Compartir

Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer?

Por Mercè Garcia, Editora de ExpertoAnimal. Actualizado: 11 diciembre 2017
Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer?

Ver fichas de Perros

El miedo al veterinario es muy común entre los perros. Empieza con un rechazo al propio veterinario pero puede ser también con la camilla, a la clínica o con el camino que conduce a la clínica. También puede ocurrir que el perro no se deje tocar por el veterinario, volviéndose incluso agresivo para evitar el contacto físico.

Aunque es un proceso complicado, puedes hacer que su percepción varíe y relacione las visitas como algo positivo o, al menos, como algo neutral. Sigue leyendo y descubre qué debes hacer si tu perro no quiere ir al veterinario:

También te puede interesar: Qué debo hacer si mi serpiente no come

¿Por qué algunos perros tienen miedo al veterinario?

Generalmente los perros suelen asociar de forma negativa las visitas al veterinario por distintos motivos: puede ocurrir que el perro, en su etapa de socialización no haya visitado al veterinario con la frecuencia apropiada. Si no se ha acostumbrado a su presencia, a la manipulación u a otras rutinas habituales, es normal que en su etapa adulta tenga miedo y reticencia.

También puede ocurrir en aquellos perros que han sufrido una enfermedad grave o experiencia traumática que han relacionado con el veterinario, en estos casos el perro suele intentar huir y esconderse durante las visitas, pero también puede mostrarse agresivo para evitar la manipulación y el contacto con el especialista.

Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer? - ¿Por qué algunos perros tienen miedo al veterinario?

Las visitas blancas

No siempre podremos cambiar la percepción que tiene el perro, en los casos más graves puede ser muy complicada, pero si trabajamos de forma regular podemos lograr mejorarla un poco. Para ello, podemos realizar visitas blancas al veterinario.

Consiste en acudir al veterinario sin que ello implique la manipulación, la aplicación de vacunas o la subida a la mesa, el elemento al que el perro tiene miedo o reticencia. En cada una de estas visitas blancas nosotros mismos premiaremos al perro o pediremos al veterinario que lo haga. Poco a poco el perro puede llegar a entender que el veterinario no es un lugar hostil y que recibe golosinas, premios o juguetes cada vez que va. Pediremos la colaboración de nuestro veterinario para realizar estas visitas.

Así mismo, siempre que vayamos al veterinario a realizar una vista real, premiaremos las actitudes tranquilas y positivas del perro.

Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer? - Las visitas blancas

Sesiones de modificación de conducta

No todos los perros son iguales y muchos de ellos sufren enormemente cada vez que acuden al especialista. En estos casos puede ser interesante empezar una terapia de modificación de conducta, siempre de la mano de un especialista, como puede ser un etólogo, un educador canino o un adiestrador.

En las sesiones de modificación se trabajará la aproximación del veterinario al perro, la manipulación o la presentación de objetos y utensilios diversos. Es muy recomendable pensar en este tipo de terapia cuando el perro manifiesta agresividad, miedo o pánico.

Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer? - Sesiones de modificación de conducta

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario sobre Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
zeus
mi perro se trago un sapo
Joel
Muy buen artículo. Mi perro se siente un terrible miedo a ir al veterinario. Estos momentos son muy estresante, tanto para él como para mí.

Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer?
1 de 4
Mi perro no quiere ir al veterinario, ¿qué puedo hacer?

Volver arriba