Neosporosis canina (Neospora caninum) - Síntomas y tratamiento

Neosporosis canina (Neospora caninum) - Síntomas y tratamiento

La neosporosis canina es una enfermedad parasitaria causada por un protozoo. Puede afectar a varias especies animales, aunque, sobre todo, se conocen casos en bovinos y perros, especialmente cachorros. El cuadro clínico que provoca suele tener como protagonista una sintomatología neuromuscular.

En este artículo de ExpertoAnimal explicaremos todo lo que debemos saber sobre la neosporosis canina (Neospora caninum), sus síntomas y tratamiento. Es muy importante señalar que debemos iniciar cuanto antes el tratamiento, ya que puede llegar a ser mortal.

¿Qué es la neosporosis?

La neosporosis canina es una enfermedad causada por el protozoo Neospora caninum, un parásito intracelular obligado. Su nombre se debe a que fue descubierto como un nuevo género de coccidia, otro parásito que puede afectar a diferentes animales, y a que se encontró por primera vez en perros, aunque enseguida fue detectada también neosporosis bovina, por lo que no es una patología exclusiva de los perros. En los bovinos esta enfermedad supone una de las principales causas de aborto.

En la actualidad se considera que los hospedadores definitivos de este parásito son el perro, el coyote, el dingo y el lobo gris. Pero, para completar su ciclo vital, necesita de hospedadores intermediarios como rumiantes, ungulados silvestres, roedores y aves. Los perros infectados eliminan el parásito en sus heces y, así, se contaminan pastos, agua o las camas del ganado, siendo este proceso la principal fuente de contagio para las reses y, a la vez, los perros se infectan cuando ingieren material del ganado o de otros hospedadores intermediarios que contiene el parásito, por ejemplo, una placenta.

Neospora en cachorros

La primera vez que se detectó la neosporosis canina fue en cachorros que experimentaron parálisis y muerte temprana. Y, precisamente, la afectación neuromuscular con rápida progresión es de los signos que vamos a poder observar en los animales afectados. En concreto, en los animales más jóvenes el signo clínico fundamental es la parálisis ascendente con mayor daño en las patas traseras.

También se ha observado dificultad para tragar, parálisis en la mandíbula, flacidez y atrofia muscular, fallo cardíaco, neumonía o incremento del tamaño del hígado. Se ha visto incluso dermatitis, que sería un signo raro de esta patología, es decir, una manifestación infrecuente. Una dermatitis en perro enfermos de neosporosis podría deberse a un estado de inmunosupresión generado por la propia enfermedad.

Además de la vía de transmisión que hemos explicado, los cachorros pueden contagiarse directamente de su madre. Todavía no hay mucha información sobre cómo se produce el contagio congénito. Estos casos son los que presentan una mayor gravedad. Los cachorros y los perros menores de un año son los animales que se afectan con mayor frecuencia de neosporosis, aunque la enfermedad también se manifiesta en los animales de edad más avanzada.

Aunque no es una enfermedad muy frecuente debería incluirse siempre en el diagnóstico si aparecen signos neurológicos que afectan a un perro joven, sobre todo si se ha producido una parálisis progresiva del tercio posterior.

Síntomas de neosporosis canina

El parásito ataca preferentemente los tejidos del sistema nervioso central. Los síntomas que provoca son similares a los de la toxoplasmosis canina, que es otra enfermedad protozoaria. De hecho, no es extraño que una neosporosis se diagnostique erróneamente como toxoplasmosis. La diferencia es que en la neosporosis, por la predilección del parásito, hay más signos musculares y neurológicos.

En animales adultos se han descrito signos debidos a la afectación del sistema nervioso central, miocarditis, que es la inflamación del músculo cardíaco, o polimiositis o inflamación de fibras musculares y piel. También pueden producirse convulsiones y cambios de comportamiento. El perro estará decaído y dejará de comer. Existe un test rápido que permite detectar la presencia del parásito en un animal que nos resulte sospechoso de estar padeciendo la enfermedad.

En ocasiones, el animal infestado no manifiesta ningún síntoma pero, en general, se trata de un parásito capaz de afectar gravemente a la salud del perro. En los casos subclínicos pueden aparecer síntomas cuando el animal, por cualquier circunstancia, ve debilitado su sistema inmunitario. El veterinario se fijará en el cuadro clínico y en lesiones que pueden aparecer en los órganos afectados para llegar al diagnóstico. Una analítica de sangre puede revelar una alteración de los parámetros hepáticos.

En el siguiente vídeo de Vet.Hek.Cevdet ÇAL en YouTube podemos apreciar los signos clínicos de esta patología:

¿Se cura la Neospora caninum?

No existe vacuna contra esta enfermedad pero sí se utilizan diferentes fármacos para su tratamiento entre los que se incluyen antibióticos para perros y antiprotozoarios. Por lo tanto, es una enfermedad curable, aunque debemos saber que algunos animales no consiguen superar el cuadro clínico provocado por el parásito y fallecen por problemas cardíacos, respiratorios o hepáticos. En cualquier caso, el pronóstico es reservado y dependerá de la rapidez con la que se inicie el tratamiento y del daño que haya causado el parásito.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Neosporosis canina (Neospora caninum) - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades parasitarias.