Otitis externa en perros - Síntomas y tratamiento

Otitis externa en perros - Síntomas y tratamiento

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a hablar de la otitis externa en perros, un trastorno relativamente común al que, por lo tanto, es probable que nos tengamos que enfrentar como cuidadores. La otitis supone una inflamación del conducto auditivo externo que puede afectar o no a la membrana timpánica y verse acompañada o no de infección. Para su curación es básico identificar la causa que la produce, ya que, de no descubrirla o, directamente, no tratarla, podría cronificarse.

Síntomas de la otitis externa en perros

Como hemos dicho, una otitis externa es la inflamación del conducto auditivo externo, en su tramo vertical y horizontal, pudiendo afectar a la bulla timpánica. Los síntomas van a depender de la gravedad y son los siguientes:

  • Eritema auricular, es decir, enrojecimiento del interior de la oreja por un aumento de sangre en la zona.
  • Sobre todo, agitación de la cabeza y rascado.
  • Dolor en la zona.
  • Si hay infección asociada habrá secreción.
  • En los casos de otitis externa crónica en perros puede producirse otohematoma e incluso sordera.

Causas de la otitis externa en perros

Las causas primarias que están detrás de las otitis externas de los perros son las siguientes:

  • Parásitos.
  • Mecanismos de hipersensibilidad, como la dermatitis atópica y las reacciones adversas a los alimentos, es decir, tanto la intolerancia como la alergia verdadera. Estos mecanismos son la causa más frecuente.
  • Cuerpos extraños o traumatismos.
  • Neoplasias o pólipos que obstruyen el conducto, aunque esta causa es más común en gatos.
  • Desórdenes en la queratinización que secan la piel y se relacionan con enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo.
  • Por último, las enfermedades autoinmunes también pueden estar detrás de la otitis externa canina.

Otros factores en la otitis externa en perros

Aunque no son los responsables directos de la otitis externa en perros, hay otros elementos que contribuyen a instaurar, agravar o perpetuar el cuadro. Son los siguientes:

  • Causas predisponentes: aunque no son suficientes para desencadenar la otitis externa, sí van a facilitar su instauración. Entre ellas están la forma pendular de las orejas de algunos perros como los cockers, lo que dificulta la ventilación del conducto, canales auriculares con mucho pelo como los de los caniches o muy estrechos como los de los shar peis. También hay que tener en cuenta la humedad del conducto en los perros que nadan o se bañan con frecuencia.
  • Causas secundarias: son las que van a agravar la otitis externa con el paso del tiempo. Aunque se curen, si no se trata la causa primaria el cuadro no se va a resolver definitivamente. Son las infecciones provocadas por bacterias o por hongos, que es el caso de la otitis externa en perros por Malassezia.
  • Factores perpetuantes: son aquellos que impiden físicamente el tratamiento médico como hiperplasias, calcificaciones o estenosis. Tan solo podría recurrirse a la cirugía. La cronificación de la otitis externa, es decir, no tratarla, puede provocar estos daños y otitis media, en la que la membrana timpánica está dañada o ausente y que, a su vez, puede causar otitis interna. Vemos, pues, la importancia del tratamiento precoz de la otitis externa aguda en perros.

Es importante saber que arrancar los pelos del conducto auditivo no previene la aparición de otitis e incluso puede predisponer a padecerla.

Diagnóstico de la otitis externa en perros

Para poder diagnosticar una otitis externa en perros hay que valorar el estado de la membrana timpánica, lo que se hace mediante examen otoscópico. El problema es que en otitis externa supurativa en perros el tímpano no va a estar visible, por lo que habrá que recurrir al flushing o lavado auricular que, además, permite descartar la presencia de masas o cuerpos extraños, la aparición de algún cambio patológico en el conducto y, también, favorece el efecto del tratamiento local. Requiere anestesia general porque podría pasar material a la nasofaringe, lo que podría provocar una neumonía por aspiración.

Tratamiento de la otitis externa en perros

El tratamiento, que siempre debe prescribir el veterinario tras el examen otoscópico y la citología, de ser el caso, se dirige a controlar la inflamación del conducto y a eliminar las infecciones si las hay. Para ello, se da preferencia a la medicación local, es decir, aplicada directamente en el conducto, ya que tendrá menor riesgo de efectos secundarios que el tratamiento sistémico y será más concentrado.

La excepción al tratamiento anterior la suponen los perros con lesiones en el conducto o en los que no es posible el tratamiento tópico. El veterinario tiene que revisar el oído a los 7-15 días para ver si la curación ha sido completa. Además, habrá que tratar la causa primaria y corregir factores predisponentes o perpetuantes.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Otitis externa en perros - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.