menu
Compartir

Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento

Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. Actualizado: 29 julio 2021
Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento

Ver fichas de Gatos

La leishmaniasis o leishmaniosis en gatos es una enfermedad crónica producida por un protozoo llamado Leishmania infantum. Se trata de una enfermedad emergente, lo que quiere decir que está en expansión. Además, es una zoonosis, que, como tal, puede afectar al ser humano, aunque es más común diagnosticarla en perros. Tiene que tratarla siempre un veterinario y, aun así, por desgracia, puede llegar a ser mortal.

Dada su expansión y su potencial zoonótico es importante prevenirla. Para ello hay que tener en cuenta que se transmite a través de la picadura de insectos del género Phlebotomus. En este artículo de ExpertoAnimal hablamos de la leishmaniasis en gatos, sus síntomas, contagio y tratamiento.

¿Qué es la leishmaniasis en gatos?

Como hemos avanzado, la leishmaniasis es una enfermedad parasitaria crónica causada por un protozoo que ingresa al organismo del gato a partir de la picadura de un insecto flebotomo infectado con leishmanias. Existen diferentes manifestaciones de la enfermedad, con signos clínicos más o menos graves. Muy frecuente en los perros, la leishmaniosis era considerada como una patología muy extraña en el gato, se creía que debido a su resistencia natural y a la respuesta efectiva de su sistema inmune, pero también es posible que, simplemente, estuviese infradiagnosticada.

En la actualidad, su incidencia está aumentando de forma preocupante, ya que factores como el cambio clímatico o la globalización favorecen las condiciones en las que proliferan los flebotomos que la transmiten. Además, se considera que los gatos que padecen enfermedades que reducen la efectividad de su sistema inmune, como la leucemia o la inmunodeficiencia felina, o están en tratamiento con fármacos inmunosupresores tienen un mayor riesgo de desarrollarla.

Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento - ¿Qué es la leishmaniasis en gatos?

¿Cómo se contagia la leishmaniasis en gatos?

Los flebotomos pueden infestarse de leishmanias cuando pican a un animal enfermo de leishmaniasis y, en el momento en el que pican a otro, podrán transmitirle la enfermedad. El gato, al igual que el perro, sería capaz de actuar como reservorio de la enfermedad. El contagio de la leishmaniasis, por lo tanto, solo sucede a partir de flebotomos, aunque también existe riesgo en las transfusiones de sangre. Un gato no puede contagiar directamente a otro animal o a una persona. Por eso, como veremos, la prevención se basará en impedir que nuestro gato sea picado por los flebotomos.

Síntomas de leishmaniasis en gatos

La leishmaniosis en el gato es una enfermedad con un largo periodo de incubación, es decir, nuestro felino puede tardar mucho tiempo en manifestar signos clínicos y, una vez estos se desarrollan, son bastante inespecíficos, lo que quiere decir que pueden ser comunes a otras patologías. En el gato la enfermedad puede cursar de tres formas distintas:

  1. Forma cutánea. Se observan nódulos indoloros subcutáneos, sobre todo localizados en cabeza y cuello. Además, suelen acompañarse de un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos próximos, que pueden llegar a abrirse y a ulcerarse. Es posible apreciar también signos clínicos cutáneos, como la dermatitis ulcerativa.

  2. Forma ocular. Los ojos se ven afectados con conjuntivitis, blefaritis, que es la inflamación de los párpados, uveítis o inflamación de la úvea, alopecias periorbiculares, etc.

  3. Forma sistémica o generalizada. Es la menos frecuente en los gatos. El signo clínico principal es un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos. Se presentan, además, signos muy inespecíficos, como anorexia, adelgazamiento progresivo, apatía, etc.
Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento - Síntomas de leishmaniasis en gatos

Diagnóstico de la leishmania en gatos

Si el veterinario sospecha que nuestro gato puede tener leishmaniasis, tendrá que hacerle pruebas para confirmar el diagnóstico. Los signos clínicos que provoca la enfermedad, al ser inespecíficos, no siempre permiten que se pueda diagnosticar la enfermedad solo atendiendo a ellos. Así, el veterinario tomará una muestra de sangre para realizar pruebas específicas que puedan determinar la presencia de leishmanias. Existen pruebas serológicas que cuantifican los anticuerpos generados por el animal ante la presencia del protozoo. También se utilizan técnicas moleculares, como la PCR, y se puede tomar una muestra de las lesiones para hacer un examen citológico o una biopsia.

Por otra parte, dado que la leishmaniasis suele aparecer en gatos con un sistema inmune comprometido, lo habitual es hacer también pruebas como análisis de sangre y de orina para buscar otras enfermedades y obtener más datos sobre el estado general del gato. Es frecuente encontrar insuficiencia renal o anemia. Por último, conviene testar al gato para saber si tiene inmunodeficiencia o leucemia felina.

Tratamiento para la leishmaniasis en gatos

Una vez diagnosticada la leishmaniasis de nuestro gato, es el veterinario quien, en atención a su caso particular, tendrá que prescribirnos el tratamiento más adecuado, que irá dirigido a combatir el parásito y resolver la sintomatología. En gatos, al haber hasta ahora un menor número de diagnósticos, no existe todavía un protocolo desarrollado como en el caso de la leishmaniasis canina. De momento, se utilizan fármacos como el alopurinol y la n-metil-meglumine. Además, el animal debe tener un seguimiento veterinario continuado para controlar el estado de la parasitosis y cualquier efecto adverso de la medicación.

Por otra parte, como los gatos con un sistema inmune fuerte parecen poder controlar el parásito, se recomienda potenciarlo cuidando la alimentación, reduciendo el estrés, desparasitando y vacunando regularmente, acudiendo al veterinario ante el más mínimo indicio de enfermedad, etc. El pronóstico es bueno, salvo que el gato padezca alguna complicación como la enfermedad renal.

Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento - Tratamiento para la leishmaniasis en gatos

¿Cómo prevenir la leishmaniasis en gatos?

Al ser una enfermedad que se transmite por la picadura de los flebotomos, la principal medida preventiva es evitar que estos puedan entrar en contacto con nuestro gato. Para ello podemos utilizar barreras físicas, como las mosquiteras en puertas y ventanas, trampas de luz ultravioleta o insecticidas. En cuanto al propio gato, existen en el mercado varias opciones de desparasitadores, pero hay que tener la precaución de emplear solo productos aptos para esta especie, pues los de los perros pueden resultar muy tóxicos para gatos. Si tienes alguna duda, consulta con tu veterinario antes de administrarle alguno.

Por otra parte, es más probable que encontremos flebotomos al anochecer y al amanecer, por eso lo ideal sería que el gato se mantuviese en el interior del hogar para evitar exponerse. Las acumulaciones de materia orgánica constituyen un buen hábitat para los flebotomos, con lo que habrá que mantener limpio el entorno del hogar. Finalmente, en la actualidad existe vacuna contra la leishmaniosis en perros. Es esperable que, en el futuro, esta opción esté también disponible para los gatos.

Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento - ¿Cómo prevenir la leishmaniasis en gatos?

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.

Bibliografía
  • Leishvet. 2018. Leishmaniosis canina y felina. https://www.leishvet.org/wp-content/uploads/2018/09/ES-Guidelines.pdf

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento
1 de 5
Leishmaniasis en gatos - Síntomas, contagio y tratamiento

Volver arriba