Plantas tóxicas para gatos

Plantas tóxicas para gatos

Como los perros, los gatos son animales que tienden a comer plantas para depurar su organismo o adquirir determinadas vitaminas que su dieta habitual no le proporciona. Aunque nos pueda parecer algo normal e inofensivo, lo cierto es que debemos tener mucho cuidado con las plantas que adquirimos para decorar nuestro hogar o jardín, pues existen muchas muy tóxicas para ellos.

Dichas plantas pueden producir en nuestro felino daños dermatológicos, digestivos, neurológicos, cardíacos, renales o, incluso, la muerte. Para evitar que esto ocurra, en ExpertoAnimal te detallamos cuáles son las plantas tóxicas para gatos más comunes y qué provoca su ingesta en nuestra mascota.

¿Qué produce la intoxicación por plantas en gatos?

En función del tipo de planta tóxica que nuestro gato haya ingerido o tocado, desarrollará una serie de síntomas u otros. Los trastornos y problemas de salud más comunes que producen en el felino son los siguientes:

1. Trastornos digestivos

Suelen producir problemas gastrointestinales que provocan diarrea aguda, vómitos y gastroenteritis hemorrágica; insuficiencia hepática que presenta pérdida del apetito y decaimiento del ánimo (además de diarrea y vómitos); y gastritis aguda, principalmente.

2. Trastornos neurológicos

Las plantas que afectan al sistema nervioso pueden producir convulsiones, espasmos, salivación excesiva, falta de coordinación, alucinaciones e, incluso, presentar daños oculares o dilatación de las pupilas.

3. Trastornos cardíacos

Pueden incrementar el ritmo cardíaco del animal, producir arritmias, dificultades respiratorias y, en los casos más graves, paro cardíaco.

4. Fallo renal

Suele mostrar los primeros síntomas pasadas algunas horas tras la intoxicación, siendo el principal los vómitos, por lo que puede confundirse con un trastorno gastrointestinal. Conforme pasan los días y el fallo renal se hace más extenso, los vómitos remiten y aparecen otros indicios, tales como pérdida de peso (anorexia), deshidratación y depresión.

5. Dermatitis alérgica

Este tipo de afección aparece por contacto directo con la planta tóxica y desarrolla irritación en la zona afectada, inflamación, pico y dolor intenso, escozor, enrojecimiento e, incluso, pérdida del pelo.

Según el tipo de intoxicación y la planta, el gato puede desarrollar un tipo de trastorno o varios. A continuación os mostramos las plantas tóxicas más comunes en función del tipo de daño que producen en nuestro gato su consumo o rozamiento.

Plantas tóxicas para gatos que producen trastornos digestivos, neurológicos o cardíacos

Las plantas tóxicas más comunes que producen trastornos cardíacos, daños en el sistema digestivo o nervioso de nuestro gato son las siguientes:

  • Adelfa. Desarrolla principalmente problemas gastrointestinales, pero, en función de la cantidad ingerida, también puede presentar dificultad respitaroria, arritmias y paro cardíaco en los casos más extremos. Puede producir fiebre y somnolencia.
  • Azalea. Aunque afecta principalmente al sistema digestivo, produciendo diarrea, vómitos y salivación excesiva. En pequeñas cantidades, puede desarrollar, además, una falta de coordinación acompañada de alucinaciones. Ingerir cantidades más elevadas puede provocar daños digestivos agudos, dificultad respiratoria, alteración del ritmo cardíaco, convulsiones, hipertensión, coma e, incluso, la muerte en los casos más graves.
  • Diefenbaquia. Todas las partes de esta planta son tóxicas para los gatos, por lo que puede sufrir daños tras ingerirla o, simplemente, por contacto directo. Por contacto la planta produce trastornos dermatológicos, tales como irritación, inflamación de la zona, enrojecimiento o ampollas. Por ingesta, produce ardor bucal al instante, por lo que lo más usual es que el gato deje de comerla inmediamente. Además, provoca inflamación de la garganta, dolor, hinchazón del cuello, estómago y esófago, dificultad para tragar, salivación excesiva, vómitos, dificultad respiratoria y, en los casos más graves, asfixia.
  • Eucalipto. Esta es una de las plantas más fáciles de encontrar en bosques y zonas públicas ajardinadas, por lo que si tu gato tiende a escaparse o le das total libertad para que salga a pasear, debes tener mucho cuidado. Ingerirla produce trastornos gastrointestinales, diarrea y vómitos.
  • Hiedra. Todas las partes de esta planta son venenosas, en especial sus frutos son altamente peligrosos. Su ingesta produce tanto trastornos gastrointestinales, como diarrea y vómitos, como espasmos y aceleración del ritmo cardíaco. Además, el simple contacto con la piel desarrolla en nuestro gato dermatitis y erupciones. En los casos más graves en los que se consume mayor cantidad de esta planta, puede producir la muerte.
  • Hortensia. Son tóxicas tanto las hojas como las flores, y los síntomas más comunes que presenta una intoxicación por esta planta son propios de los trastornos gastrointestinales (diarrea, vómitos y dolor abdominal). En función de la cantidad ingerida, puede afectar al sistema nervioso provocando problemas de motricidad, como la falta de coordinación.
  • Jacinto. Aunque las flores son tóxicas, la parte más peligrosa para los gatos es el bulbo. Provoca trastornos digestivos como la irritación gastrointestinal, diarrea y vómitos.
  • Lirio. Ingerir esta planta tóxica para gatos produce principalmente trastornos digestivos, como diarrea, vómitos, dolor abdominal y malestar general. En los casos más graves puede provocar hipertensión e incremento de la presión arterial del felino.
  • Marihuana. Aunque es ilegal disponer de esta planta en el hogar, debes saber que su ingesta es altamente tóxica para el gato. Los síntomas que presentará serán falta de coordinación, vómitos, diarrea, babeo excesivo, convulsiones, incremento del ritmo cardíaco y, en los peores casos, coma.
  • Muérdago. La parta más tóxica de esta planta es el fruto y se requieren de cantidades más bien grandes para producir una intoxicación grave. Producen daños gastrointestinales que desarrollarán vómitos, diarrea y malestar general en el felino. También puede provocar una dilatación de las pupilas y salivación excesiva. En los casos en los que se ingiera una gran cantidad de frutos, los daños producidos serán neurológicos y cardiovasculares, provocando dificultad respiratorio, asfixia, incremento de la frecuencia cardíaca, taquicardia, falta de coordinación, convulsiones, coma e, incluso, paro cardíaco.
  • Flor de Pascua. Una de las plantas más comunes en los hogares durante el invierno y, a la vez, una de las más tóxicas para los gatos. Si la ingiere, puede producir trastornos digestivos que provocarán diarrea, vómitos y dolor abdominal. En caso de tener contacto directo con la savia de la planta, esta producirá irritación en la piel y ojos del felino, comezón y erupciones.
  • Narciso. Todas las variedades de narciso son tóxicas para los gatos en su totalidad. Por contacto la planta desarrolla irritación en la piel, mientras que ingerida produce problemas gastrointestinales graves como vómitos y diarrea aguda, inflamación y dolor abdominal, y trastornos cardíacos que pueden llevar a la muerte del animal.
  • Tulipán. Todas las partes del tulipán son tóxicas, su ingesta puede provocar en el gato una irritación gastrointestinal acompañada de vómitos y diarrea.

Además de estas plantas tóxicas, existen otras altamente peligrosas para los felinos que también producen problemas digestivos, nerviosos o cardíacos: ajo, árbol manzano y albaricoquero (son tóxicas las semillas y huesos de los frutos), acónito, aligustro, altramuz, aloé, anapelo, botón de oro, castaño de indias, cebolla, cólquico, dedalera, endrino, estramonio, jazmín amarillo, laurel, planta de seto, rododendro, sauco y tejo.

Si dispones de cualquiera de estas plantas en casa deberás asegurarte de que permanece lejos del alcance de tu gato. Asimismo, si sospechas que tu felino se ha intoxicado por la ingesta o contacto directo de alguna de ellas, no lo dudes y llévalo al veterinario cuanto antes. Recuerda que la gravedad de los síntomas va atada a la cantidad ingerida de la planta y que, incluso, algunas son mortales.

Plantas tóxicas para gatos que dañan la función renal

Las plantas más comunes que producen una disfunción del sistema renal en los gatos son las liliáceas (como los tulipanes, los lirios y las azucenas) y las hemerocallis (más conocidas como lirios de día). Todas las partes de ambas plantas son altamente tóxicas, tal es su toxicidad que basta con ingerir una simple hoja para desarrollar los síntomas.

En caso de mordisquear o ingerir una de las dos plantas, el gato presentará vómitos, pérdida de apetito y decaimiento. Conforme los daños en el sistema renal avanzan, el felino reducirá los vómitos hasta su total desaparación, empezará a provocar anorexia por la falta de alimento e, incluso, puede dejar de producir orina.

Los síntomas no son imnediatos, los primeros indicios acostumbran a aparecer pasadas las dos horas tras la ingesta de la planta. Si no nos percatamos de ellos, la fallo renal se torna aguda pasados los tres días tras la intoxicación. Por ello, resulta imprescindible acudir al veterinario, puesto que solo el tratamiento médico puede salvar la vida de nuestro gato.

Plantas tóxicas para gatos que producen dermatitis alérgica

Además de las plantas anteriores que provocan trastornos dermatológicos sumados a los gastrointestinales, existen otras que principalmente producen este tipo de problemas en nuestro gato. Las más comunes son las siguientes:

  • Lirio de agua
  • Margarita
  • Ortiga
  • Poto
  • Prímula

Al producirse el contacto directo con alguna de estas plantas, el gato desarrollará irritación en la piel, erupciones, enrojecimiento, inflamación, comezón, dolor intenso, escozor, ampollas e, incluso, alopecia localizada. En caso de ingerirlas, puede provocar ardores bucales y problemas gastrointestinales.

En los casos leves por contacto, podemos tratar el daño con pomadas antiinflamatorias que contengan cortisona, siempre recetadas por expertos veterinarios, y cubrir la zona afectada con compresas frías para calmar los picores. Sin embargo, en los casos más graves resulta indispensable acudir al veterinario para que administre al felino por vía intravenosa el tratamiento antialérgico más adecuado.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Plantas tóxicas para gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.