Mi gato está muy pesado, ¿por qué?

Mi gato está muy pesado, ¿por qué?

Aunque la creencia popular sugiere que los gatos tienen un carácter independiente, lo cierto es que se trata de animales muy sociables que crean un vínculo emocional potente con sus seres queridos. Les encanta comunicarse con nosotros y con sus compañeros felinos, no obstante, en ocasiones, esta actitud puede tornarse muy fatigosa para quienes no comprenden por qué su gato tiene este comportamiento.

Si tu gato está especialmente pesado, te sigue a todos lados, busca tu atención y tus mimos, así como lamerte y mordisquearte, quizás deberías investigar en este artículo las causas que pueden propiciar esta situación, antes de que derive en un trastorno relacionado con la separación. Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para saber por qué tu gato está muy pesado, toma nota:

Las rutinas, sagradas para los gatos

Los gatos, al igual que muchos otros animales, valoran muy positivamente seguir determinadas rutinas. Poder prever qué va a ocurrir les ayuda a ganar confianza con el entorno y en sus relaciones sociales, así como a mejorar su bienestar emocional.

Por esa razón, si tu gato te despierta cada mañana a la misma hora, te pide comida o protesta cuando no estás cumpliendo con sus "horarios", debes saber que se trata de una actitud totalmente normal y que debemos empezar a entender y respetar, pues se trata de una conducta típica en los felinos.

Demanda de atención

Cada gato es un mundo y tiene una personalidad propia que lo hace único e inigualable. Si tu felino es de los que te sigue por la casa, quiere dormir siempre contigo o intenta jugar aunque tú no tengas ganas, quizás deberías valorar si tu gato está aburrido y necesita más atención. Aunque en un principio pueda sorprendernos, especialmente quienes les dedicamos tiempo y cariño, no debemos tomarnos este punto a la ligera, pues para él es mucho más importante.

Recordemos que los gatos (a excepción de los que tienen acceso al exterior) pasan toda su vida en un mismo piso, sin salir, con los mimos estímulos y juguetes. En este caso, valorar añadir enriquecimiento ambiental puede ser una excelente terapia para tu gato. Algunas ideas pueden ser crear pasarelas para gatos, prepararle un kong con su comida favorita o utilizar juguetes de inteligencia. Cualquier estímulo nuevo que podamos ofrecerle es valioso para él.

Muchos gatos, incluso aquellos que reciben afecto de forma diaria, necesitan un extra de motivación. Ya sea porque tiene energía acumulada o bien porque sean especialmente apegados, en este caso es conveniente valorar adoptar un segundo gato, con el mismo carácter y actividad física para que haga compañía a tu mejor amigo. También puede ser interesante crear una rutina diaria de juegos, en la que participemos de forma directa con nuestro gato. Comprarle un ratón y pensar que eso será suficiente es un grave error, el gato necesita la interacción que solamente nosotros u otro ser vivo puede ofrecerle.

Una enfermedad latente

Los gatos son animales muy reservados con su salud y es habitual que no manifiesten las señales que nos ayudarían a identificar cualquier problema. Antes de pensar que se trata de un problema de conducta, será básico saber si nuestro gato está enfermo. No olvides que es recomendable visitar al veterinario cada 6 o 12 meses, por lo que acudir al especialista será un factor a tener en cuenta, especialmente si has observado algún síntoma extraño.

Sufre un trastorno relacionado con la separación

En ocasiones, el vínculo tan grande que creamos con nuestro gato se vuelve en nuestra contra, con la aparición de los trastornos relacionados con la separación, conocidos popularmente como "ansiedad por separación". Suele aparecer en gatos que han sido adoptados durante las vacaciones o fiestas de Navidad, época en la que pasaban mucho tiempo con la familia.

Después, con la vuelta a la rutina, los gatos pierden muchísima interacción social y se sienten tremendamente tristes cada vez que nos marchamos de casa, empezando a desarrollar problemas de conducta más graves, como la destructividad o el maullido prolongado.

En este caso es fundamental tratar el trastorno por separación, utilizando distintas herramientas y juguetes para hacer que el tiempo que el gato pasa solo en casa, tenga el mejor enriquecimiento y las distracciones necesarias para no sufrir nuestra marcha.

Un cambio en su vida

En ocasiones, puede que no se trate de ninguna de las causas anteriormente mencionadas y se deba a un cambio en la vida del gato que ha marcado un antes y un después, lo que ha echo que busque refugiarse en ti.

La castración, una mudanza, un nuevo compañero, un trauma o alguna situación vivida puede ser el desencadenante del cambio de comportamiento del felino. En este caso es conveniente repasar cuándo se inicio este comportamiento persistente, cuál pudo ser el factor que lo originó y cuál es nuestra actitud ante el gato.

Recuerda que, en ocasiones, apartar a nuestro felino o castigarle (acciones que nunca se deben emplear) pueden reforzar el "ser pesado". Tu gato solo desea tu compañía, por lo que incluso una mala respuesta por tu parte puede ser deseable para él.

Encontrar el origen del problema será la clave para poder resolver esta situación. Toma nota de todos los consejos que te hemos ofrecido para mejorar su bienestar y estado emocional.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato está muy pesado, ¿por qué?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.