Mi perra embarazada respira agitada - Causas y qué hacer

Mi perra embarazada respira agitada - Causas y qué hacer

La gestación de las perras es una etapa que acostumbra a suscitar numerosas dudas entre los cuidadores, ya que no se trata solo de garantizar su bienestar. Los cachorros que crecen en su interior también necesitan de nuestros cuidados. No poder verlos directamente para saber cómo evolucionan es fuente de preocupaciones.

Para evitar sustos la recomendación siempre es ponernos en manos del veterinario para realizar un seguimiento adecuado y, también, para identificar señales de alarma. Una de ellas puede ser un cambio en la respiración. ¿Tu perra embarazada respira agitada? Te explicamos las causas y qué hacer en este artículo de ExpertoAnimal.

Mi perra embarazada jadea mucho

En primer lugar, hay que saber que los perros acalorados jadean como forma de regular su temperatura, ya que no pueden hacerlo, como nosotros, a través de la sudoración. El jadeo es la manera que han encontrado para intercambiar aire caliente del interior de su organismo con el más fresco del exterior.

Lógicamente, este mecanismo fisiológico se verá en dificultades cuando las temperaturas atmosféricas sean elevadas o el perro presente alguna circunstancia que, por sí misma, le afecte a la respiración. Por ejemplo, respiran peor los perros de razas braquicéfalas por su constitucion anatómica o aquellos que padecen algún problema cardiaco o pulmonar.

Una perra preñada también puede mostrar más dificultades. Por eso debemos limitar su exposición al calor y no permitir que se agote practicando ejercicio excesivo. De lo contrario, podría llegar a sufrir el peligroso golpe de calor. Pero, si tu perra embarazada ya respira agitada y piensas que se debe al calor o al esfuerzo, llévala a un lugar fresco, ofrécele agua y mantenla tranquila. Con estas medidas debería bastar para que, en unos minutos, la respiración se regulase. Si ves que la perra continúa jadeando mucho o presenta algún otro síntoma, contacta de inmediato con el veterinario.

Signo de dolor

Una respiración agitada no siempre es un signo de acaloramiento. A veces, el jadeo nos indica algún dolor, que no siempre es fácil localizar. En ocasiones sí sucede que, acariciando a nuestra perra, detectamos que el jadeo, algún gemido o apartarse para evitar el contacto se produce justo cuando tocamos en un punto determinado. También podemos ver que se lleva un golpe o que se hace daño. Pero hay veces en las que no somos conscientes de ninguna lesión o dolor y la respiración agitada es el único signo diferencial que percibimos.

Si es el caso de tu perra y, de repente, comienza a respirar agitada, puedes examinarla palpándole todo el cuerpo con cuidado para buscar algún punto de dolor. Mira en el interior de los oídos y entre los dedos por si hubiese algún cuerpo extraño incrustado. Asegúrate de tocar bien el cuerpo por debajo del pelo en busca de algún bulto o signo de inflamación.

Fíjate también en si existen o no otros síntomas, como fiebre, pérdida del apetito, reducción de movimientos, etc. Dependiendo de lo que encuentres tendrás que acudir o no al veterinario. Por otra parte, la visita a este profesional será obligada si la perra respira agitada y no localizamos la procedencia del dolor o malestar.

La perra está de parto

Quizás la duda estrella entre los cuidadores de perras gestantes sea cuándo va a ser el gran día, es decir, cuáles son los síntomas de una perra que va a parir. Precisamente, una respiración agitada puede ser señal de que la perra está sufriendo contracciones, que son los movimientos que realiza el útero para facilitar la salida de los cachorros. Antes es normal que haya disminuido su apetito, busque el lugar perfecto para hacer su nido, rasque el suelo, etc., aunque estas conductas pueden pasarnos desapercibidas.

Si efectivamente la respiración agitada se corresponde con el inicio del parto, nuestro papel debe ser dejarla lo más tranquila posible y tan solo observar que este se desarrolla con normalidad. En unas horas toda la familia debería estar tranquila y descansando. Solo si ves que tu perra jadea en exceso, no nace ningún cachorro pese a sus esfuerzos, elimina una secreción verdosa o con sangre, etc. debes intervenir, llamando de inmediato al veterinario y siguiendo sus instrucciones.

Si quieres saber más sobre el parto de la perra, el proceso, la duración y las posibles complicaciones, no te pierdas nuestro artículo ¿Cuánto dura el parto de una perra?

Eclampsia canina

Por desgracia, hay un motivo grave por el que una perra embarazada puede respirar agitada. Se trata de una patología conocida con el nombre de eclampsia. Es cierto que es más habitual que se presente en hembras que ya han parido y se encuentran en el periodo de lactancia, como puedes leer en nuestro artículo ¿Por qué mi perrita jadea mucho después del parto?, pero también se puede diagnosticar en las perras durante la gestación.

Es una hipocalcemia, es decir, se debe a una deficiencia de calcio y, además de la respiración agitada, podemos ver a la perra muy inquieta, con sacudidas, descoordinación, fiebre, hipersalivación, etc. La eclampsia es una urgencia veterinaria. La perra debe recibir asistencia de inmediato. Si en el transcurso de la enfermedad o el tratamiento tuviese a sus cachorros, el veterinario nos pautará una alimentación artificial hasta que la perra esté recuperada.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perra embarazada respira agitada - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.

Bibliografía
  • Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.