Mi gata esterilizada se orina en todas partes - Causas

Mi gata esterilizada se orina en todas partes - Causas

Aunque nuestras gatas estén castradas y no tengan signos de celo como orinar fuera del arenero, este síntoma se puede dar por otras muchas causas más allá de la ciclicidad de sus hormonas sexuales y del momento de mayores niveles de estrógenos en la fase de celo. Así pues, nuestras gatas esterilizadas pueden orinar en todas partes por motivos tan distintos como el estrés, las enfermedades del tracto urinario inferior, los problemas de marcaje, una enfermedad o, simplemente, que haya algún problema con su arenero.

si has notado que de un tiempo a esta parte tu gata esterilizada ha comenzado a orinar por todas partes o en alguna localización determinada y no deseada, como cuando afirmas "mi gata castrada se mea en la cama", continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer las causas que explican que tu gata esté orinando donde no debe, así como qué medidas aplicar para evitar este comportamiento tan indeseado.

Enfermedades urinarias

Las principales enfermedades que van a influir en que tu gata esterilizada se orine en todas partes son las que afectan al tracto urinario inferior y se catalogan dentro de lo que conocemos como FLUTD o enfermedad del tracto urinario inferior felino. Estas enfermedades incluyen síntomas comunes como micciones cortas y frecuentes, sangre en orina, dolor al orinar, dificultad para orinar o micciones inadecuadas fuera del arenero. Este último puede ser el único signo clínico que detectan los cuidadores de gatos, o al menos el que detectan primero, y se suele producir porque la gata está asociando el arenero con el dolor que le produce el orinar debido a su enfermedad.

Algunas de las enfermedades que pueden producir FLUTD en los gatos son las siguientes:

  • Cistitis idiopática felina (50-70 %)
  • Urolitiasis (15-20 %)
  • Tapones uretrales (10-20 %)
  • Defectos en la anatomía (10 %)
  • Infección del tracto urinario (1-8 %)
  • Tumores de vías urinarias bajas (1-2 %)

Sin embargo, las micciones inadecuadas fuera de la caja de arena son más frecuente que aparezcan en los casos de cistitis idiopática, urolitiasis, infecciones del tracto urinario y en los tumores de las vías bajas.

Cistitis idiopática felina

La cistitis idiopática felina es una enfermedad que afecta a la vejiga y que está muy relacionada con el estrés. Hablaremos de ella en profundidad en el siguiente apartado.

Urolitiasis

La urolitiasis o creación de sedimentos en las vías urinarias felinas, llamados cálculos o urolitos, aunque también pueden afectar al tracto urinario superior, es decir, riñón y uréter, se producen cuando se sobrepasa el umbral para ciertos minerales presentes en la orina. En la especie felina, los urolitos más frecuentes son los de estruvita y los de oxalato cálcico.

Los cálculos de estruvita rara vez están asociados a infección bacteriana, a diferencia de lo que ocurre en los perros, y están formados por fosfato, amonio y magnesio, apareciendo con más frecuencia en las gatas orientales de 3-6 años que ingieren poca cantidad de agua, tienen sobrepeso y sedentarismo y una orina alcalina de pH superior a 6,5, mientras que los de oxalato cálcico, que se forman cuando la orina ácida se satura de calcio y oxalato, son más frecuentes en los machos, aunque también pueden aparecer en las hembras esterilizadas con sobrepeso y sedentarias con hipercalcemia y bajo consumo de agua. Este problema causa dolor en la micción, que desemboca en una eliminación inadecuada de orina por el hogar.

Infecciones del tracto urinario

Las infecciones del tracto urinario, o contaminación bacteriana del mismo, son producidas generalmente por bacterias como E.coli, Streptococcus, Staphylococcus y Proteus spp. Aunque son poco frecuentes, se desarrollan más en las hembras y generalmente aparecen en gatas con baja inmunidad local, defecto anatómico en la capa de glucosaminoglucanos de la vejiga o por cambios en la orina o la micción, así como de forma secundaria a enfermedades como la enfermedad renal crónica, el uso de fármacos inmunosupresores como los corticoides o los quimioterápicos, el hipertiroidismo, el hiperadrenocorticismo, la diabetes o el carcinoma de células transicionales de la vejiga.

La micción inapropiada fuera de la caja de arena es un síntoma de infección urinaria, así como la micción dolorosa gota a gota, la incontinencia y la presencia de sangre en la orina.

Tumores de las vías urinarias bajas

Los tumores de las vías urinarias bajas tienen una baja prevalencia y suelen afectar a la vejiga, siendo el más frecuente el carcinoma de células de transición. Es muy agresivo, invade capas profundas de la mucosa de la vejiga y puede producir metástasis en hígado, pulmones y otros órganos. Los signos clínicos pueden ser micción dolorosa, sangre en la orina, micciones escasas y micción inadecuada.

Para prevenir estas enfermedades es importante que nuestras gatas se encuentren en su peso ideal, que mantengan una buena actividad física diaria y una buena hidratación.

Estrés

Nuestros gatos adoran las rutinas, de manera que todo lo que se salga de sus hábitos y costumbres es un motivo de estrés, como la introducción de una nueva persona o un nuevo animal en casa, reformas, cambios en el mobiliario, ruidos extraños, más ausencias en casa, etc. El estrés en los gatos tiene muchas consecuencias negativas, entre las que encontramos los problemas de comportamiento, siendo uno de ellos el orinar por todas partes menos en su arenero para sentirse más "seguros" ante la nueva situación que están sufriendo. De esta manera, mantienen la casa llena de su olor, que es con el que se sienten más que familiarizados. Otros signos que pueden sufrir los gatos estresados, además de las micciones inadecuadas, son esconderse, reducir el acicalamiento o aumentarlo, marcar con las uñas y agresividad.

La cistitis idiopática felina (CIF) es la causa más frecuente del FLUTD y está relacionada con estímulos estresantes para la gata afectada, que causan una deficiente respuesta de las hormonas y del sistema nervioso simpático, siendo más prevalente en las gatas jóvenes o de mediana edad, esterilizadas y con sobrepeso alimentadas con alimento seco en exclusividad. También puede aparecer de forma secundaria a alteraciones en la vejiga, disminución de la capa de glicosaminoglucanos vesicales que protegen la pared de la vejiga y por una alta concentración de compuestos en la orina que inducen una inflamación. La cistitis idiopática consiste en una inflamación no infecciosa de la vejiga de la orina con periodos de remisión y recaídas, y que se manifiesta con signos como micciones inadecuadas, dificultad o dolor en la micción y orinas frecuentes de escasa cantidad.

Por todo ello, esta suele ser la causa más habitual que explica por qué una gata esterilizada se orina en todas partes, se esconde o manifiesta comportamientos inusuales.

Marcaje

"Mi gata esterilizada marca territorio" es algo que los cuidadores de gatas castradas pueden observar cuando arañan las cortinas o el sofá además de su rascador, pero lo que puede que no sepas es que las gatas esterilizadas también pueden marcar con la orina. El marcaje lo utilizan los gatos para alertar a otros de que ese es su territorio y para asuntos relacionados con la reproducción, por este motivo que tu gata orine por la casa por marcaje es más frecuente que ocurra si no está esterilizada. De hecho, lo más habitual es que sea una gata en celo que se orine en todas partes.

Sin embargo, nuestras gatas esterilizadas también pueden marcar la casa con orina con fines no reproductivos, como por ejemplo por miedo, inseguridad o estrés, como hemos comentado en el punto anterior. Párate a pensar si se han producido cambios importantes en tu vida que estén repercutiendo en la salud mental de tu gata esterilizada o si el edificio está en obras o has comprado nuevos objetos que han sido orinados (marcados) por tu gata como forma de bienvenida. Hablamos más en profundidad en este otro artículo: "¿Cómo marcan los gatos?".

Problemas con su arenero

Los gatos son unos seres muy exquisitos y no iban a ser menos los gustos por su arenero. Aunque hay algunas gatas más "todoterreno" que se adaptan a cualquier tipo de arena y tamaño o forma del arenero, hay otras que no toleran ciertos tipos de arena o de areneros. Esto le puede estar pasando a tu gata castrada o esterilizada, que como forma de rechazo puede estar orinando por todos los lugares menos donde debería.

Si quieres acertar con el arenero de tu gata, debes saber que son mucho mejores los descubiertos que los cubiertos y deben ser lo suficientemente amplios como para la gata se pueda dar una vuelta dentro sin chocarse con ninguna esquina. Así mismo, debe estar colocado en una localización familiar para la gata y siempre en un lugar tranquilo y a una buena distancia del comedero y del bebedero para no contaminar con olores su fuente de alimento. Además, la arena debe ser sin perfume a fin de evitar irritaciones y rechazos por el fuerte y artificial olor y, a ser posible, que no comparta arenero con otro gato del hogar, ya que se recomienda un arenero por gato más uno extra, es decir, si vives con dos gatos, necesitarás tres areneros, si tienes tres gatos, cuatro areneros y así. Además, si la gata esterilizada tiene algún problema de movilidad o dolor articular, los bordes deberán ser bajos para que pueda entrar y salir sin mucho problema.

Es importante también que el arenero tenga una buena higiene, limpiando diariamente los excrementos, cambiando la arena y lavando el recipiente de forma frecuente, puesto que estos factores también pueden provocar que la gata esterilizada orine en todas partes, incluso en tu cama o el sofá.

Otras enfermedades

Además de los trastornos del aparato urinario inferior, los gatas esterilizadas pueden orinar por todos lados por otro tipo de enfermedades orgánicas en las que se produce un aumento de la sed y de las ganas de orinar, como son la diabetes mellitus, el hipertiroidismo y la enfermedad renal, más frecuentes si tu gata esterilizada tiene una edad avanzada, aunque no por ser joven debemos asumir que no las pueda padecer.

Otros problemas que pueden producir que tu gata esté orinando donde no debe son los que producen incontinencia, como algunos problemas neurológicos que afectan a la médula espinal de la región lumbosacra o a los nervios hipogástrico, pudendo o pélvico, así como alteraciones en el mecanismo del esfínter de la uretra.

¿Qué hacer si mi gata castrada se orina en todas partes?

Antes de enfadarte con tu gata por orinarse donde no debe, intenta investigar el porqué de esta conducta. Como has visto, las causas que lo explican pueden ser muy variadas y, algunas, bastante graves, por lo que lo primero que debes hacer es acudir a un centro veterinario para que examinen a tu gata y den con la causa.

Algunas de las cosas que puedes realizar para evitar que tu gata orine fuera del arenero pueden ser las siguientes:

  • Cambia el arenero y la arena por unos de su agrado y localízalo en un lugar tranquilo alejado de sus fuentes de alimento y bebida. No te olvides de la limpieza frecuente del mismo. En este otro post hablamos de los distintos Tipos de arena para gatos y te ayudamos a elegir.
  • Si la fuente de estrés se puede eliminar, retírala o evítala, y si no es posible, reduce sus niveles de estrés mediante el uso de feromonas felinas para crear un ambiente más apacible, calmado y feliz para tu gata. Añade más rascadores para que marque esos lugares y provéela de zonas altas y otras para que pueda esconderse. También compartimos un vídeo con distintas maneras de relajar a tu gata.
  • Trata la enfermedad felina del tracto urinario inferior que esté causando la eliminación inadecuada. Si tiene cálculos de estruvita, la dieta urinaria, junto con una mayor hidratación y actividad física, puede removerlos, mientras que los de oxalato cálcico requieren pasar por quirófano y tratar la hipercalcemia. En las infecciones de orina se debe tomar una muestra de orina, cultivarla, hacer un antibiograma y aplicar el tratamiento antibiótico eficaz durante unos 10-14 días, siendo hasta 4-6 semanas en los casos crónicos o en los que se ha pasado la infección también al riñón. Los tumores deben tratarse con cirugía o quimioterapia dependiendo de la gravedad. Para tratar la cistitis idiopática felina se debe reducir el estrés, aumentar la ingesta de agua, reducir el peso y aumentar la actividad física y, en algunos casos, se deberán usar fármacos opioides, glucosaminoglucanos o antidepresivos tricíclicos por sus propiedades anticolinérgicas, aumentando la capacidad de la vejiga y la relajación de los uréteres y la uretra.
  • Trata la enfermedad orgánica, endocrina o neurológica, si esta es la causa, mediante un tratamiento específico para el problema en cuestión.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gata esterilizada se orina en todas partes - Causas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Bibliografía
  • S. Atencia. (2020). Urología en felinos II, enfermedades del tracto urinario inferior del gato. Improve International.