dolorosas patologías que afectan a los cartílagos y a los huesos, como la artritis y la osteodistrofia. Por este motivo, los criadores no cruzan a los scottish fold entre ellos, sino que lo hacen con otras razas como el americano de pelo corto para prevenir problemas genéticos. Por otra parte, es imprescindible mantener las orejas del scottish fold siempre limpias y cuidadas, pues al tenerlas dobladas resulta más fácil que contraiga otitis o parasitosis auriculares.

11. Gatos mestizos

Por supuesto, no podíamos dejar fuera de nuestra lista de los gatos más tranquilos a los mestizos procedentes de cruces de cualquiera de las razas mencionadas. Aunque no siempre tienen por que heredar ese carácter tranquilo, apacible y dócil, las probabilidades aumentan cuando ambos progenitores son así.

Los gatos mestizos acostumbran a ser más saludables que los de pura raza debido a que en ellos no existe una cría selectiva ni desmedida. Así mismo, es importante recordar que las protectoras y refugios de animales suelen contar con más gatos mestizos que de raza, por lo que no descartes compartir tu vida con un minino de estas características.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las razas de gatos más tranquilos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Los más....

Bibliografía
  • American cat fanciers association. (s/f). Acfacat.com. Recuperado el 12 de febrero de 2022, de http://www.acfacat.com/breed_standard.htm
  • Home. (s/f). Eagles Wing Enterprises. Recuperado el 12 de febrero de 2022, de http://www.americancatassociation.com/
  • It, B. S.-H. F. (s/f). Breed standards. Fifeweb.Org. Recuperado el 12 de febrero de 2022, de http://fifeweb.org/wp/breeds/breeds_prf_stn.php
  • Super User. (2018, julio 31). Browse All Breeds. Tica.org. https://tica.org/es/breeds/browse-all-breeds