Mi perro tiene el pene inflamado y rojo - Por qué

Mi perro tiene el pene inflamado y rojo - Por qué

En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos por qué un perro tiene el pene inflamado y rojo, una causa de preocupación para los cuidadores y una situación muy incómoda para el perro, que sentirá dolor y lo manifestará lamiéndose la zona de manera insistente. En este artículo, además, hablaremos de cómo debemos actuar si descubrimos este problema en nuestro perro y veremos la importancia de una atención veterinaria temprana para evitar lesiones más graves. ¡Sigue leyendo!

Anatomía genital del perro macho

Antes de explicar por qué un perro tiene el pene inflamado o irritado debemos tener unas nociones básica de su anatomía. Su aparato genital se compone, básicamente, de pene, testículos y próstata y todos estos elementos son susceptibles de sufrir patologías. En este caso nos centraremos en las que pueden afectar al pene. Este se encuentra recubierto de una piel denominada prepucio y en su base tiene un abultamiento conocido como bulbo del glande, que podremos ver en algunas ocasiones. En el pene podemos encontrarnos infecciones del prepucio, fimosis, parafimosis o frenillo, así como neoplasias. En siguientes apartados veremos qué afección puede hacer que el pene se inflame y se enrojezca.

Como dato adicional, un perro alcanza la madurez sexual y comienza a producir esperma entre los 6 y los 12 meses, dependiendo de la raza. Si el tuyo está entre estas edades y, además, has notado conductas que consideras extrañas como por ejemplo intentar montar a otros machos, consulta el siguiente artículo: "Por qué tu perro monta a otros machos".

Parafimosis, causa de inflamación y enrojecimiento del pene del perro

Esta afección se conoce también como "pene atrapado fuera del prepucio", ya que justo es esto lo que sucede. Así, podremos observar que nuestro perro tiene el pene inflamado, rojo e irritado. Lo que sucede es que el pene se extiende por fuera del prepucio y no puede volver a su interior. Además, en estos casos el propio prepucio va a comprimir el pene, lo que lo ingurgita, haciendo que lo observemos enrojecido.

No debemos confundir la parafimosis con la salida espontánea del pene del prepucio que puede producirse, por ejemplo, cuando el perro monta algún objeto. En estos casos el pene volverá solo a introducirse en el prepucio en cuestión de minutos. En caso contrario deberemos actuar como detallamos en siguientes apartados.

Causas de la parafimosis en perros

Si nuestro perro tiene el pene inflamado y rojo por la parafimosis, debemos saber que la causa es la presencia de pelos largos en la piel que rodea el prepucio. Estos pelos van a interferir con su movilidad y, así, una vez asoma el pene, este no puede deslizarse, frenado por estos pelos.

¿Qué hacer cuando el pene del perro queda fuera?

Ahora que sabemos por qué un perro tiene el pene inflamado, irritado y rojo explicaremos cómo podemos actuar si nos vemos ante esta situación. Como hemos explicado en anteriores apartados, el pene en la parafimosis se encuentra constreñido, de ahí la importancia de una intervención rápida para evitar que se produzcan daños permanentes. Como medida de urgencia podemos lubricar el pene utilizando vaselina o aceite de oliva y, con sumo cuidado, empujar hacia atrás el prepucio, de forma que se desenrolle, liberando así los pelos que hayan podido quedar atrapados. Si tras este movimiento el pene sigue sin poder retornar por completo al interior del prepucio debemos acudir urgentemente al veterinario. En algunos casos la parafimosis va a requerir intervención quirúrgica.

Prevención de la parafimosis

Para evitar que nuestro perro tenga el pene rojo e hinchado a consecuencia de la parafimosis podemos prevenirlo recortando los pelos más largos que se encuentren alrededor del prepucio. También debemos prestar atención en aquellos momentos en los que el pene puede asomar, por ejemplo, como hemos dicho, cuando el perro monta algún objeto o está muy excitado. Debemos asegurarnos de que el pene es capaz de volver a introducirse en el prepucio y, si pasan los minutos y este retraimiento no se produce, debemos intervenir con urgencia para evitar que se agrave el cuadro. Si no se trata puede producirse necrosis.

Otras afecciones del pene de los perros

En ocasiones, no veremos que nuestro perro tenga el pene inflamado y rojo, porque se encuentra en el interior del prepucio, pero sí notaremos que el perro se lame en exceso o apreciaremos una secreción purulenta y maloliente. Estos síntomas son indicativos de una infección que puede afectar al prepucio y al glande y que recibe el nombre de balanopostitis. Va a requerir tratamiento veterinario. Además, el pene puede verse afectado por picaduras de insectos, dermatitis por contacto o traumatismos. Así, si notamos que nuestro perro se lame excesivamente u observamos la zona con heridas, hematomas o granos debemos acudir a nuestro veterinario. Para más información, consulta el artículo "A mi perro le sale pus del pene".

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro tiene el pene inflamado y rojo - Por qué, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.