¿Los perros pueden comer pescado?

¿Los perros pueden comer pescado?

Cada vez son más conocidos los beneficios del aceite de salmón para perros y del aceite de hígado de bacalao, entre otros, sin embargo, ¿pueden consumir también el pescado? ¿Qué tipos de pescados son buenos para los perros? ¿Cómo debemos dárselos? ¿Es necesario cocinarlos o, por el contrario, pueden comerlos crudos? Sin duda, estas son solo algunas de las dudas que nos asaltan cuando decidimos iniciarnos en las dietas caseras para perros o en la alimentación híbrida, en la que se ofrece al animal tanto pienso como comida elaborada por nosotros. Eso sí, si eres de los que se decantan por esta última opción debes saber que no se recomienda mezclar en el mismo plato pienso con alimento natural, es necesario ofrecerlo por separado y en momentos distintos del día. Esto es así debido a que estos productos siguen procesos digestivos completamente distintos y, por tanto, hacer que el perro los coma a la vez podría desarrollar graves problemas de salud, como una torsión gástrica.

Si quieres dar respuesta a todas tus preguntas, sigue leyendo y descubre en ExpertoAnimal si los perros pueden comer pescado y cómo.

¿Qué pescados son buenos para los perros?

Efectivamente, el pescado es bueno para los perros y, pese a las creencias populares acerca del consumo de este producto, ninguno de ellos acostumbra a presentar indicios de toxicidad en los canes, a excepción de los casos de alergia al pescado. Así, podemos ofrecer a nuestros peludos compañeros cualquier tipo de pescado, tanto blanco como azul, puesto que cada uno ofrece distintos beneficios y propiedades interesantes para el correcto desarrollo de los perros. Eso sí, teniendo en cuenta que el pescado azul contiene un mayor aporte calórico que el blanco, si por ejemplo nuestro perro necesita perder algo de peso, es mucho más aconsejable optar por el blanco antes que por el azul. Así mismo, este mayor aporte calórico también se traduce en un porcentaje de ácidos grasos omega 3 más elevado, de manera que el pescado azul está más indicado para mejorar el pelaje de los perros, así como proteger su sistema inmunitario y prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Al ser los perros animales carnívoros, en los que el aporte de proteína debe ocupar el porcentaje más elevado del total de su alimentación, se recomienda tanto el consumo de carne como de pescado para cubrirlo. Lo importante cuando decidimos aventurarnos en la elaboración de dietas caseras para nuestros animales es cubrir todas sus necesidades nutricionales, mantener un correcto equilibrio entre fósforo y calcio, y trabajar con productos de calidad, siendo los ecológicos los más recomendados.

Ahora bien, aunque todos los pescados son buenos para los perros, sí que es cierto que algunos de ellos destacan por encima del resto por los beneficios que ofrecen a nuestros amigos de cuatro patas. De esta forma, los pescados más recomendados son los siguientes:

  • Salmón
  • Atún
  • Sardinas
  • Caballa
  • Arenque
  • Merluza

Beneficios del pescado para perros

Como hemos podido comprobar, tanto el pescado blanco como el azul presenta grandes beneficios para los perros, de manera que incluirlos en su dieta está más que recomendado. Ahora bien, ¿en qué consisten esos beneficios exactamente? Sin lugar a dudas, el primero de ellos, común en ambos tipos de pescados, es el alto aporte de proteínas. Tal y como ya hemos indicado, los canes son carnívoros por naturaleza, y requieren proteínas de origen animal para mantenerse sanos y fuertes, ya que sin ellas su organismo no podría producir las enzimas, hormonas, tejido y células necesarias para su correcto funcionamiento. En cuanto al resto de propiedades del pesado para los perros, pasaremos a detallarlas en función del tipo:

Beneficios del pescado blanco para los perros

Los pescados blancos, también conocidos como pescados magros, se diferencian de los azules, principalmente, por el porcentaje de grasa y, por ende, de ácidos grasos de su composición, siendo mucho menor en los blancos. En general, 100 gramos de pescado blanco suele aportar alrededor de 110 kcal, de manera que es altamente beneficioso para aquellos perros con obesidad, que requieren una dieta especial para perder peso. Así mismo, también se trata de un producto recomendado para canes ancianos, tanto por su contenido en proteínas como por su bajo aporte calórico y resto de beneficios que nombramos a continuación.

El pescado blanco también es una excelente fuente natural de vitaminas del grupo B, siendo la B3, la B9 y la B12 las más destacadas, y vitamina A. Por otro lado, aporta a los perros una cantidad considerable de minerales esenciales para su correcto desarrollo, tales como el calcio y el fósforo, ya mencionados anteriormente. Tal y como indicábamos, mantener el equilibrio entre estos minerales es fundamental para evitar una deficiencia de uno de ellos, ya que si el organismo del can detecta que, por ejemplo, necesita más calcio, tenderá a extraerlo de sus propios huesos, algo totalmente contraproducente. De esta forma, al ofrecer este alimento a nuestro peludo amigo, no solo evitamos esta situación, sino que también favorecemos su sistema óseo y lo ayudamos a prevenir el desarrollo de patologías relacionadas con él como la osteoporosis, la artritis o la artrosis.

Aunque en el apartado anterior destacamos la merluza como el pescado blanco más recomendable para los perros, podemos ofrecerles cualquier otro tipo, como el bacalao, la dorada, etc.

Beneficios del pescado azul para los perros

El pescado azul, al contrario que el blanco, presenta un elevado porcentaje de grasas. Sin embargo, las grasas que encontramos en este tipo de pescado son las llamadas 'poliinsaturadas', siendo el ácido graso omega 3 el presente en el pescado azul. De esta forma, vemos como los productos que forman parte de este grupo de alimentos representan una de las mejores fuentes naturales de omega 3, sustancia muy beneficiosa para los canes. Estos ácidos grasos consiguen mejorar la salud capilar del animal, potenciando su brillo, incrementando la suavidad y devolviendo la vitalidad a su pelaje. Así mismo, el omega 3 tiene la capacidad de proteger al animal frente a las posibles enfermedades cardiovasculares que pueda desarrollar, debido a que reduce considerablemente la formación de placas en los vasos sanguíneos. Por otro lado, también cuenta con importantes propiedades antiinflamatorias, indicadas para pacientes de dolor articular como el producido por la artritis canina.

Además de por su contenido en omega 3, el pescado azul es bueno para los perros por la variedad de vitaminas que lo componen, siendo la vitamina D, la A, la B12, la B3, la B2 y la B1 las más destacadas.

Lo ideal es ofrecer salmón, puesto que es el pescado azul que más favorece la salud de nuestros peludos amigos, sin embargo, la caballa, las sardinas, el atún y el arenque también son aconsejables.

¿Cómo dar pescado a mi perro?

Ahora que sabes que los perros pueden comer pescado y cuáles son sus beneficios, ha llegado el momento de hablar de las distintas formas de ofrecerles este producto e incluirlo en su dieta diaria. En este sentido, lo ideal y más recomendable es cocinar previamente el pescado y retirar todas las espinas, puesto que de esta forma conseguimos eliminar cualquier tipo de bacteria. Para ello, lo mejor es hacer el pescado hervido o a la plancha, nunca frito ni rebozado. Eso sí, para mantener todas sus propiedades intactas, es necesario cocinar el pescado a baja temperatura, sin superar los 70 grados, y dejarlo semicrudo, de tal forma que quede sellado por fuera y ligeramente crudo por dentro. En caso de seguir la dieta BARF y querer ofrecer al animal pescado crudo, será necesario asegurar su procedencia para confirmar su calidad.

Una vez cocinado el pescado, esperaremos a que se enfríe para desmenuzarlo y servirlo con un chorro de aceite de oliva, siendo el de primera presión en frío el más beneficioso para los canes. Para más información, no te pierdas nuestro artículo sobre los beneficios del aceite de oliva para los perros.

Por otro lado, también podemos ofrecer de vez en cuando las versiones de pescados enlatadas, siempre al natural o en aceite de oliva. Un ejemplo de ello es el atún en lata.

¿Cuál es la cantidad de pescado que puedo dar a mi perro?

Existe cierta controversia en cuanto a la cantidad exacta de proteínas que un perro debe consumir al día, ya que algunos profesionales abalan que debe rondar el 80% mientras que otros sugieren que lo ideal es el 70%. Nosotros te recomendamos que pruebes ambos porcentajes y determines tú mismo cuál es el mejor para tu perro. En cualquier caso, el 30 o 20% restante deberá ocuparse con frutas y verduras buenas para perros, e incluso cereales como el arroz o la avena algún día a la semana.

Ahora bien, si buscas una cantidad en gramos orientativa podemos decir que, por cada 10 kilos de peso, se puede ofrecer al perro entre 120 y 150 gramos de pescado al día. Por otro lado, no es aconsejable alimentar al animal a base de pescado todos los días, recuerda que el consumo de carne, como pollo o pavo, es fundamental para mantener su salud en perfectas condiciones, a excepción de aquellos casos alérgicos a determinadas carnes. Así, puedes reservar dos días a la semana, por ejemplo, para la elaboración de recetas con pescados.

¿Puedo mezclar el pescado con otros alimentos?

Por supuesto, siempre que mantengas las cantidades indicadas. De esta forma, puedes combinar el pescado con trocitos de verdura hervida como la zanahoria o la calabaza, o con un poquito de arroz hervido. Eso sí, si te preguntas si puedes mezclar el pescado con pienso para perros la respuesta es un rotundo NO. Como ya hemos indicado, los alimentos naturales y los piensos comerciales requieren tiempos y procesos digestivos diferentes, de manera que ofrecerlos a la vez podría provocar graves problemas de salud y dañar el sistema digestivo del animal.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Los perros pueden comer pescado?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas caseras.