Olfato del perro - Cómo es, curiosidades y ejercicios de estimulación

Olfato del perro - Cómo es, curiosidades y ejercicios de estimulación

A principios del siglo XX, el etólogo Jakob von Uexküll acuñó el término 'umwelt' que hace referencia a las diferentes formas que tienen las especies animales de percibir el entorno en el que viven según sean sus capacidades sensoriales. Es decir, entrar en el umwelt de un animal consistiría en intentar ponernos en su piel para, de esta forma, imaginar cómo se desenvuelve en su hábitat.

Los seres humanos somos animales visuales, pues es a través de nuestra vista como obtenemos una mayor información acerca de todo lo que nos rodea. Sin embargo, si analizáramos el umwelt de un perro, lo primero que nos llamaría la atención sería la enorme importancia que tiene para esta especie el sentido del olfato. La capacidad olfativa del perro es extraordinaria y es la que le permite relacionarse de manera óptima con su entorno. En este artículo de ExpertoAnimal te contamos cómo funciona el olfato del perro, las curiosidades más sorprendentes sobre este sentido y las formas más divertidas de estimularlo en tu peludo, ¡no te lo pierdas!

¿Cómo funciona el olfato del perro?

Cuando los perros inhalan, los cornetes de su nariz dividen el aire en dos corrientes independientes:

  • Una de ellas va hasta los pulmones para hacer posible la respiración.
  • La otra viaja hacia la membrana olfativa, donde las moléculas odoríferas son captadas y procesadas por unas células especiales.

Gracias a su característica anatomía y fisiología, los perros nunca dejan de detectar los olores del entorno y, si quieren maximizar su capacidad olfativa, no tienen más que aumentar la velocidad de su patrón respiratorio, inhalando y exhalando muy rápido en un movimiento que conocemos como "olfateo" o "venteo".

Una vez que las moléculas de olor son recogidas por la membrana olfativa, esta información es rápidamente enviada a través de impulsos nerviosos hasta el cerebro, donde se activa el área especializada en su procesamiento: el haz o bulbo olfatorio. Tras analizarse la información, el can emite una respuesta que, según el contexto, puede ser innata (como salivar al oler comida) o aprendida (como sentarse o darnos la pata).

Los perros inhalan el aire por la zona central de sus narinas o fosas nasales, mientras que la exhalación se produce lentamente a través de las "alas" laterales de las mismas. Como consecuencia, el aire no se mezcla en ningún momento, sino que crea una especie de flujo que le permite al animal retener todavía más información y detectar olores incluso cuando está expulsando el aire.

Órgano vomeronasal o de Jacobson del perro

Pero esto no es todo, pues los perros también cuentan con una estructura especial para la detección de ciertos olores llamado 'órgano vomeronasal o de Jacobson'. Este órgano se sitúa sobre el techo del paladar del animal, detrás de sus incisivos superiores, y está muy relacionado con su conducta social y sexual, pues gracias a él los perros son capaces de oler feromonas, hormonas y otras sustancias químicas que los humanos no somos capaces de captar. Esto les resulta muy útil para reconocer a otros individuos y obtener información sobre ellos y es el motivo por el cual los canes olfatean los orines de otros perros o incluso los lamen para estimular la activación del órgano de Jacobson.

¿Cuántas veces es más potente el olfato del perro que el del humano?

La capacidad olfativa de los perros es extraordinaria y muy superior a la de los seres humanos, tal y como demuestran los datos obtenidos en las diferentes investigaciones que se han realizado al respecto.

En primer lugar, el epitelio o membrana olfativa de los perros cubre un área anatómica de entre 150 y 200 centímetros cuadrados, mientras que el de los humanos tiene una extensión comprendida entre los dos y los 10 centímetros cuadrados. Conociendo este dato, resulta evidente el hecho de que los canes poseen muchísimos más receptores olfativos que nosotros, concretamente ellos tienen unos 250 millones frente a los cinco millones del ser humano.

Si comparamos el tamaño del área cerebral destinada al procesamiento de olores, los humanos también salimos perdiendo, pues nuestro bulbo olfatorio ocupa mucho menos espacio en nuestro cerebro que en el de los perros, al no necesitar procesar tanta información. Por todo ello, vemos cómo el olfato de los perros es, sin duda, increíble.

Gracias al estudio y el reconocimiento de la capacidad olfativa de los perros, los seres humanos hemos podido entrenar canes para que nos ayuden en infinidad de tareas que requieren la identificación de olores que para nosotros resultan indetectables. Así, tenemos perros especialistas en localizar cuerpos humanos en el agua, bajo la nieve o entre los escombros, otros capaces de hallar drogas o sustancias explosivas en grandes extensiones y desde largas distancias e incluso canes que pueden oler cambios químicos en nuestro cuerpo para avisarnos en casos de estar sufriendo una hipoglucemia, un ataque epiléptico o alguna otra enfermedad. Hablamos más en profundidad sobre este tema en este otro artículo: "¿Los perros pueden detectar el cáncer?".

Curiosidades sobre el olfato del perro

Ahora que sabes cuántos receptores olfativos tienen los perros y cómo funciona exactamente este sentido, veamos algunas curiosidades más:

  • Los perros no se habitúan a los olores. Cuando las personas detectamos un olor en el entorno nos vamos acostumbrando poco a poco a él de forma que, pasado un rato, ya no somos capaces de percibirlo, pues se ha producido un proceso denominado 'habituación'. Este fenómeno no se da en los perros, ya que, al ser el olfato su principal canal perceptivo, jamás dejan de detectar los olores que les rodean, aunque lleven mucho tiempo expuestos a ellos.
  • Los perros pueden establecer secuencias temporales a través de su olfato. Esto es así porque son capaces de detectar la concentración de moléculas odoríferas en el ambiente y la forma en que dicha concentración va variando en el espacio. Cuanto mayor es la concentración molecular, más intenso es un olor y, por tanto, menos tiempo hace que el origen de dicho olor ha pasado por ahí. Gracias a este talento, los perros pueden seguir fácilmente rastros de personas o de otros animales.
  • No todos los perros tienen la misma capacidad olfativa. La raza, la morfología del cráneo y la genética, entre otros aspectos, influyen en el desarrollo del sentido del olfato de los perros. El perro con mejor olfato, actualmente, es el bloodhound, también conocido como perro de san Huberto, un sabueso de origen belga que cuenta con más de 300 millones de receptores olfativos. Por su parte, los canes braquicéfalos (hocico chato), como el bulldog, y los dolicocéfalos (hocico muy largo), como el galgo, tienen este sentido ligeramente menos desarrollado que los mesocéfalos (hocico proporcionado), pues su anatomía dificulta en cierta medida el paso de las moléculas odoríferas.
  • Cada uno de los orificios nasales del perro trabaja por separado. A diferencia de nuestra nariz, la de los perros cuenta con dos orificios o narinas capaces de detectar olores de manera independiente para localizar su procedencia y enviar señales distintas al cerebro. A esto se le suele llamar de forma coloquial "olfatear en estéreo o en 3D".
  • El patrón de la nariz del perro es único en cada animal. Las líneas y patrones que conforman el tejido cutáneo de la nariz de un perro son únicas en cada individuo y no hay dos iguales, tal y como ocurre con nuestras huellas dactilares. Este descubrimiento ha logrado que en varios países ya se utilicen las impresiones nasales de los perros como pruebas identificativas en caso de pérdida, robo o abandono.

¿Cómo estimular el olfato de un perro?

Un perro que no utiliza su olfato a diario no puede desarrollarse plenamente ni gozar de un nivel óptimo de bienestar, pues el uso de este sentido le resulta imprescindible para poder conectar de manera adecuada con su entorno, reconocer a otros individuos y relacionarse con ellos de forma exitosa.

Para garantizarle una buena calidad de vida a tu peludo, debes asegurarte de estimular su olfato y, para ello, aquí te dejamos algunas ideas de cómo hacerlo:

  1. Aprovecha los paseos. No es necesario que dediques demasiado tiempo a pensar cómo puedes fomentar el olfato de tu perro cada día, pues basta con ofrecerle paseos enriquecedores y permitir que sea él mismo quien explore lo que quiera a través de su nariz. Lo ideal es visitar con frecuencia lugares amplios, tranquilos y verdes como el campo o el parque, llevar una correa larga y dejar que tu perro se acerque a olfatear todo lo que quiera, aunque se pase varios minutos investigando un mismo punto (debe haber información muy interesante ahí). Si tu perro no suele olfatear durante el paseo, puedes fomentar que lo haga repartiendo trocitos de comida por una zona con césped e incitándole a buscarla, prestándole tu ayuda si lo consideras necesario.
  2. Utiliza puzles y juguetes interactivos. El olfato también se puede estimular sin necesidad de salir de casa y para ello existen en el mercado cientos de juguetes y puzles en los que se puede esconder comida para que el perro la localice y la extraiga. Estos productos tienen una doble ventaja, pues no solo invitan al can a olfatear más, sino que le proponen un reto mental, fomentando la toma de decisiones y otras funciones cognitivas. Eso sí, debemos ajustar la dificultad de estos juegos a las capacidades y el nivel de experiencia de nuestro peludo, pues si no comprende bien su uso pueden resultar tremendamente frustrantes. Descubre en este otro post algunos Juegos de olfato caseros para perros.
  3. Prueba las alfombras de olfato o crea cajas sensoriales. Otra opción para facilitar que tu perro utilice su olfato dentro de casa consiste en esconder trocitos de comida, pienso o "chuches" para perros dentro de una alfombra olfativa. Estas alfombras se pueden encontrar fácilmente en tiendas de productos para animales y están diseñadas, precisamente, para incentivar a los canes a utilizar su olfato, al ser esta la única manera de localizar el alimento oculto. También tienes la posibilidad de hacer algo parecido de forma totalmente casera introduciendo en una caja de cartón algo de papel de periódico o cartulina arrugada, escondiendo en su interior trocitos de comida y añadiendo elementos olorosos, como plantas aromáticas o aceites esenciales (aptos para perros). Vigila siempre a tu perro cuando esté jugando para evitar que rompa e ingiera cualquier elemento peligroso.
  4. Juega con tu perro al escondite. No siempre es necesario contar con materiales o juguetes físicos para estimular el olfato de tu perro, también puedes hacerlo jugando con él al escondite dentro o fuera de casa. Mientras una persona sujeta y distrae al perro, corre a esconderte en alguna habitación o detrás de algún mueble. Por el camino, puedes ir tocando diferentes objetos para dejar un rastro que el perro seguirá. Una vez escondido, di su nombre o silba una sola vez para que tu peludo vaya a tu encuentro. Seguramente se acercará hasta donde estés guiado por el sonido que has hecho pero una vez ahí tendrá que utilizar su olfato si quiere encontrarte. Con el tiempo y la práctica, puedes ponérselo cada vez más difícil y ver cómo se va convirtiendo en un rastreador experto.
  5. Anímate a practicar algún deporte canino. Existen muchísimos deportes que puedes practicar junto a tu peludo y algunos de ellos están específicamente enfocados a entrenar su sentido del olfato. Muchas escuelas y centros de adiestramiento canino ofrecen cursos de iniciación a deportes como el mantrailing (rastreo de personas) o la detección deportiva (localización y marcaje de olores específicos). Cualquier perfil de perro puede practicar estas modalidades deportivas, lo más importante en este caso es asegurarnos de que la metodología de entrenamiento que se utiliza es respetuosa con el animal y que este realmente disfruta de la actividad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Olfato del perro - Cómo es, curiosidades y ejercicios de estimulación, te recomendamos que entres en nuestra sección de Juegos y Diversión.

Bibliografía
  • López García, C. A. (2014). Tu perro piensa y te quiere (1.a ed., Vol. 1). Dogalia.
  • Olfato Canino. (s/f). VanguardiaVet 2021. Recuperado el 13 de enero de 2022, de https://www.vanguardiaveterinaria.com.mx/olfato-canino
  • (S/f). Researchgate.net. Recuperado el 10 de enero de 2022, de https://www.researchgate.net/publication/280446218_Canine_Olfaction_Scent_Sign_and_Situation