Linfedema en perros - Causas, síntomas y tratamiento

Linfedema en perros - Causas, síntomas y tratamiento

El sistema circulatorio está integrado por el sistema sanguíneo y el sistema linfático, los cuales se interrelacionan entre sí para llevar a cabo funciones comunes. Mientras que el sistema sanguíneo ha sido ampliamente estudiado a lo largo de la historia, las investigaciones relativas al sistema linfático siempre han ido un paso por detrás. Sin embargo, existen numerosas enfermedades que afectan al sistema linfático de los perros y el resto de animales de compañía, siendo una de ellas el linfedema.

Si te interesa conocer más acerca del linfedema en perros, sus causas y tratamiento, acompáñanos en el siguiente artículo de ExpertoAnimal, en el que explicamos los aspectos más importantes de esta patología.

¿Qué es el linfedema en perros?

El linfedema canino se define como el acúmulo de fluido en el espacio intersticial, especialmente a nivel del tejido subcutáneo, debido al mal funcionamiento del sistema linfático.

El sistema linfático consiste en una red formada por ganglios, vasos linfáticos y órganos linfoides (como el timo, el bazo o la médula ósea) que funcionan conjuntamente para recolectar y transportar la linfa a través de los tejidos hacia la sangre. Cuando los ganglios y/o los vasos linfáticos de este sistema no funcionan adecuadamente, se produce un acúmulo de fluido linfático en el tejido subcutáneo que se encuentra debajo de la piel, lo que origina la hinchazón del tejido afectado.

Razas caninas predispuestas a padecer linfedema

En el caso de los perros, las zonas más frecuentemente afectadas son las extremidades posteriores. Aparentemente no existe una predilección por sexo a la aparición de la enfermedad, pero sí por raza. Entre las razas más afectadas por esta alteración patológica se encuentran el bulldog, el pastor alemán, el labrador retriever, el dogo alemán y el dachshund.

Tipos de linfedema en perros

El linfedema canino puede clasificar en dos grupos:

  • Primario: cuando está causado por un defecto primario en el propio sistema linfático, concretamente en los ganglios y/o en los vasos linfáticos.
  • Secundario: cuando aparece de forma secundaria a otros procesos patológicos o cirugías.

Causas del linfedema en perros

Una vez que conocemos los dos tipos de linfedema canino que existen, vamos a explicar cuáles son las causas de cada uno:

  • Linfedema primario: está ocasionado por anomalías congénitas. En concreto, el linfedema de tipo primario en los perros puede estar originado por hipoplasia linfática o por hiperplasia linfática y dilatación.
  • Linfedema secundario: el linfedema secundario en perros puede estar producido por procesos patológicos como neoplasias (primarias o metastásicas), inflamaciones, traumatismos, infecciones repetidas, infecciones parasitarias o enfermedad inmunomediada. También se puede producir como consecuencia de una cirugía.

Síntomas del linfedema en perros

El principal signo clínico asociado al linfedema canino es la hinchazón de la zona afectada. Como hemos explicado, el linfedema en perros es más frecuente en las extremidades, especialmente en las posteriores. No obstante, también se pueden ver afectadas las extremidades anteriores, el abdomen, la zona genital y las orejas. Además, puede ser unilateral si se afecta únicamente a un lado del cuerpo, o bilateral si se afectan ambos lados simultáneamente.

A continuación, recogemos algunas de las características que se pueden observar en la zona afectada:

  • Cuando afecta a las extremidades, la hinchazón generalmente comienza en la zona distal de la extremidad (es decir, en la zona más alejada del tronco del animal) y, a medida que va progresando, se va extendiendo hacia la proximal (la zona más cercana al tronco del animal).
  • Al presionar el tejido afectado firmemente con el dedo, se produce un hundimiento (conocido como fóvea) que persiste unos segundos después de quitar el dedo.
  • La piel de la zona afectada suele estar más adelgazada y con apariencia esponjosa.
  • Por lo general, es indoloro, salvo que haya una hinchazón masiva o se acompañe de celulitis.
  • La zona no suele estar ni más caliente ni más fría de lo normal.
  • Los ganglios linfáticos regionales pueden no palparse.
  • El paciente puede mostrarse menos activo de lo habitual, debido al peso adicional de la extremidad.

Algunos de estos signos clínicos son comunes con el edema ocasionado por anomalías del sistema venoso (como el estasis venoso), insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, cirrosis o hipoproteinemia, por lo que será importante diferenciar ambas alteraciones durante el proceso diagnóstico.

Imagen: researchgatre.net

Diagnóstico del linfedema en perros

El diagnóstico del linfedema canino se basa en los siguientes puntos:

  • Historia clínica y exploración general: los signos clínicos descritos en el apartado anterior permiten orientar el diagnóstico de linfedema canino.
  • Análisis laboratoriales: incluyendo analítica sanguínea, análisis de orina y otras pruebas complementarias. Son necesarios, por una parte, para diferenciar entre edema y linfedema, y por otra parte, para intentar identificar la causa de los linfedemas de tipo secundario.
  • Biopsia de piel e histopatología: permite visualizar las lesiones microscópicas asociadas al linfedema. Además, en el caso del linfedema primario, permitirá detectar el tipo concreto de alteración congénita (hipoplasia o hiperplasia) que origina el linfedema. Habitualmente, se observan grados variables de edema dérmico o subdérmico, con vasos linfáticos dilatados o hiperplásicos. En los casos crónicos, se puede acompañar de fibrosis del tejido.
  • Linfangiografía directa: consiste en una radiografía de contraste a nivel de los ganglios y vasos linfáticos. Para obtener la imagen radiográfica, se debe inyectar el medio de contraste de base acuosa en un vaso linfático.
  • Resonancia magnética: se puede realizar como prueba de imagen avanzada, ya que permite apreciar los cambios estructurales ocasionados por el linfedema y ofrece información relevante sobre la presencia, arquitectura y tamaño de los ganglios linfáticos.

Tratamiento del linfedema en perros

El éxito del tratamiento del linfedema canino depende, en gran medida, de su cronicidad. Generalmente, las primeras etapas son reversibles y se resuelven de manera espontánea o con un tratamiento de soporte. Sin embargo, cuando el proceso se cronifica, se suele producir una fibrosis de los tejidos que complica el tratamiento.

En primer lugar, debemos recalcar que no existe ningún tratamiento curativo para el linfedema en perros. Sin embargo, existen diversas opciones terapéuticas, tanto médicas como quirúrgicas, que aunque no siempre son exitosas, pueden ayudar a controlar el proceso. A continuación, recogemos las principales alternativas terapéuticas para el linfedema canino:

  • Vendaje compresivo de tipo Robert Jones: es especialmente útil en los primeros estadios del linfedema, ya que ayuda a reducir la hinchazón y proporciona alivio al paciente.
  • Vendajes rígidos: con férulas y/o escayola.
  • Tratamiento farmacológico: aunque existen pocos estudios al respecto, el nicotinato de tocoferol y el hidrato sulfonato sódico parecen ser eficaces para controlar los signos clínicos. El tratamiento con diuréticos (como la furosemida) a largo plazo está contraindicado.
  • Tratamiento quirúrgico: cuando el tratamiento conservador no es efectivo, es necesario recurrir al tratamiento quirúrgico. Las opciones incluyen la extirpación del tejido edematoso, la cirugía reconstructiva y, en casos muy graves, la amputación de la extremidad afectada.

Además, en los casos de linfedema secundario en los que se conozca la enfermedad primaria que lo está originando, es necesario instaurar también un tratamiento específico para la causa primaria.

Por todo lo mencionado, es fundamental acudir a un centro veterinario cuando se observan los primeros síntomas, puesto que es importante encontrar la causa para tratar el linfedema.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Linfedema en perros - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

Bibliografía
  • Dlujnewsky, J., Quintero, V., Rodrigues, G. (2015). Reporte de caso clínico: linfedema primario canino. Revista del Colegio de Médicos Veterinarios del Estado Lara; 10
  • Fossum, T.W., Miller, M.W. (1992). Lymphedema ethiopathogenesis. J Vet Inter Med; 6:238
  • Fossum, T.W., King, L.A., Miller, M.W. Butler, L.M. (1992). Lymphedema clinical signs, diagnosis and treatment. J. Vet Intern Med Assoc; 6:312