Mi perro no quiere caminar en la calle

Mi perro no quiere caminar en la calle

En ocasiones y al salir a pasear por la calle, puede que nuestro perro se detenga y no quiera andar más. Tranquilo, no eres el único, muchas personas pasan por esta situación.

Que el perro no quiera caminar en la calle puede ser indicativo de varios factores, por este motivo en este artículo de ExpertoAnimal vamos a ayudarte con soluciones prácticas y efectivas que te orientarán para que puedas solucionar este problema.

Sigue informándote sobre por qué mi perro no quiere caminar en la calle y recibe soluciones prácticas para solucionar este problema.

Por qué se detiene nuestro perro durante el paseo

Que nuestro perro se detenga en medio de la calle puede ser por muchas causas distintas y nuestro deber es observar la conducta de nuestra mascota para saber qué sucede y por qué motivo lo está haciendo.

Si no logras identificar las causas que hacen que tu perro no quiera andar, en ExpertoAnimal te ayudamos con las causas más comunes:

  • Tu perro está aprendiendo a pasear
  • No ha aprendido a pasear correctamente
  • Sufre estrés y durante el paseo no se relaja (que huela el suelo, excrementos etc. es un indicador de relajación)
  • Tiene miedo (a perros, bicicletas, coches o personas)
  • Sufre dolor en las almohadillas de las patas
  • Sufre otro tipo de dolor
  • Es un perro de edad avanzada
  • No realizas las pausas que el perro necesita
  • Se entretiene con un estímulo que le atrae

Una vez identifiques la causa debes actuar, para ello, sigue leyendo para conocer las soluciones prácticas en cada uno de estos casos.

Perros cachorros - Aprendizaje

Si tienes un perro cachorro que está descubriendo la calle por primera vez es normal que no quiera caminar y se detenga de vez en cuando. Tu perro se encuentra en el momento de socialización, un proceso de aprendizaje del entorno, otras mascotas y personas en el que quiere y debe descubrir todo aquello que le rodea.

Es fundamental que le permitas hacer lo que le apetezca, al menos fuera del hogar, de este modo comprenderá que el paseo es un momento dedicado a su entretenimiento, diversión y relajación. Debes permitir que se detenga, que olfatee y que dedique tiempo a descubrir todo aquello que le rodea. Eso sí, recuerda que debes prestar atención en todo momento para evitar que tu perro sufra una mala experiencia pues podría suponer un trauma en el futuro.

Para evitar que el perro se detenga constantemente podemos utilizar un perro de mayor edad como guía para que le estimule y le enseñe cómo comportarse en la calle de forma natural. También puedes utilizar golosinas para captar su atención, hacer que siga andado y premiar el comportamiento adecuado durante el paseo.

Perros adultos que no saben pasear

Existen perros adultos que debido a una mala socialización o a un proceso de aprendizaje incompleto no saben pasear de forma adecuada: parecen estar poco habituados al paseo. Por lo general suelen estar en este segmento perros abandonados que no han recibido la atención adecuada en sus etapas más importantes de vida.

Para ello podemos utilizar un sistema similar al anterior y adoptar o pasear con un perro que ya tenga asumido el paseo en la calle como un acto natural. Es beneficioso utilizar a otra mascota para que le ayude a relajarse y comprender las pautas del paseo en la calle. Los perros son animales sociales que conviven dentro de una manada, por esto no es de extrañar que se utilicen unos a otros como ejemplo, los perros pueden aprender aún siendo adultos.

Para evitar que se detenga si no quiere caminar, es fundamental enseñarle a pasear otra vez poco a poco, remodelando su comportamiento en la calle. Te recomendamos que utilices entornos tranquilos y relajados, que te hagas con golosinas y premios y que le guíes de forma tranquila por la calle. No le riñas ni le castigues, de esta forma solo empeorarás la situación.

Estrés o Miedo

Aquellos perros que no cumplen las 5 libertades del bienestar animal son susceptibles a sufrir estrés. También existe el caso de los perros con miedo, generalmente cuando son abandonados a su suerte, mordidos por otros perros o atropellados por una bicicleta.

En estos casos es necesaria una terapia por parte del especialista etólogo ya que no es un simple problema de falta de aprendizaje, tu perro sufre y lo pasa mal durante el paseo. Antes de acudir al profesional es indispensable que repares en los factores que hacen que tu perro sufra miedo o estrés, ten en cuenta que cuanto más sepas, mejor le podrás ayudar. Estos pueden ser varios y dependerán del perro y de su historia.

Puedes intentar suavizar la situación paseando por entornos más tranquilos, dedicando tiempo a hacer ejercicio con tu mascota y haciéndote con golosinas y premios para ofrecerle.

Dolor y enfermedad

Existen problemas de salud en el perro que, gracias a unos síntomas claros, podemos identificar fácilmente: fiebre, un tumor, sangre... Pero por otro lado existen dolencias que pasan inadvertidas y no nos damos cuenta hasta pasado un tiempo.

Es importante que dediquemos al menos media hora a revisar de forma periódica a nuestra mascota. Este repaso incluye palpar todo el cuerpo para encontrar tumores, revisar orejas y ojos en busca de una infección, asegurarnos que el perro no tiene fiebre, revisar almohadillas de los pies para asegurarnos que no están mal etc.

Si hacemos lo comentado anteriormente con cierta regularidad podremos anticiparnos a una enfermedad grave y en este caso, por ejemplo, identificar unas almohadillas gastadas, una uña rota o una fractura leve.

Un perro anciano

Los perros ancianos son mascotas con necesidades muy especiales y muy particulares. Si tu perro se está iniciando en la vejez, es posible que empiece a sufrir demencia senil u problemas habituales de la edad:

  • Tumores
  • Sordera
  • Ceguera
  • Anemia
  • Pesadez
  • Deshidratación
  • Obesidad
  • Dolor muscular
  • Apatía

Es importante acudir al veterinario con más regularidad que en el caso de los perros adultos (al menos cada 6 meses) y con la misma frecuencia llevar a cabo un análisis de sangre para descartar una posible anemia. Una vez el veterinario identifica el caso en particular es cuando el propietario logra entender por qué su perro, que siempre paseó bien, ahora se para en la calle o vuelve hacia atrás: se trata de la edad, el perro se hace mayor.

Para pasear mejor con un perro de edad avanzada recuerda que debes adaptarte a su ritmo y no dar nunca paseos superiores a 30 minutos. Intenta repetir siempre los mismos sitios para evitar que se desoriente y presta atención a que no se choque con ningún objeto e incluso vigílalo en el pipi-can (puede que si lo dejas suelto se olvide de volver). Finalmente te recomendamos que nunca le des tirones ni le empujes, eso solo puede generarle malestar.

Sigue informándote sobre los cuidados de un perro mayor o actividades para perros ancianos.

Un paseo correcto

En muchos portales de Internet podemos encontrar una tipología de frases muy generalizadas como son por ejemplo: "no dejes que el perro te lleve, tienes que llevarlo tú a él" "es un perro muy dominante" o bien "hazle pasear junto a tu lado".

Pues bien, en mi opinión todas estas afirmaciones son de personas que desconocen el adiestramiento positivo, las necesidades del perro y los consejos básicos para un buen paseo. Es importante dedicar tiempo e informarte sobre cuántas veces hay que pasear un perro al día y qué requisitos son los mínimos para que nuestra mascota se sienta cómoda y libre de estrés.

Para que un paseo se lleve a cabo de forma correcta, debemos dejar libertad a nuestra mascota para olisquear y orinar de forma relajada, es importante premiar la tranquilidad. Además debemos actuar si sabemos que nuestro perro tiene altos niveles de energía, practicando ejercicio con el perro de forma regular.

No le daremos tirones ni le empujaremos si no se comporta adecuadamente, es preferible hacerte con golosinas para incentivarlo a avanzar, hacerte caso etc. Acude a pipi-cans con las precauciones que consideres para que tu perro se relacione con los demás.

Distracción

Finalmente hablaremos del último motivo por el que quizás tu perro no quiere caminar en la calle, tu perro se distrae con facilidad. Puede ser debido al contacto visual con otros perros, personas que le llaman la atención, puestos de comida etc.

Como hemos comentado en diversas ocasiones en ExpertoAnimal, es importante dejar a nuestro perro cierta libertad en el paseo. Si tiene necesidad de relacionarse ¿qué hay de malo en que lo haga? Recuerda que el perro pasa tiempo solo, no puede quedar con sus "amigos" cuando le apetezca, solo puede hacerlo durante el paseo. Por este motivo es importante ser permisivos y entender que el paseo es un momento especial en el que el perro es el protagonista. Déjale distraerse si así lo desea, no le empujes ni le des tirones, es preferible que llames su atención con pequeños trozos de frankfurt o golosinas para mascotas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro no quiere caminar en la calle, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Consejos
  • Si crees que tu problema es grave o va más allá de un simple