Luxación del cristalino en perros - Tratamiento y cirugía

Luxación del cristalino en perros - Tratamiento y cirugía

Las patologías oftalmológicas que pueden sufrir los perros son múltiples y pueden afectar a diversas estructuras oculares. Una de ellas es la luxación de cristalino, una alteración caracterizada por el desplazamiento del cristalino a una localización anormal como consecuencia de la ruptura de los ligamentos que lo mantienen suspendido. Algunos tipos de luxaciones constituyen una urgencia médica y requieren un tratamiento oftalmológico inmediato. Por ello, es importante conocer los signos que pueden asociarse a esta enfermedad para actuar de forma temprana.

Si quieres saber más sobre la luxación de cristalino en perros, no te pierdas el siguiente artículo de ExpertoAnimal, en el que detallaremos los aspectos más importantes de esta patología, su tratamiento y cirugía.

 

¿Qué es la luxación del cristalino en perros?

Antes de explicar qué es la luxación del cristalino, es conveniente que hagamos un repaso sobre la estructura del ojo para entender en que consiste esta patología.

El cristalino es una lente biconvexa que permite enfocar los objetos situados a diferentes distancias. Esta lente se encuentra situada entre la cámara anterior, que contiene el humor acuoso, y la cavidad vítrea, que contiene el humor vítreo. En condiciones normales, el cristalino se encuentra justo en el centro y detrás de la pupila, suspendido por las denominadas fibras o ligamentos zonulares.

Cuando las fibras zonulares se rompen, el cristalino pierde su localización anatómica normal, se desplaza y se produce lo que se conoce como una luxación de cristalino. Esta patología se puede producir en perros de cualquier edad, existiendo ciertas razas predispuestas a padecerla, fundamentalmente los terrier, los schnauzer miniatura y los caniches.

 

Tipos de luxación de cristalino en perros

Las luxaciones de cristalino se pueden clasificar en base a distintos criterios. En función de si la rotura de las fibras zonulares es completa o incompleta, hablamos de:

  • Luxación de cristalino: cuando las fibras zonulares se rompen completamente, en los 360º, se produce un desplazamiento completo del cristalino.
  • Subluxación de cristalino: cuando solo se rompen parte de las fibras, se produce un desplazamiento parcial del cristalino.

Además, en función de la cámara hacia la que se luxe el cristalino, podemos encontrar:

  • Luxación anterior: en este caso, el cristalino atraviesa la pupila y se sitúa en la cámara anterior, justo detrás de la córnea. Las luxaciones anteriores se consideran una urgencia oftalmológica.
  • Luxación posterior: cuando el cristalino se posiciona en la cavidad vítrea.

No obstante, cabe mencionar que no es infrecuente que el cristalino cambie de posición dependiendo de la postura de la cabeza del animal, dado que la lente puede pasar de la cámara anterior a la vítrea a través de la pupila.

Por último, en función de la causa, podemos hablar de dos tipos de luxación de cristalino en perros:

  • Luxación primaria: se produce por un defecto en las proteínas que forman la zónula. Tiene lugar en animales jóvenes con un una debilidad congénita de las zónulas o bien en perros mayores por una degeneración crónica de las zónulas.
  • Luxación secundaria: la rotura de la zónula se produce como consecuencia de una enfermedad previa, como traumatismos, perforaciones oculares, cataratas, glaucoma, tumores intraoculares o uveítis.

Causas de la luxación del cristalino en perros

Las causas que pueden producir una luxación o subluxación del cristalino en perros son las siguientes:

  • Debilidad estructural congénita de las fibras zonulares: hay determinadas razas, sobre todo los terrier, que nacen con una debilidad estructural de las zónulas, lo que favorece que en un momento dado las zónulas se rompan y el cristalino se luxe. Estos casos de luxación suelen producirse en animales jóvenes.
  • Edad avanzada: con la edad, puede producirse una degeneración crónica de las zónulas que desencadenan una rotura total o parcial de las mismas.
  • Otras patologías oculares que desencadenan una luxación de cristalino de forma secundaria: como por ejemplo traumatismos oculares o craneales, glaucoma, cataratas, tumores intraoculares que desplazan el cristalino o uveítis que destruyen las fibras zonulares.

Síntomas de la luxación del cristalino en perros

Los signos clínicos que se pueden observar en los perros con luxación de cristalino son:

  • Muestras de dolor ocular: lagrimeo (epífora), ojo cerrado (blefarospasmo), fotofobia y depresión del estado de ánimo.
  • Alteraciones de la visión: signos de déficit de visión o ceguera.
  • Cambios en la transparencia del ojo: tanto cambios en la transparencia de la córnea (por aparición de edema de córnea) o del propio cristalino (por desarrollo de una catarata en el cristalino luxado). Por ello, si notas como opacidad en el cristalino del perro, puede tratarse de una luxación.
  • Creciente afáquico o luna afáquica: cuando el cristalino se encuentra desplazado con respecto al centro de la pupila, se crea una silueta en forma de luna creciente. Este signo es típico de las subluxaciones de cristalino.
  • Iridonesis: son movimientos o temblores anormales del iris (parte coloreada del ojo) que se producen a la vez que los movimientos oculares.
  • Lenticulodonesis: movimientos anormales del cristalino.

En el caso de luxaciones secundarias, también se podrán observar los signos clínicos asociados a la patología primaria que desencadena la luxación.

Además, es posible detectar complicaciones asociadas a la luxación de cristalino. Las más frecuente e importante es el desarrollo de un glaucoma en el ojo afectado. En estos casos, es frecuente observar congestión de los vasos de la esclerótica, edema de córnea, dilatación pupilar (midriasis), dolor ocular y pérdida de visión.

Imagen: hvcruzcubierta.com

Diagnóstico de la luxación del cristalino en perros

El diagnóstico de esta patología puede ser más o menos sencillo en función de si se trata de una subluxación, una luxación anterior o posterior. En cualquiera de los casos, el protocolo diagnóstico puede incluir los siguientes pasos:

  • Exploración oftalmológica: en caso de subluxación de cristalino se observará el mencionado creciente afáquico, en caso de luxación posterior se podrán observar a simple vista los vasos de la retina (sin necesidad de hacer un fondo de ojo) y en casos de luxación anterior se observará el cristalino por delante del iris. En caso de que el cristalino haya desarrollado una catarata, el diagnóstico será más sencillo que si la lente aún permanece transparente. En ocasiones, puede ser necesario realizar la exploración con una lámpara de hendidura para mayor precisión.
  • Ecografía ocular: en casos en los que el diagnóstico sea complicado, puede ser de utilidad realizar una ecografía ocular para determinar con mayor precisión el desplazamiento del cristalino.

Tratamiento y cirugía para la luxación del cristalino en perros

El tratamiento de esta patología ocular depende fundamentalmente del tipo de luxación que se haya diagnosticado:

  • Cirugía: en las subluxaciones y en las luxaciones anteriores, el tratamiento de elección es quirúrgico y consiste en la extracción del cristalino.
  • Tratamiento de signos clínicos y complicaciones: en las subluxaciones posteriores, el cristalino se suele dejar en la cavidad vítrea y únicamente se instaura una terapia para paliar los signos clínicos y las posibles complicaciones de la luxación.
  • Tratamiento de patologías primarias: en el caso de luxaciones secundarias, es importante instaurar un tratamiento frente a la patología primaria que desencadenó la luxación, puesto que es posible que se trate de una enfermedad que pueda afectar también al otro ojo.

Es importante señalar que hay determinadas luxaciones que son una urgencia oftalmológica y que, sin embargo, pueden no considerarse una emergencia por parte de los cuidadores. A menudo, los tutores de los perros con este problema se alarman al detectar una pérdida grave de visión en el ojo afectado, no obstante, estos casos suelen ser procesos crónicos en los que es difícil o imposible recuperar la visión, por lo que no se consideran una verdadera urgencia. Sin embargo, las luxaciones recientes en las que aún no se ha producido un déficit visual, son verdaderas urgencias médicas que requieren un tratamiento oftalmológico inmediato. Por ello, ante cualquier signo ocular compatible con una luxación de cristalino es fundamental acudir a un centro veterinario de urgencia para evitar complicaciones graves.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Luxación del cristalino en perros - Tratamiento y cirugía, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas oculares.

Bibliografía
  • Asociación de veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (2016). Urgencias ofatlmológicas.
  • Díaz, C. (2012). La oftalmología en colores: el ojo blanco. Editorial Multimédica Ediciones Veterinarias.