¿Por qué ha cambiado el carácter de mi perro?

¿Por qué ha cambiado el carácter de mi perro?

El carácter de tu perro puede cambiar debido a diversos factores, experiencias vividas e incluso sin motivo alguno ante el paso del tiempo. Como consecuencia pueden volverse más simpáticos, miedosos e incluso gruñones, en este artículo queremos orientarte para que sepas cuales son las causas que pueden hacer cambiar o modificar el comportamiento de un perro.

Existen causas muy distintas que pueden condicionar este cambio como por ejemplo la castración, una mala socialización u otros problemas cotidianos. Sigue leyendo para conocer por qué ha cambiado el carácter de mi perro.

Motivos por los que mi perro ha cambiado el carácter

Tu mejor amigo también tiene sentimientos, aprende de las experiencias vividas y adquiere miedos al llegar a la vejez. Recuerda que por algunas causas, tengan relación directa contigo o no, el can puede sentirse solo, triste, angustiado, preocupado, cansado... Son muchas las emociones y sentimientos que pueden provocar un cambio de comportamiento.

Causas del cambio de carácter de un perro adulto o anciano

Al igual que los humanos, los perros necesitan poder disfrutar de un estado de bienestar mental y físico. Debemos asegurarnos que todas sus necesidades básicas de paseo, juego, limpieza y comida están satisfechas, hablamos por supuestode las cinco libertades del bienestar animal.

Si ya las cumples todas, puedes preguntarte entonces por qué el carácter de tu perro ha cambiado. A continuación te mostraremos los motivos más habituales del cambio de carácter de un perro:

  • Castración: es muy común que se produzca un cambio de carácter después de castrar a nuestro perro. La mayoría de machos suelen mostrarse más relajados y tranquilos, mientras que las hembras, si ya padecían algún problema de comportamiento, suelen mostrarlo más agravado.
  • Vejez: en la vejez nuestro perro experimenta cambios físicos y mentales como la pérdida de algunas capacidades. En algunos casos, hablamos del síndrome de disfunción cognitiva. Por ese motivo, podemos observar un cambio de actitud que provoque que el perro esté más gruñón o, por el contrario, más cariñoso.
  • Madurez sexual: en esta etapa de crecimiento el perro explora cambios en su cuerpo. Es muy importante que durante esta fase sigamos apoyando la socialización con otras mascotas, personas y entorno. Debe aprender a comportarse en esta nueva etapa de su vida.
  • Nueva mascota: si añadimos un gato o perro nuevo en la familia puede ser que nuestro adorado perro muestre comportamientos extraños que nunca antes había manifestado. Si está bien socializado no debemos preocuparnos y dejaremos que ellos mismos "arreglen" sus diferencias. Por el contrario, si el perro no está bien socializado o si observamos un problema de agresividad grave, será momento de actuar.
  • Enfermedad: un perro enfermo puede mostrar un comportamiento anormal. Si crees que el cambio de comportamiento puede estar relacionado con algún tipo de enfermedad no esperes más y lleva a tu mascota al veterinario.
  • Socialización incorrecta: si tu perro no ha aprendido desde cachorro la importancia de jugar adecuadamente con otros perros deberás enseñarle cómo hacerlo aunque se trate de un perro adulto. No dejes nunca de fomentar la socialización con otros miembros de su especie e incluso de humanos. Muy importante.
  • Cambios en el entorno: si has decidido cambiar de casa a un piso, le has privado sin darte cuenta de sus juguetes o últimamente pasa mucho tiempo solo, debes preguntarte si son estos los motivos de que tu perro esté cambiando su carácter.
  • Pérdida de un ser querido: tanto si se trata de otro perro o de un ser humano, el perro siente en sus carnes esa pérdida al igual que tú. Se trata de un problema psicológico que deberá tratarse con sumo cuidado, aportando al animal nuevos estímulos y motivaciones que le distraigan y le ayuden a superar el bache.
  • Bebé en casa: ante la llegada de un recién nacido, el perro puede mostrar muchos comportamientos distintos, desde celos hasta una alegría incontrolable. En cualquier caso, es imprescindible que siga recibiendo atenciones, cuidados y mimos por igual. Fomentar una buena relación entre los dos es imprescindible para que se asocien positivamente.
  • Agresividad: la agresividad es un problema del comportamiento muy grave ya que se retroalimenta y genera otros problemas de esta misma lista. Debe ser tratado por un especialista.
  • Depresión: multitud de síntomas pueden indicarnos que nuestro perro está sufriendo depresión (falta de apetito, evitar los juegos, no relacionarse) y suele estar provocado por algún motivo. Buscaremos el desencadenante para solucionar el problema.
  • Ansiedad: la falta de relación con otros perros o una necesidad básica desatendida pueden ser motivos de ansiedad. Descubre cual es el problema que genera ansiedad en tu mascota para solucionarlo cuanto antes.
  • Mala comunicación: no siempre un perro y su propietario se entienden a la perfección. Es importante conocer el lenguaje del perro. Si el perro y tú no estáis en la misma onda puede generar confusión y malestar en el ambiente que repercutirán directamente en su carácter.
  • Fobias y miedos: Es cierto que muchos perros tienen miedo a determinados elementos (otros perros, el agua, gatos, coches, petardos...) si aquello que provoca miedo en nuestro perro es inevitable y está presente en su entorno cotidiano deberemos acudir a un especialista para realizar sesiones de modificación de conducta para que nuestra mascota entienda que no debe temer a ese elemento o, al menos, aprender a ignorarlo o tolerarlo. Aunque derive de una mala experiencia nunca es tarde para ayudarle a superar sus miedos y temores.

Modificación de conducta

¿Has sido capaz de identificar el origen del cambio de comportamiento? Si es así tienes muchas más opciones de solucionar el problema, pero tranquilo, si no lo has conseguido, el proceso a seguir es el mismo. ¿Por qué? En ocasiones, algunas personas creen que su perro es dominante, cuando en realidad se trata de agresividad por miedo. En otras, creen que simplemente es destructivo, cuando en realidad padece un trastorno relacionado con la separación.

Si no eres un especialista o no tienes conocimientos avanzados en comportamiento canino, puede ocurrir que estés confundiendo el diagnóstico, por ello, la premisa principal es siempre acudir a un especialista.

El primer paso consistirá en visitar el veterinario, para descartar problemas de salud de cualquier tipo (dolor, problemas hormonales, problemas neurológicos...) y, si las pruebas no han podido explicar el cambio de comportamiento, deberemos acudir a un especialista en modificación de conducta, como un etólogo, educador canino u adiestrador.

De no tratarse, un problema de conducta puede cronificarse y hacer que sea mucho más complicado de tratar. Además, debes evitar agravarlo, por ello evita los tirones de correa, los gritos, el nerviosismo, las riñas excesivas y los castigos de cualquier tipo. Por el contrario, intentaremos tratarle con tranquilidad y reforzaremos las conductas que nos puedan agradar, como estar tranquilo y relajado.

La traducción de las emociones de tu perro

Muchas personas comprenden perfectamente cuando se les explica que deben mostrarse relajados y firmes con su perro, pero llegado el momento, no entienden qué significan esos cambios de comportamiento y adoptan actitudes de nerviosismo o de intolerancia ante las enigmáticas emociones del perro.

Para evitar situaciones negativas y que producen inestabilidad debemos adaptarnos al lenguaje de nuestro can, para ello os damos algunos consejos:

  • Mi perro gime cuando ve a otro perro: Los perros son seres sociables que pueden llevarse mejor o peor con otros, recuerda que no siempre serán mejores amigos. Si observas este comportamiento lastimero en el momento en el que ve a otra mascota significa que sencillamente tu perro tiene ganas de correr, perseguir y pasárselo bien con un compañero de su especie, aún así siempre debes tener precaución. Felicitaremos su comportamiento relajado y positivo con palabras afectuosas y golosinas y nunca le forzaremos a interactuar si no le apetece.
  • Estudian el entorno con su nariz: Ver olfatear a tu mascota a otro can, una persona o un objeto extraño es positivo, significa que quieren conocerlo y debemos felicitarlo. Por el contrario si ves que estudian al perro, persona u objeto con la oreja o solamente con los ojos es que están desconfiados o están mostrando una actitud hostil. Premia a tu perro siempre que olisquee plantas, perros, pipís... Aunque no te guste, si está vacunado no sufrirá ningún tipo de enfermedad. El olfato es el medio de comunicación de tu perro con el entorno y también significa que están relajados y disfrutando. Es muy importante que dedique tiempo a oler siempre que salga a pasear, para ello, llévalo a entornos donde pueda conocer distintos aromas que le motiven mentalmente y le produzcan curiosidad.
  • Mi perro mira fijamente a otros perros u objetos: Aunque tu perro no ladre, gruña o se muestre agresivo, puedes observar que mantiene una actitud de excesiva alerta cuando se encuentra con otros perros. Tiene la cola levantada y las orejas también. Demasiado tiempo absorto significa que la ansiedad del perro y su fijación por ese can u objeto están aumentando. En esta ocasión te recomendamos que captes su atención y le hagas desconectar del estímulo que le hace permanecer alerta. Felicitarlo siempre que te haga caso y venga junto a ti es un buen truco si a veces es algo intolerante con otras mascotas, de esta forma fomentas que te preste atención durante el paseo, algo positivo entre ambos.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué ha cambiado el carácter de mi perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.