Mi gato come bien pero está muy delgado, ¿por qué?

Mi gato come bien pero está muy delgado, ¿por qué?

El peso en los animales siempre genera dudas entre los propietarios, tanto si tienen en casa un gato con sobrepeso como si conviven con uno muy delgado. Pero, muchas veces, los cambios en el peso de nuestro animal nos están indicando la presencia de alguna enfermedad oculta y, por ende, se trata de un indicador que no podemos pasar por alto.

En este artículo de ExpertoAnimal queremos explicar qué causas pueden existir cuando el gato come bien pero está muy delgado. ¿Por qué ocurre? Es una de las preguntas más frecuentes en consultorio veterinario y, a continuación, vamos a responder a ella.

La pérdida de peso en gatos

Cuando en casa tenemos un animal con sobrepeso siempre resulta más sencillo ponerlo a dieta, ya que comerán lo que nosotros le demos pero, ¿qué ocurre si come lo mismo de siempre y adelgaza? Aquí tenemos un problema. Si en un período corto de tiempo llega a perder el 10% de su peso podemos estar frente a un grave problema.

La pérdida de peso no es un trastorno en sí mismo pero puede ser un indicador de otra enfermedad que esté sufriendo nuestro animal. De todas formas, el gato no solo puede bajar de peso por una enfermedad, también puede hacerlo debido a un estrés psicológico o cambios en la alimentación. Detallaremos a continuación las posibles causas de su descenso de peso.

Causas simples

Comenzaremos por lo más sencillo que, en ocasiones, pasamos por alto. Podemos tener un gato muy enérgico y que le es muy difícil conformarse con lo que le damos para comer. Suele dar vueltas y no comer, por lo que en ocasiones optamos por comidas no tan nutritivas y desciende de peso. Son gatos que juegan mucho, saltan, corren y duermen poco. En estos casos, deberíamos aumentar las raciones o elegir un alimento más nutritivo para ellos y observar si sigue sin engordar o, por el contrario, empieza a recuperar su peso ideal.

El estrés psicológico suele ser una de las principales causas que explica por qué tu gato come bien pero está muy delgado. Puede deberse a cambios en el hábitat como mudanzas, abandono de algún miembro de la familia del hogar, sea animal o humano, muchas horas de soledad o, por el contrario, demasiada actividad en una casa donde no lo había. Esto ocurre mucho en casas de abuelos que pasan una temporada con los nietos y los gatos son forzados a tener una actividad extra que antes no tenían. Puede haber depresión por muerte de un dueño y/o compañero o, nuevos integrantes en la familia.

Los cambios en la alimentación suelen ser otro de los motivos que provocan en el felino la pérdida de peso. Debemos tener presente que aunque no veamos diarrea y/o vómitos, pueden estar pasando por cambios internos debido a la nueva comida. Ocurre mucho cuando cambiamos del pienso comercial a la comida casera. Suelen cambiar los hábitos, ya que en la comida casera los obligamos a comer cuando ponemos el plato y no la dejamos ahí durante todo el día para que coman cuando tengan hambre, como ocurre con el pienso seco..

Enfermedades que pueden provocar que el gato esté muy delgado

En general, cuando sucede la pérdida de peso asociada a enfermedades es común presenciar otros síntomas. Puede haber caída del pelo o pelaje opaco, vómitos, diarrea, pérdida de apetito, aumento de sed, etc. Es muy importante hablar con el veterinario acerca de esto y comentarle todo lo observado, ya que habrá que buscar la causa que está desencadenando estos síntomas.

Aunque son varias las patologías que pueden provocar que el gato coma bien pero esté muy delgado, las más comunes suelen ser las siguientes enfermedades endocrinas:

  • Diabetes mellitus
  • Hipertiroidismo

Normalmente ambas van asociadas a gatos de más de 6 años.

Además de las afecciones anteriores, también pueden existir problemas digestivos desde la boca, como la falta de piezas dentales, infecciones en dientes o encías, etc., hasta en todo el tubo digestivo, como úlceras de estómago, inflamaciones, gases estomacales o intestinales. También puede haber presencia de tumores que aún no muestren otro síntoma que el descenso de peso corporal. Así mismo, puede existir un comienzo de falla renal, que si no estamos atentos puede derivar en fallo renal crónico con todo lo que esta enfermedad trae con los años.

Diagnóstico y tratamientos

Cuando detectamos que nuestro gato pierde peso debemos acudir al veterinario para realizar los exámenes correspondientes. Debemos contarle las posibles causas simples que encajen con nuestro felino para que en la historia clínica las considere y determine el mejor tratamiento a seguir.

Seguramente, el veterinario realizará un análisis de sangre y, quizá, uno de orina para realizar el diagnóstico, y descartar o confirmar la presencia de las enfermedades anteriormente mencionadas. Si finalmente la causa que explica por qué el gato come bien pero está muy delgado es una enfermedad, será el especialista el encargado de estipular el mejor tratamiento para combatirla.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato come bien pero está muy delgado, ¿por qué?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.