Limpiar los ojos a un gato

Limpiar los ojos a un gato

Los gatos odian bañarse y, de hecho, no lo necesitan porque pueden pasarse hasta cuatro horas al día limpiándose con su áspera lengua. Sin embargo, hay un sitio a los que los gatos no pueden llegar con su lengua para limpiarlo: los ojos.

Esta tarea que os proponemos a continuación no será nada sencilla ya que muy probablemente el gato no se mostrará receptivo, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para saber cómo limpiar los ojos a un gato.

Frecuencia con la que hay que limpiar los ojos

La frecuencia con la que debemos lavar los ojos a nuestro gato debería ser unas dos veces a la semana. Aun así, algunos tipos de gatos requieren una limpieza diaria debido a su raza, sobre todo los llamados gatos braquicéfalos.

Los branquicéfalos son razas de gatos que suelen acumular muchas lágrimas debido a que tienen una cabeza muy ancha y una nariz muy chata como los persas, los Devon Rex o los Himalaya. La persistencia de la higiene es importante para evitar así infecciones como consecuencia de las legañas que generan.

Preparación del material necesario

Para limpiar los ojos a un gato adecuadamente debemos preparar todo el kit antes de empezar a trabajar. Una recomendación que nos servirá de mucha ayuda si el gato intenta huir ya que no tendremos que ir recorriendo la casa en busca de los materiales.

¿Qué necesito para limpiar los ojos a mi gato?

  • Un paño
  • Algodón
  • Agua destilada
  • Sal
  • Dos tazas
  • Una toalla
  • Una galleta o recompensa para el gato

Una vez lo tengamos todo, tendremos que llenar las dos tazas con agua destilada, añadir un poco de sal a cada una (con una cucharada pequeña vale), removerlo y revisar que la pequeña mezcla esté fría.

Proceso de limpieza

Empecemos con el proceso para limpiarle los ojos a tu gato:

  1. Lo primero que tienes que hacer es envolver al gato en una toalla para que no se nos rebele, empiece a arañar y tengamos que usar la mezcla de sal y agua para limpiarnos nosotros las heridas.
  2. Una vez lo tengas envuelto, coge pelotas de algodón, mójalas en una de las tazas y empieza a limpiarle el primer ojo al gato. Evita tocarle el propio ojo y solo limpia alrededor de él, porque eso podría provocarle dolor y aunque se encuentre envuelto en una toalla se retorcerá para salir corriendo.
  3. Utiliza todas las bolas de algodón necesarias para limpiar el ojo y mójalas siempre en la misma taza para ese primer ojo.
  4. Usaremos la otra taza para limpiarle el otro ojo. De esta forma evitaremos traspasar infecciones si es que existen de un ojo al otro.
  5. Una vez realizado el mismo proceso con los dos ojos, pásale el paño para secárlelos.
  6. Coge la recompensa que hayas elegido para darle al gato y premiarlo por la paciencia que ha tenido mientras lo limpiabas. De esta manera pensará que "sufrir" este proceso al menos tiene recompensa y estará más receptivo para la próxima vez.

Otros consejos

Sería importante que acostumbraras al gato a este proceso desde pequeño, así no le parecerá extraño y se acabará acostumbrando antes.

En caso de que se nos haga imposible limpiarle los ojos porque no se deja, también podrías pedirle a otra persona que te ayude a aguantarlo mientras tú le limpias los ojos, ya que facilitaría mucho el proceso. En caso de que veas cualquier tipo de reacción de los ojos del gato como hinchazón, pus, secreciones, que no puede abrir bien los ojos o cualquier otro tipo de anomalía ve directamente al veterinario para que observe a tu gato.

Si deseas leer más artículos parecidos a Limpiar los ojos a un gato, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidado de los ojos.