Mi perro me lame mucho - ¿Por qué y qué hacer?

Mi perro me lame mucho - ¿Por qué y qué hacer?

¿Por qué mi perro me lame mucho? No hay duda alguna de que cuando un perro te lame, es porque siente un gran afecto por ti. Teniendo claro que lamen como una demostración de gran apego, excelente vínculo afectivo y de respeto, es hora de entender ese acto desde el punto de vista clínico y etológico.

Si tu perro también te lame en exceso, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal donde te explicaremos por qué mi perro me lame mucho y qué hacer.

¿Por qué lamen los perros? - Origen de la conducta

El origen de esa conducta es atávico y tiene sus raíces innatas en la conducta de los lobos, concretamente en el comportamiento de los lobeznos. Una de las principales características de los lobos y que ha sido transmitida a sus descendientes caninos, está relacionada con la caza.

Los lobos suelen salir en grupo a cazar, llegando a recorrer largas distancias, alejándose del cubil donde quedan a resguardo los cachorros del grupo. Estos últimos esperan con ansiedad la llegada de los adultos. Cuando el grupo ha tenido una cacería exitosa, los animales comen rápida y vorazmente todo lo que pueden. Esto es posible gracias a su particular estómago, que hace las veces de "bolsa de mercado" interna.

Posteriormente, regresan al cubil y cuando los cachorritos observan la llegada del grupo proveedor, salen de la madriguera con un alto grado de excitación y comienzan a lamer compulsivamente los hocicos de los adultos cazadores. Estas lamidas incesantes generan en el animal adulto un arco nervioso, reflejo que estimula una zona determinada del cerebro, la cual provoca el vómito y la consiguiente regurgitación de la comida engullida con anterioridad y es ahí cuando los lobeznos pueden comer. Es fácil imaginar la rapidez con que se fija en el cerebro de las crías este hábito.

¿Por qué mi perro me lame mucho? Con el paso del tiempo, los perros han heredado esta conducta de los lobeznos, por lo que cuando los perros nos lamen, nos están demostrando sumisión, respeto y afecto.

Ya hemos visto que la conducta de los lobos y los perros está estrechamente relacionada por lo que, si tienes curiosidad, quizás te puedan interesar estos otros artículos sobre las Características de los lobos o ¿Cómo cazan los lobos?

¿Por qué mi perro me lame los pies, las manos, la boca y la cara?

Aunque el origen de los lamidos de los perros esté relacionado con la conducta de los lobeznos, este comportamiento también puede estar influenciado por otros factores como puede ser la complicidad y la aprobación de su cuidador. Cuando a una persona le gusta que su perro le lama, no solo acepta este comportamiento, sino que lo compensa y lo refuerza o al menos no lo reprime o inhibe. De este modo, la conducta se fija en el cerebro del cachorro, por lo que seguirá haciéndolo de adulto.

Si te preguntas por qué mi perro me lame mucho, en ocasiones puede dar lugar a lo que se conoce como generalización de una conducta. Con el paso del tiempo, los perros ya no solo lamen la cara de su cuidador, sino que comienzan a lamer también otras partes de su cuerpo como pueden ser los pies o las manos.

Para más información, no te pierdas el vídeo de ExpertoAnimal que te dejamos a continuación sobre por qué mi perro me lame.

Mi perro me lame mucho, ¿por qué y qué hacer?

Cuando un perro lame en exceso, puede que ya no lo haga como una demostración afectuosa, sino por ansiedad. Pero, ¿qué tiene que ver los lamidos con la ansiedad? Lo hacen porque, de ese modo, aplacan o calman su ansiedad. Por este mismo motivo, muchos perros cuando están intranquilos o excitados, también lamen objetos como mesas, sillas o incluso el suelo. Esta conducta de lamido compulsivo puede considerarse un homólogo del comportamiento humano de comerse las uñas (onicofagia) cuando alguien está excesivamente nervioso.

Cuando se relaciona el lamido del animal con situaciones de nerviosismo, es momento de buscar asesoramiento y ayuda profesional para evitar que la situación devenga en un comportamiento compulsivo de consecuencias más graves, como por ejemplo la persecución y mordisqueo de la cola por parte del perro, que puede acarrear graves lesiones dermatológicas autoinflingidas.

Si la causa de este comportamiento es la ansiedad, una posible solución sería optar por feromonas, tal y como te contamos en este artículo sobre Feromonas para perros con ansiedad, ¿son efectivas? También te recomendamos otros artículos relacionados como ¿Por qué mi perro se muerde la cola? o ¿Por qué mi perro lame el suelo?

¿Cómo evitar que mi perro me lama?

Si no quieres que tu perro te lama, las mejores formas de evitarlo son las siguientes:

  • No se lo recompenses: un buen consejo para evitar esa conducta es no recompensar al cachorro cuando lo hace las primeras veces. Ese hecho hará que el perrito no se habitúe a hacerlo cuando tiene oportunidad.
  • Desvía su atención: en el caso de que ya esté acostumbrado a lamer, la mejor forma de evitar que tu perro te lama no es reprendiendo o castigándolo, sino desviando su atención hacia otra situación, como por ejemplo un juego.
  • No se lo facilites: si el perro está acostumbrado a lamer tu cara, lo mejor es no acercársela a la boca cuando se está interactuando con él.
  • Actividades saludables: disfrutar con tu perro de actividades que no impliquen un contacto físico muy estrecho, como por ejemplo salir a caminar o correr, hará que tu peludo se acostumbre a ellas y por ende, deje de lamerte.

Para más información sobre educar correctamente a tu perro, te aconsejamos leer estos otros artículos sobre Consejos para educar perros o ¿Cómo pasear correctamente a tu perro?

Dejar que mi perro me lama, ¿sí o no?

Finalmente, un tema importante a tratar es el de permitir o no que un perro lame la cara, manos o pies de una persona. Desde lo social, si es incorrecto o no, nadie tiene la potestad para decidir qué está bien o qué está mal con respecto a este tema. Mi perro me lame mucho, ¿dejo que me lama? Cada uno tiene la libertad de decidir de qué forma relacionarse con su mascota.

¿Pueden transmitir enfermedades a través del lamido?

Desde el punto de vista sanitario e higiénico, eso ya es otra historia. La boca de los animales de cualquier especie es un lugar donde abundan una gran cantidad y variedad de microbios. La boca de los perros no es la excepción y por lo tanto, es una probable fuente de infección. Esto no quiere decir que la persona se contagie, sino que existe la posibilidad de que suceda. Las personas que por algún motivo se encuentran inmunosuprimidas, no deberían tener ese tipo de contacto físico con su mascota. Se debería tener sumo cuidado también con los niños de corta edad y con las personas muy mayores.

Evitar que un perro adquiera la costumbre de “besar” es tan simple como no permitírselo cuando lo intenta hacer las primeras veces, generalmente al ser cachorro.

En definitiva, el problema son los excesos. Que nuestro perro nos dé un “beso” de vez en cuando en una determinada situación de alegría, afecto y bienestar, es una cosa, pero que nuestro perro nos esté “besuqueando” todo el día y por cualquier motivo, es otra muy distinta.

No dudes en echarle un vistazo a este otro post de ExpertoAnimal para saber si ¿Es malo besar a mi perro?

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro me lame mucho - ¿Por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Bibliografía
  • Cuando el hombre encontró al perro. Konrad Lorenz. Tusquets editores.
  • Guía para entender a los perros. Desmond Morris. Ed. EMECÉ