Mi perro es muy agresivo con las personas: causas y soluciones

Mi perro es muy agresivo con las personas: causas y soluciones

Los perros son en general animales muy sociables que disfrutan de la compañía de otras mascotas y personas. No obstante y debido a determinadas circumstancias, el perro puede tornarse agresivo, un problema del comportamiento muy grave que puede comprometer su seguridad y la de las personas.

En este artículo de ExpertoAnimal te enseñaremos cuales son las principales causas de la agresividad del perro con las personas y cuáles son los posibles soluciones. Distintas estadísticas realizadas en los Estados Unidos indican que el 60 % de los ataques de perros lo sufren los niños menores de 9 años y las personas mayores de 70 años. Sorprendente y preocupante a la vez.

Sigue leyendo y descubre qué hacer si tu perro es muy agresivo con las personas:

¿Por qué un perro es agresivo?

Una reacción agresiva de un perro puede tener muchos orígenes, desde una simple reacción ante el dolor (un niño le tira de la cola o se toca una zona dolorida del animal) a ser el síntoma de una enfermedad generalizada (por ejemplo la Rabia o un hipotiroidismo), por dominancia o simplemente una incorrecta socialización del animal, siendo las dos últimas las más frecuentes.

¿Por qué la expresión de la dominancia puede dar lugar a la agresividad?

Un perro es un animal social, que vive en grupo. En este se establece relaciones de dominancia y sumisión entre sus miembros, es decir, hay una jerarquía. La posición de cada animal en el grupo se establece por agresiones, que la mayor parte de las veces no generan heridas de consideración.

Cuando un perro es introducido en un hogar, es necesario establecer una jerarquía muy clara, siendo el perro el que ocupa el último lugar en el grupo y es muy importante que quede por detrás de los niños. Posiciones jerárquicas elevadas del perro en el grupo puede dar lugar a ataques cuando por ejemplo el niño coge un juguete del perro, se acerca a su sitio o mete la mano en la comida del animal. Es muy importante entender y respetar los gruñidos del perro ya que éstos indican y señalan una futura agresión. Explicárselo a los más pequeños es básico.

También puede ocurrir con otros miembros de la familia. El ser humano considera al perro de la familia y tiende a tratar al perro como un igual, pero la visión del perro es ligeramente distinta, somos su manada y esta tiene jerarquías muy claras.

¿Cómo se consigue una buena socialización de un perro?

Durante el desarrollo del cachorro, entre la 3-4º a las 12º semana de vida (más o menos), el perro tiene el llamado “Periodo de Socialización”. Durante este corto periodo de tiempo, el animal desarrolla una aceptación y acostumbramiento al medio que le rodea. Es decir un perro que durante este periodo no ha estado en contacto con personas, tiene una alta probabilidad de mostrar miedo y como consecuencia agresividad ante personas cuando sea adulto.

Por eso es muy importante adquirir los cachorros en la mitad de esta periodo (la otra mitad con su madre y hermanos, pues así aprenderá la forma de socializarse con otros perros) y ponerle en contacto con lo que le va a rodear el resto de su vida (niños, carritos de niño, coches, ruidos, personas mayores, etc.). Si este periodo no se aprovecha de forma adecuada, el perro puede desarrollar una alta probabilidad de mostrar miedo ante lo no vivido.

¿Son algunas razas más agresivas que otras?

La respuesta es sí, pero no hay que criminalizar. Las razas de perros consideradas como perros potencialmente peligrosos suelen considerarse más agresivas puesto que su mordida es mucho más poderosa, pero en la práctica diaria, existen otras razas con mayor tendencia agresiva, como pueden ser el cocker spaniel, el pastor alemán o el chow-chow.

En general, la mayor parte de la agresiones a personas están causadas por perros machos y es más importante el efecto ambiental y la educación recibida por el animal, que la raza en sí. Lo que está claro es que una raza peligrosa en un entorno agresivo tiene una mayor potencialidad para ser agresivo, pero cualquier raza en un entorno agresivo y violento, desarrolla esta conducta.

¿Cómo evitar que mi perro sea agresivo con las personas?

  1. En primer lugar hay que elegir bien a una raza de perro (o un mestizo) que se adapte al entorno familiar y personal. Si elegimos como mascota un pastor ganadero australiano para vivir en un piso diminuto en plena ciudad, probablemente vamos a sufrir graves consecuencias en el futuro ya que es un perro que necesita mucho ejercicio físico y estimulación mental.
  2. En segundo lugar hay que asegurarse que el periodo de socialización sea el adecuado y educar al animal de forma correcta (jerarquía y obediencia). Si no dedicamos tiempo a la educación de nuestro perro es muy probable que tienda a desarrollar conductas no deseadas.
  3. Por último se recomienda castrar a todas las mascotas. Además de ser un control efectivo contra determinadas enfermedades, es el primer tratamiento que se emplea ante perros agresivos.

Trucos y recomendaciones básicas

Una vez el perro ya es adulto es muy complicado modificar determinados hábitos, especialmente si el perro hace tiempo que los lleva a cabo. No obstante, nada es imposible y antes de acudir a un profesional debemos preguntarnos si nuestro modo de vida es el adecuado para nuestro perro:

  • Paseos adecuados: Pasear con tu perro un mínimo de 60 minutos diarios es fundamental para que pueda ejercitarse, aliviar el estrés y relacionarse con el entorno. Lleva a cabo una rutina bien marcada y evita los errores comunes del paseo.
  • Bienestar animal: Si aún no sabes cuáles son las 5 libertades del bienestar animal, tienes que hacer un repaso por ExpertoAnimal. En ocasiones muchos propietarios creen que llevan a cabo los cuidados adecuados del perro pero puede no ser así. Asegúrate que cumples con el bienestar animal.
  • Práctica de obediencia: Aún cuando el perro es adulto se puede practicar obediencia y lograr buenos resultados. Asegurarnos que el perro nos obedece dentro y fuera del hogar es una herramienta muy poderosa para su seguridad y la de los demás.
  • No forzar las situaciones: Algunas personas consideran que deben "acercar" su perro a otras mascotas y personas cuando claramente el animal nos indica mediante gruñidos que no lo desea. Si no respetamos las señales que nos manda nuestro can es muy probable que tengamos un accidente.
  • Premiar en lugar de reñir: El refuerzo positivo logra buenos resultados en comparación con el castigo. Además, regañar a un perro con evidentes problemas de comportamiento puede ocasionar situaciones mucho más graves empeorando así su situación. Evita el castigo y empieza a felicitarle cada vez que se comporte de forma adecuada.

He hecho todo lo anterior, pero no ha funcionado….¿Qué se puede hacer?

Sería necesario consultar con el veterinario, pues si existiese alguna enfermedad de fondo. Contar con la ayuda de educadores caninos o etólogos, es muy recomendable. A la práctica son los únicos profesionales que podrán intentar reconducir la situación.

Evidentemente, en el momento en el que observemos cierta peligrosidad del perro hacia las personas, tendremos que aplicar medidas de seguridad básicas como es el uso de correa y bozal en espacios públicos. Te recomendamos que visites nuestro post para saber cuáles son los mejores bozales para perro y por qué.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro es muy agresivo con las personas: causas y soluciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.