Las reacciones postvacunales en perros más frecuentes

Las reacciones postvacunales en perros más frecuentes

Las vacunas son fundamentales tanto para humanos como para perros y el resto de animales domésticos. Pero al igual que los medicamentos, no están libres de producir alguna reacción posterior a su administración, sobre las que hablaremos en este artículo de ExpertoAnimal.

A continuación, detallamos las reacciones postvacunales en perros más frecuentes. No olvides que, al margen que puedan producirse efectos secundarios debido a las vacunas, es fundamental que nuestros perros sigan el calendario de vacunación de los perros para evitar contraer cualquier enfermedad.

Vacunas, excipientes y coadyuvantes

Debemos tener en cuenta que en una vacuna, no solamente va el virus debilitado, o una fracción de su cápsula (en el caso de vacunas víricas, por poner un ejemplo), sino también una serie de excipientes para garantizar que lo que vamos a inyectar, pueda viajar a donde deseamos. Además, unos productos llamados coadyuvantes echan una mano al que será el responsable de la inmunización a la hora de realizar su trabajo.

Encontramos además conservantes, lo que nos da una idea de los diferentes orígenes que puede tener una reacción postvacunal en perros. Por ello, cuando observamos una reacción postvacunal en nuestro perro, ésta puede deberse a muchas causas.

Existen vacunas fabricadas a partir de virus vivos y muy debilitados (ej. parvovirus), otras son contra bacterias (ej. leptospirosis), y otras fabricadas a partir de virus inactivados, es decir, muertos (ej. rabia).

¿Qué vacunas provocan más reacciones postvacunales en perros?

Generalizando bastante, la rabia y la vacuna de la leptospirosis, son quizás las que más reacciones postvacunales provocan en perros. Pueden ser reacciones de distintos tipos y gravedad, y todo depende de las condiciones del perro que las reciba, entre otros factores.

Por ello, nuestro veterinario realizará siempre una exploración completa y una buena anamnesis (preguntas al propietario) antes de vacunar. De leves a moderadas, pasamos a describir algunas reacciones postvacunales frecuentes en perros.

Inflamación y/o endurecimiento de la piel

Las vacunas se administran debajo de la piel (son subcutáneas) y es posible que tras la aplicación, aparezca una zona inflamada en el lugar en el que se inoculó. Suele ser común en rabia, dando lugar a un bulto fibroso, no doloroso, que no crece tras unos día y no parece molestar. En el caso de las demás vacunas, puede dar lugar a molestias que desaparecen tras una horas, como cuando a las personas nos vacunan contra el tétanos.

¿Qué se recomienda hacer?

En general, desaparece solo tras un par de días, o un par de meses, dependiendo del lugar de inyección, de si el producto ha sido inyectado bajo la piel o se han alcanzado zonas más profundas (perros agresivos o que no colaboran), del grosor de la piel...

Aplicar calor seco varios minutos al día suele ayudar a mejorar la circulación local y la desaparición de esta reacción, pero pocos perros aceptan un saquito de semillas templadas sobre su hombro o lomo 10 minutos.

Apatía y/o fiebre

Podemos encontrar a nuestro perro apático o letárgico al cabo de una hora o el día posterior a la vacuna, incluso pueden aparecer unas décimas de fiebre que suelen pasar desapercibidas. Solamente notamos un leve decaimiento, y nuestro perro está menos alegre que de costumbre.

Si esto interfiere con la vida normal de nuestro perro, el veterinario podrá prescribirnos un antipirético tras comentarle el caso, tal como el meloxicam o ácido tolfenámico, que es un producto para combatir la fiebre. Recordemos que nunca debemos administrar antiinflamatorios de humanos a nuestros perros.

Vómitos y/o diarrea

Los síntomas gastroentéricos son también bastante frecuentes, especialmente los vómitos en las horas posteriores a la vacunación. Suelen ser autolimitantes, es decir, desaparecen solos, pero en el caso de que el perro sea pequeño o cachorro, siempre debemos estar atentos a una posible deshidratación.

¿ Y cómo se trata esta reacción postvacunal?

Nuestro veterinario nos pautará productos antieméticos (para cortar el vómito, tipo maropitant o metoclopramida), y protectores gástricos para la acidez (famotidina u omeprazol), además de una dieta blanda y algún prebiótico si fuese preciso.

Signos cutáneos

Hinchazón (edema) en párpados y/o labios

A veces nuestro perro aparece literalmente hinchado los minutos u horas posteriores a una vacuna, hasta el punto de no poder abrir bien los ojos por lo inflamados que tiene los párpados.

En este caso, nuestro veterinario nos indicará que acudamos de inmediato a la consulta, y procederá a administrarle un corticoide para frenar la reacción adversa, y bajar la inflamación, y procederá a controlarlo en las horas posteriores y anotarlo cuidadosamente en su ficha y cartilla. No debemos demorar la visita si encontramos este signos, pues el edema puede aparecer en laringe y provocar asfixia, aunque en otros casos se controle al cabo de un horas, no podemos predecir si será así.

Urticaria y/o picor generalizado

Un pequeño porcentaje de perros vacunados puede presentar ronchas en piel, y/o picor generalizado tras la vacuna. De nuevo nuestro veterinario nos indicará acudir a la consulta para una inyección de corticoide que ayude a frenar la reacción alérgica.

Choque anafiláctico

Resumiendo mucho, el coche anafiláctico es una reacción generalmente fatal a la administración de la vacuna (y de otros muchos productos, pero ahora nos ocupan las reacciones postvacunales). Acontece, por lo general, en los primeros 20 minutos tras la inyección.

En los contados casos en los que aparece, el perro mostrará síntomas de afectación del sistema cardiovascular (hipotensión severa) y necesitará de la inyección de adrenalina e ingreso hospitalario para monitorizar sus constantes y aplicar terapia de soporte, al menos las horas posteriores.

Consejos finales.

  • Aunque un perro haya sido vacunado varias veces y nunca haya pasado nada, no está exento de sufrir reacciones postvacunales, pues puede ser una marca diferente de vacuna, con distintos excipientes o coadyuvantes, por ejemplo.
  • Recordad que se debe anotar el más mínimo signo de reacción postvacunal en su ficha y/o cartilla, con la fecha, tratamiento y tipo de vacuna.
  • Si ha habido antecedentes de reacciones leves, una opción es separar las vacunas varias semanas. Por ejemplo, un día la del moquillo, parvovirosis y hepatitis, pasadas unas semanas, la de la leptospirosis y después la rabia.
  • Hay ciertos tipos de vacunas libres de coadyuvantes y con la menor cantidad de conservantes posible, que puede ser útil en perros que necesiten vacunarse, pero a los que las normales les den reacción.

Recordemos que por mucho miedo que nos pueda dar una reacción postvacunal en nuestro perro, el beneficio que le supone la vacunación es, con creces, mil veces mayor que el riesgo al que se pueda exponer vacunándolo.

Esperamos que estos consejos sobre reacciones postvacunales en perros más frecuentes os puedan orientar y desde ExpertoAnimal os animamos a que consultéis con vuestro veterinario cualquier duda sobre las vacunas y sus reacciones que os pueda surgir.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las reacciones postvacunales en perros más frecuentes, te recomendamos que entres en nuestra sección de Vacunación.