Piómetra canina - Causas, síntomas y tratamiento

Piómetra canina - Causas, síntomas y tratamiento

La piómetra canina es una infección que se origina en el útero y puede presentarse en perras de cualquier edad. Se clasifica en abierta o cerrada, según el estado del cérvix, y puede ser más o menos grave. El principal problema a la hora del diagnóstico es que muchas veces los síntomas que ocasiona son inespecíficos, es decir, comunes a distintas patologías. Esto puede retrasar el diagnóstico y, por tanto, el tratamiento.

En este artículo de ExpertoAnimal explicamos todo lo que debes saber sobre la piómetra en perros, sus principales síntomas, qué la provoca y cómo tratarla.

¿Qué es la piómetra canina?

La piómetra canina es una infección bacteriana que se localiza en el útero, en el que se acumula pus y demás secreciones. Por lo tanto, es un trastorno que solo puede afectar a las perras, siempre y cuando estén enteras y no castradas. Puede aparecer en hembras de cualquier edad una vez hayan pasado ya, por lo menos, un celo, aunque es más común a partir de los cinco años de vida. En algunas perras se manifiesta de forma leve, pero en otras la piómetra es grave, muy grave e incluso mortal. De ahí que sea fundamental para el pronóstico acudir al veterinario en cuanto sospechemos que nuestra perra puede estar sufriendo una piómetra.

Se distinguen dos tipos de piómetra en perros:

  • Abierta: el pus y demás material del útero puede salir al exterior. Observaremos una secreción vaginal como sopa de tomate que nos ayuda a suponer relativamente pronto que se trata de una piómetra, con lo que podremos actuar con rapidez.
  • Cerrada: es el caso más grave porque el pus y las secreciones quedan acumuladas y retenidas en el interior del útero, que se agranda, sin que puedan drenarse al exterior. Puede haber dolor en la parte baja del abdomen. Es más difícil llegar a un diagnóstico, pues los síntomas serán inespecíficos y no incluirán la secreción vaginal. El útero puede romperse y causar una peritonitis, comprometiendo seriamente la vida de la perra.

Causas de piómetra en perros

El inicio de la piómetra se sitúa después del celo, en el período denominado diestro. En él puede producirse una afección que se conoce con el nombre de hiperplasia endometrial quística. Consiste en una serie de modificaciones en la capa interna del útero, que aumenta de grosor, se llena de líquido y se forman vesículas. Se debe a un efecto prolongado de altos niveles de la hormona progesterona durante las 8-10 semanas de duración del diestro. Estas modificaciones conforman un ambiente ideal para la proliferación de bacterias. Estas llegan al útero cuando el cérvix o cuello uterino se relaja con la llegada de un nuevo período de estro o celo receptivo. Como consecuencia, se produce la infección conocida como piómetra.

Síntomas de piómetra en perros

El principal problema de esta patología es la dificultad para identificarla, ya que muchas veces los síntomas iniciales son por completo inespecíficos. Esto lleva a que se confundan con los de otras enfermedades o incluso a que los cuidadores los dejen pasar al considerarlos de poca importancia.

Los siguientes signos suelen formar parte del cuadro clínico de la piómetra en perras y aparecer semanas después del celo:

  • Pérdida del apetito.
  • Letargo, depresión y apatía.
  • Manchado vaginal purulento en el caso de que estemos ante una piómetra abierta. Puede llegar a confundirse con el celo.
  • Polidipsia, que es un aumento en el consumo de agua.
  • Poliuria o incremento en la cantidad de orina eliminada. La perra puede orinar en el interior del hogar si no tiene suficientes oportunidades de salir.
  • Deshidratación.
  • Vómitos y diarrea.
  • Fiebre, temperatura normal o por debajo de lo normal.
  • Shock, si la perra no recibe tratamiento puede evolucionar muy desfavorablemente. En algunos casos el útero se rompe y el contenido se vacía en la cavidad abdominal, causando una peritonitis. También puede producirse una septicemia o infección generalizada de la sangre. Estas situaciones son difícilmente recuperables.

En el siguiente vídeo te explicamos cómo saber si tu perro está enfermo.

¿Cómo curar la piómetra en perros? - Tratamiento

El tratamiento más habitual para esta patología es la intervención quirúrgica. La operación de piómetra en perras es la ovariohisterectomía, es decir, la extracción del útero y de los ovarios. Esta cirugía de piómetra canina, por lo tanto, es similar a la castración que se realiza de manera programada en muchas perras. Decimos similar porque, aunque en ambos casos se extraen los mismos órganos, lo cierto es que cuando hay una infección en curso la intervención se complica. En primer lugar, por el estado de la perra. Ya no está sana y puede que, en función de la sintomatología que manifieste, haya que estabilizarla antes de pensar siquiera en poder operarla. Por otra parte, el útero está infectado, inflamado y contiene más cantidad de sangre, lo que complica la extracción y supone un mayor riesgo para la perra.

Medicamentos para la piómetra canina

Otra opción que se baraja solo en los casos más leves y de cuello abierto es la administración de antibióticos para piómetra en perros y prostaglandina para estimular la evacuación del pus. Complementando a la antibioterapia también puede ser necesario realizar un drenaje y un lavado del material contenido en el útero. Pero, como decimos, no es tratamiento suficiente para las infecciones más graves y no siempre basta para solucionar la infección. Además, hay que tener en cuenta que las perras recuperadas tienen mayor riesgo de volver a sufrir piómetra. Desgraciadamente no todas las perras superan esta infección. No siempre es suficiente el tratamiento o no se administra a tiempo.

Recuperación postoperatoria de piómetra canina

La recuperación por operación de piómetra es relativamente sencilla. En cuanto la perra esté estabilizada podrá volver a casa y tendremos que vigilarla para que no se toque la herida ni realice movimientos bruscos que pudieran abrirla. El veterinario, en función del estado de la perra, nos recetará antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios. Además, debemos controlar que la incisión cicatrice correctamente. Cualquier signo de enfermedad debe ser puesto en conocimiento del profesional.

En VETFORMACIÓN encontrarás cursos online como el de Auxiliar Técnico Veterinario, mediante el cual podrás aprender a aplicar los cuidados necesarios para favorecer la adecuada recuperación de una perra operada de piómetra, realizar curas y mucho más. Podrás dedicarte a lo que más te guste, cuidar a los animales y velar por su salud, así que no dudes en consultar los distintos cursos si estás pensando en ampliar tus conocimientos en ámbitos relacionados con la etología o la salud animal.

¿Existe tratamiento natural para la piómetra canina?

No, la piómetra es una infección que siempre requiere la intervención del veterinario, aunque se trate de un caso leve. Al ser una infección bacteriana, se necesitan, como mínimo, antibióticos, que solo puede escoger, prescribir y administrar este profesional. Por ello, no hay remedios caseros para la piómetra en perros.

Prevención de la piómetra canina

Como hemos explicado, la piómetra es una infección uterina que para desencadenarse solo necesita un útero. Por lo tanto, la prevención de esta grave patología que llega a ser mortal es la castración u ovariohisterectomía. La extracción del útero y de los ovarios debe hacerse antes del primer celo, hacia los seis meses de vida, para garantizar que se previene la aparición de infecciones como la aquí descrita y otros problemas igual de graves, como el cáncer de mama. Con cada celo, las probabilidades de padecer tumores de mama, por ejemplo, se acentúan. Esta intervención, además, evita gestaciones no deseadas y problemas relacionados con las hormonas, que son bastante frecuentes en las perras enteras.

Además de la piómetra, la castración previene la aparición de tumores de mama, como ya hemos indicado, de ovarios o embarazos psicológicos o pseudogestaciones. Hay que recordar, también, que los estrógenos administrados como anticonceptivos se asocian con un incremento del riesgo de piómetra, por eso se desaconsejan. Por otra parte, si nuestra perra está entera y muestra algún síntoma que no sabemos a qué atribuir, hay que acudir al veterinario sin perder tiempo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Piómetra canina - Causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades bacterianas.

Bibliografía
  • Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.