Mi perro tiene jardín, ¿necesita salir a pasear?

Mi perro tiene jardín, ¿necesita salir a pasear?

Existe una idea muy difundida que sugiere que tener un jardín grande, o un patio grande, es necesario y suficiente para que el perro se ejercite. Lastimosamente para muchos perros que viven en jardines, se trata de un mito.

De hecho, la mayoría de los perros que viven en departamentos generalmente son más activos y están en mejor estado físico que los que viven en casas. Esto ocurre simplemente porque los primeros están obligados a salir a pasear dos o tres veces al día. En ExpertoAnimal te explicamos por qué un perro que tiene jardín necesita salir a pasear.

Necesidades físicas, mentales y sociales

Los perros, al igual que cualquier ser vivo, necesitan una motivación para ejercitarse. Podemos hablar de la caza de los animales silvestres, de la necesidad de pasear para orinar en los perros de ciudad o el hecho de socializar con otros perros. Todas estas actividades motivan al perro y le estimulan.

Por el contrario, los perros que viven en casas con jardín suelen pasar más tiempo echados que jugando, caminando o corriendo. La única excepción, por supuesto, son los cachorros, que juegan gran parte del tiempo. Por otro lado, es cierto que los perros que viven con otros perros tienen más oportunidades y motivaciones para jugar y hacer ejercicio, pero aún así en muchas ocasiones es insuficiente.

Como nuestros queridos compañeros caninos no necesitan "ganarse el pan de cada día con el sudor de sus frentes" no tienen la necesidad de ejercitarse. La comodidad con que viven es también un riesgo para su salud y actualmente ya existe una gran proporción de perros obesos en los países desarrollados. Exactamente igual que ocurre con los humanos, los perros también padecen sedentarismo.

¿Por qué existe este falso mito?

Cuando un perro descubre un nuevo jardín actúa con mucho entusiasmo: revisa todos los rincones, olfatea por todos lados y marca su territorio. Es habitual entonces considerar que el perro tiene suficiente con ello. No obstante, después de poco tiempo, el perro deja de sentirse estimulado por ese entorno, lo que le provoca aburrimiento y escasa motivación.

Si a ello le sumamos que el perro no tenga acceso al interior y se encuentre solo, estaremos favoreciendo la aparición de algún problema de conducta. Si quieres saber más sobre este detalle visita nuestro artículo: ¿El perro debe estar dentro o fuera de casa?

Este hecho, además, puede confundirnos: cuando las personas salen al jardín, o cuando se permite al perro entrar, éste reacciona nuevamente con mucho entusiasmo por la compañía (salta sobre sus familiares humanos, corretea por todo lado, ladra y hace todo tipo de acrobacias) lo que nos sugiere que está feliz y en forma. Lo que no vemos, sin embargo, es lo que hace el perro el resto del tiempo. Una vez que pasa el entusiasmo inicial de salir al jardín, la mayoría de los perros se echan a descansar. Muchos de ellos incluso pasan casi todo el día durmiendo.

Beneficios de combinar el jardín y los paseos diarios

Por eso, aunque tengas un jardín grande, asegúrate que tu perro recibe el ejercicio suficiente. Los paseos diarios son muy importantes, ya que además de ejercitar al perro, mantenemos en buen estado su sistema cardiopulmonar, le socializamos con otros perros y con personas, le estimulamos y evitamos el aburrimiento.

Lo ideal es realizar entre uno y dos paseos al día si se dispone de jardín, pero puede variar si el perro es especialmente activo, como es el caso del border collie, por ejemplo.

No te olvides del adiestramiento. No brinda tanto ejercicio físico como los paseos o los juegos, pero el ejercicio mental que proporciona es fundamental para cualquier perro y ayuda a quemar energías excedentes.

En ocasiones es cierto que el jardín puede ser necesario si se tiene un perro muy grande o muy activo, pero aún así un jardín no es suficiente. Puedes complementar los paseos con algún tiempo de juego intenso en el jardín, pero siempre recuerda que eso no reemplaza las caminatas que necesitan los perros.

Si tu perro vive en una casa con jardín te animamos a estimularle diariamente y, cuando te sea posible, llevarlo contigo a sitios nuevos y sorprendentes que le hagan disfrutar como nunca.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro tiene jardín, ¿necesita salir a pasear?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.