¿Los gatos pueden comer sandía?

¿Los gatos pueden comer sandía?

La sandía es, junto con el melón, la fruta del verano más característica, siendo una fuente importante de agua para mantener una buena hidratación ante las altas temperaturas, así como de vitaminas. Ahora bien, conocemos perfectamente los beneficios y las propiedades que esta fruta ejerce en las personas pero, ¿qué pasa con los gatos?, ¿pueden comer sandía? ¿La sandía es buena para los gatos o no? Si quieres conocer la respuesta a estas preguntas, continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal donde hablamos de las propiedades de esta fruta y cómo dársela a nuestros felinos.

¿Es buena la sandía para los gatos?

La sandía, o Citrullus lanatus, es una deliciosa y refrescante fruta que pertenece a la familia Cucurbitaceae, que se originó en África y que actualmente se cultiva en todo el mundo. El fruto de la planta es lo comestible, está compuesto en un 90 % de agua y la pulpa es de color rojo debido al licopeno, un antioxidante. Presenta numerosas semillas en su interior ricas en vitamina E y que también se consumen tostadas. Sin embargo, la sandía es una fruta muy dulce, con casi 8 g de hidratos de carbono por cada 100 g de sandía, por lo que no es lo mejor para los gatos, unos animales carnívoros adaptados a una alimentación pobre en hidratos de carbono y rica en proteínas.

Los gatos obtienen todos los nutrientes esenciales a través del tejido animal de las presas que en libertad cazarían, es algo que conservan de sus antepasados, ya que siguen siendo carnívoros estrictos. Es en la carne donde obtienen los aminoácidos esenciales y otros nutrientes para obtener energía y mantener su salud a partir de las proteínas de la carne y de la grasa. Si lo piensas, la carne apenas tiene hidratos de carbono y los gatos, y otros felinos, subsisten perfectamente sin buenas cantidades de estos macronutrientes. Es más, si les subimos la cantidad de hidratos de carbono diarias, se pueden ver propensos a desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes. En este otro artículo hablamos en profundidad sobre Qué comen los gatos, ¡no te lo pierdas!

Ante la duda sobre si la sandía es buena para los gatos la respuesta es que es innecesaria. Los gatos no necesitan comer sandía para nutrirse, sino que se le puede dar como snack en determinadas condiciones y nunca de forma frecuente. Además, los gatos no saborean el dulce, carecen de las papilas gustativas que detectan este sabor, por lo que únicamente notarán que se trata de algo fresco y húmedo.

Beneficios de la sandía para gatos

La principal ventaja que le aportaría la sandía a un gato es la hidratación. Ya hemos comentado que la sandía contiene un 90 % de agua, por lo que unos pequeños trozos pueden ofrecer una cantidad importante de agua para los gatos, una especie que tiende a beber poco, de nuevo, por su naturaleza. Por este motivo, el principal beneficio que la sandía tiene para los gatos es la aportación de agua en su dieta, que ayuda a proteger a los gatos de enfermedades comunes como el FLUTD (enfermedad felina del tracto urinario inferior) o la enfermedad renal.

Otro beneficio importante de la sandía es su cantidad de licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y protege los huesos. También es una buena fuente de fibra y contiene cierto efecto laxante, pudiendo ayudar en casos de estreñimiento o constipación.

Otros nutrientes beneficiosos para los gatos que podemos encontrar en la sandía son las siguientes vitaminas y minerales:

  • Vitamina A
  • Vitamina B1
  • Vitamina B2
  • Vitamina B3
  • Vitamina B5
  • Vitamina B6
  • Vitamina C
  • Cobre
  • Fósforo
  • Potasio
  • Biotina
  • Potasio
  • Magnesio

¿Cómo dar sandía a un gato?

Los gatos pueden comer sandía, sí, pero hay que saber cómo y cuándo dársela. No es una fruta para ofrecérsela todos los días, pero sí una vez a la semana, por ejemplo.

Ahora bien, ¿cómo dársela exactamente? ¿Los gatos pueden comer la cáscara de sandía? ¿Y las semillas? Lo ideal es darles pequeños trozos cortados en cuadraditos y sin pepitas ni cáscara. Una vez cortados, preferiblemente ponlos en su comedero habitual o úsalos a modo de premio. En cualquier caso, no estés lejos cuando comience a ingerir la sandía, pues aunque no es una fruta difícil de masticar debido a su grado de humedad, no sabes con exactitud cómo puede reaccionar tu gato o si se puede atragantar. Además, hay algunos gatos que pueden resultar alérgicos a la sandía, aunque no es algo para nada común, y otros pueden desarrollar diarrea por no sentarles bien.

Contraindicaciones de la sandía en gatos

La sandía puede ser peligrosa para los gatos, además de por poder producirles alergias o daños intestinales, por el riesgo de ingestión de la cáscara o las pepitas. Si ingieren cáscara pueden tener problemas para digerirla, haciendo trabajar mucho a su aparato digestivo, que puede resultar dañado y producir sintomatología como dolor abdominal, flatulencias, diarrea o vómitos.

Por otro lado, las semillas contienen cierta cantidad de cianuro. Si bien necesitan comer varias para que se produzcan signos de intoxicación, conviene saber que el cianuro se une al ion férrico de la enzima que interviene en la respiración de las células, por lo que las células no pueden usar el oxígeno, provocando una ausencia de oxígeno en los tejidos y produciendo signos como pupilas dilatadas, mucosas rojas y brillantes, dificultad respiratoria, temblores, inestabilidad, caídas, hipersalivación, shock y muerte. Repetimos, para que ocurra esto, tu gato debería ingerir una gran cantidad de pepitas, sin embargo, siempre es preferible eliminarlas por completo para evitar cualquier problema, como atragantamiento.

Por último, no es recomendable dar sandía a los gatos con sobrepeso, diabetes o diarrea, pues empeoraría estos cuadros por su contenido en azúcar y fibra, sucesivamente.

En este vídeo te mostramos las frutas más adecuadas para gatos, aunque en todos los casos es recomendable ofrecerlas como snack debido, precisamente, al azúcar que contienen:

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Los gatos pueden comer sandía?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas caseras.

Bibliografía
  • J. D. Rode. Manual de toxicología veterinaria. Disponible en: http://www.rednacionaldeveterinarias.com.uy/articulos/farmacologia%E2%80%8F/Manual_de_toxicolog_a_veterinaria.pdf