¿Por qué mi gata rechaza a sus crías?

¿Por qué mi gata rechaza a sus crías?

Por naturaleza, las gatas son muy buenas madres, incluso cuando tienen la primera camada. Forma parte de su instinto natural de felinos, por lo que es normal que sepan ocuparse a la perfección de sus cachorros sin ayuda de manos humanas.

Sin embargo, hay ocasiones en que la madre se niega a hacerse cargo de uno de sus cachorros o de la camada completa, y te preguntas ¿por qué mi gata rechaza a sus crías? Esta situación puede ser desesperante para quienes tienen gatos en casa.

Para ayudarte a comprender esta situación, ExpertoAnimal te ofrece este artículo, donde descubrirás qué factores pueden estar motivando esta situación.

¿Es mi gata una mala madre?

Muchas personas, cuando notan que una gata ha rechazado a sus crías, lo interpretan como que se trata de una mala madre, que la gata no quiere ocuparse de su camada por capricho o por falta de amor.

Sin embargo, aunque los felinos son capaces de desarrollar un cariño muy profundo, no hay que olvidar que se trata de de animales que rigen su comportamiento de acuerdo al instinto, y que es posible que existan factores que lleven a una gata recién parida a rechazar a sus crías. Estos factores tienen que ver con:

  • Salud de la camada
  • Salud de la madre
  • Capacidad para atender a cachorros
  • Estrés

Problemas con la salud de uno o más gatitos

En los animales lo más importante es el instinto de supervivencia, y los felinos no son una excepción. Con este instinto la madre es capaz de detectar si alguno de los mininos, o incluso la camada completa (caso raro, pero posible), ha nacido con alguna infección o enfermedad.

Cuando esto ocurre, es normal que la madre se niegue a desperdiciar cuidados y leche en una camada que piensa no va a sobrevivir o, cuando se trata de uno solo de los mininos, lo aleja del resto tanto para evitar que contagie a la camada sana como para administrar su leche solo para los mininos que tienen más probabilidad de sobrevivir.

Tal vez esto te suena cruel, pero de esta forma funciona el mundo animal, no es posible arriesgar la salud de una camada completa por un cachorro enfermo con pocas probabilidades de vivir. Sin embargo, como amo humano es posible que puedas hacer algo. Si sospechas que el gatito que es rechazado está enfermo, acude a tu veterinario para que pueda dar un diagnostico y te ofrezca unas pautas para alimentar al gatito recién nacido rechazado por su madre.

La salud de la progenitora

Es posible que la gata esté enferma o sienta que está a punto a de morir, ya sea por complicaciones ocurridas durante el parto (algunas razas pueden tener problemas durante esta fase), o porque padezca alguna otra cosa. Cuando este es el caso, la gata se alejará de los mínimos, tanto por el malestar que siente como para evitar que estos se contagien de su enfermedad.

Si observas a la progenitora débil o enfermiza, será fundamental que acudas de inmediato al veterinario para asegurar su estado de salud, así como el de los pequeños.

Capacidad para atender la camada

Aunque la mayoría de las gatas posee el instinto necesario para hacerse cargo de su camada, existen algunos casos en que la gata no sabe cómo atenderlos, cómo alimentarlos ni cómo limpiarlos, por lo que optará por abandonarlos.

Si esto ocurre, tú puedes tratar de mostrarle lo que debe hacer, acercándoselos para que mamen o limpiándolos cerca de ella para que pueda observar cómo hacerlo. Debes tener mucha paciencia.

También puede ocurrir que la camada sea muy grande (5 o 6 gatitos más o menos) y que la gata sienta que no puede ocuparse de todos o que no tiene suficiente leche para tantos cachorros, por lo que dejará por fuera al que le parece más débil para atender a los que tienen más probabilidades de crecer.

En estos dos últimos casos, el instinto felino le indica a la madre que debe apostar por ahorrar toda la comida, el calor y el espacio necesario solo para los gatitos más aptos, aunque eso implique dejar morir a los menos fuertes.

El estrés

La gata sabe que dará a luz, por lo que es normal que antes del parto intente conseguir un espacio que le parezca ideal para cuidar a sus cachorros, alejado de cualquier cosa que pudiera hacerles daño.

Al igual que ocurre con los humanos, los últimos días el felino estará un poco nervioso, y si comienzas a agobiarla con caricias, mimos y atenciones que no quiere, o si tratas de cambiar el sitio que ha elegido como nido, es posible que sus niveles de estrés aumenten y decida no ocuparse de los mininos cuando estos nazcan.

Debes respetar el nido que ha elegido y colocar algunas mantas en el lugar para que pueda estar más cómoda. Considera cambiar de sitio solo si te parece que la familia gatuna podría correr algún riesgo allí, y permite que tu gata se sienta a gusto con el lugar nuevo.

Lo ideal es estar pendiente de la madre pero permitiéndole estar tranquila. De igual modo, una vez nacida la camada no se recomienda tocarlos mucho durante las primeras semanas, pues el olor de un extraño (así se trate de su amo humano) puede hacer que la gata rechace a los cachorros. De ser así, deberás informarte para saber cuidar gatos recién nacidos sin madre y acudir al especialista para que te guíe en tus dudas.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a comprender mejor esta situación. Si notas que tu gata rechaza a uno de sus mininos o a su camada completa, no dudes en acudir de inmediato al veterinario. Si los gatitos están sanos, deberás asumir la responsabilidad de convertirte en su madre sustituta durante las primeras semanas.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gata rechaza a sus crías?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.