Mi border collie no me hace caso

Mi border collie no me hace caso

El border collie es sin duda un perro excepcional que se sitúa entre los perros más inteligentes del mundo. Quizás por esa razón, el border collie ha sido elegido en infinidad de hogares por ser un excelente compañero de vida.

No obstante este animal requiere cuidados concretos, de no ser así, nos enfrentamos a un problema común: que el border collie no nos hace caso.

En este artículo de ExpertoAnimal te enseñaremos algunas características del border collie y repasaremos detalles de su carácter. Esto nos guía a las posibles soluciones de los diferentes problemas de conducta, como puede ser la falta de respuesta ante las órdenes de su propietario. Sigue leyendo y descubre los consejos que te proponemos:

¿Cuáles son las características del Border Collie?

El border collie es una raza con una larga tradición como perro pastor conductor de rebaños. Su selección ha sido siempre por sus actitudes psíquicas más que por su morfología. Es en general un perro obediente, siempre atento a sus propietarios y con una gran energía.

La gran actividad que puede desarrollar este perro puede ser un inconveniente para sus propietarios, pues hay que tener en cuenta que no proporcionar a este perro el suficiente tiempo para poder "quemar" la energía que tiene puede dar lugar a problemas de conducta, como estereotipias, conducta destructiva y falta de obediencia a la hora de salir a dar un paseo.

Ofrecer un total de 90 minutos de paseos combinado con ejercicio activo es básico para esta raza tan inteligente y hermosa. La gran ventaja que tienen estos perros es la gran sumisión que muestran a sus amos y por tanto la buena respuesta que suelen mostrar ante el adiestramiento. Así que es el perro ideal para aquellas personas que les gusta disfrutar de la vida al aire libre.

¿Cómo puedo educar a un border collie?

Antes de contestar a esta pregunta sería necesario preguntarse si el border collie es un perro adecuado para la forma de vida que tengamos. Educar a un border collie, no es algo muy distinto a otro perro, siempre y cuando se acepten las características de esta raza:

Proporcionarle un correcto periodo de socialización. Para ello se recomienda adoptar al perro a las 6ª u 8ª semanas de edad. Desde el momento que convive con los dueños, se intentará que hasta la 12ª semana se ponga en contacto con todo lo que le va a rodear a lo largo de su vida: personas, animales, objetos, ruidos... Establecer una jerarquía en la familia también es fundamental, dejándole claro cuál es su lugar. Para ello se le acostumbrará a ofrecerle y quitarle sus juguetes, a poder tocar su alimento. Este tipo de conducta evitará que nuestro perro pueda desarrollar protección de recursos.

Acostumbrarle desde cachorro a quedarse solo en casa. Se hará de forma progresiva, primero poco tiempo. El animal se tiene que adaptar a los horarios de sus dueños pero para ello será básico también plantearnos un horario para él. La rutina es muy beneficiosa para el animal.

Empezar desde muy temprano a premiar de forma inmediata la conducta a repetir (por ejemplo premiarle en el momento en que hace sus necesidades en la calle) e ignorar las conducta a extinguir, como sería que se haga pipí en casa. Evitar utilizar el castigo como forma de educación es fundamental.

Las ordenes básicas de obediencia se pueden empezar a practicar a partir de los 6 meses de edad, en sesiones cortar, como 5 o 10 minutos. Siempre se tiene que decir la misma palabra y el mismo gesto y que haga la conducta, premiándolo inmediatamente. Por ejemplo, para dar la pata se hará lo siguiente: pata, extender la mano hacia el perro. Entonces le cogeremos la pata y se le dará el premio. Esta secuencia se puede repetir para todo tipo de órdenes, como sentado, tumbado, etc.

Proporcionarle el ejercicio que necesita (mínimo diario hora y media). Un cachorro tiene que salir de media de seis veces al día. Un adulto 3 veces. El border collie es una raza especialmente activa, por lo que siempre se recomienda una sesión de mínimo una hora de ejercicio intenso. El resto de las salidas pueden ser de 15 a 20 minutos.

¿Qué puedo hacer si no me hace caso?

Ante esta situación, se tendrán que analizar cuáles pueden ser las causas. Las más frecuentes suelen ser la falta de ejercicio, lo que hace que el animal necesite quemar energías y corra sin control o bien una jerarquía no clara para el perro (poco frecuente, debido a que es un animal muy sumiso). Otro fallo que se suele comerte es correr detrás del animal para cogerle, lo que suele ser interpretado por el perro como un juego o como una dominancia de él sobre el propietario.

La paciencia será la virtud a cultivar en esta situación junto al refuerzo positivo, premiando al perro cuando cumpla las instrucciones del propietario. Cuando se le vaya a premiar por la acción de acercarse, se le dice una palabra o se le hace un gesto que se vaya a utilizar siempre.

El siguiente paso será decir la palabra o el gesto, esperar a que acuda y premiarle. Esto será aplicado por toda la familia, debido a que si los distintos miembros de la familia no actúan de igual forma, procederán a confundir al perro.

Si nada de esto funciona con tu border collie, no olvides que tienes a tu alcance figuras que pueden ayudarte como puede ser el caso de los educadores caninos. El profesional te aconsejará y ofrecerá pautas para que vuestra comunicación sea más amena y positiva, ayudándote para lograr tus objetivos: que te haga caso.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi border collie no me hace caso, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.