¿Por qué mi gata sangra por la vulva?

¿Por qué mi gata sangra por la vulva?

Si has observado que tu gata sangra por la vulva es totalmente comprensible que estés preocupado, pues esta señal indica que algo no marcha bien y que, probablemente, te encuentras ante un problema de salud.

La cistitis, las infecciones uterinas, los traumatismos o los tumores pueden ser algunas de las causas que expliquen por qué tu gata sangra por la vulva, ahora bien, ¿qué debemos hacer en estos casos? El primer paso consistirá en acudir a un centro veterinario de inmediato, pues algunas de las patologías que pueden provocar esta sintomatología pueden resultar mortales.

En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos acerca de las causas del sangrado vulvar en gatas, explicándote los motivos principales que explican por qué sangra una gata, así como el tratamiento a aplicar. Todo lo que necesitas saber a continuación, pero no lo olvides: la visita a un veterinario es obligada.

¿Las gatas sangran durante el celo?

Aún son muchas las personas que se preguntan si las gatas tienen la regla, pues tienden a comparar el ciclo con las perras, que sí sangran cuando se encuentran en celo. Perros y gatos pueden ser similares en algunos aspectos, pero son especies distintas con grandes diferencias, y esta es una de ellas.

Las gatas no sangran cuando están en celo, por ello, si has observado que tu gata mancha con un líquido marrón o rojizo, o bien presenta sangre al orinar, es que te encuentras ante una patología. A continuación mencionaremos las principales causas de sangrado vulvar en gatas.

Cistitis

Consiste en una inflamación de la vejiga que puede estar causada por una infección urinaria, provocada por una proliferación excesiva de bacterias, enfermedades renales e incluso traumatismos, como puede ser un golpe.

Cuando una gata experimenta cistitis es posible observar un comportamiento anormal, como inquietud y nerviosismo, especialmente en el momento de utilizar la caja de arena. También es probable que la escuchemos maullar, que es su forma de quejarse de las molestias que le produce la enfermedad. Así mismo, en algunos casos observaremos que orina de forma descontrolada, por toda la casa, pues es incapaz de gestionar adecuadamente la micción en el lugar indicado.

Por lo general, ante un caso de cistitits observaremos sangre fresca presente en la orina y la presencia de bacterias en el microscopio. Esta patología suele tener un buen pronóstico, pues la cistitis se trata fácilmente con antibióticos que debe recetar un veterinario.

Piómetra

Se trata de una infección que consiste en la acumulación de pus en el interior del útero. La piómetra en las gatas es sumamente peligrosa y puede ser letal si no se trata a tiempo. Suele afectar a gatas mayores de 8 años sin castrar, o a gatas jóvenes que han recibido tratamientos hormonales para interrumpir el celo.

La enfermedad aparece a raíz de una bacteria que la gata contrae en la fase del celo en que acepta la monta, pues en este momento es más fácil que atraviese el cuello uterino y se aloje en el interior. Existen dos tipos de piómetra: cerrada, en la cual el pus no es expulsado y el útero puede reventar, produciendo una peritonitis; y la abierta, que, entre otros signos, se evidencia por sangrado con pus, deshidratación, micción frecuente y letargo.

Para diagnosticar esta patología se requieren ecografías y muestras de sangre y, para tratarla, se va a proceder a realizar una intervención quirúrgica y a la administración de fármacos, siempre recetados por un veterinario.

Aborto

Si tu gata está embarazada y notas que sangra por la vulva, es posible que esté experimentando un aborto. Dependiendo de la etapa de la gestación en la que se encuentre, la gata correrá diferentes niveles de riesgo si tiene un aborto.

Cuando se produce durante las primeras semanas del embarazo, es posible que se deba al fallecimiento de uno de los cachorros. En esta etapa en la que los fetos todavía están poco formados, el organismo de la mayoría de las gatas simplemente absorbe el tejido y las posibilidades de complicación son pocas.

Si el aborto ocurre en mitad de la gestación, es probable que la madre y el resto de los cachorro corran peligro. En esta fase los abortos pueden ser espontáneos, producto de un traumatismo, una infección uterina grave u otras razones.

En ambos casos será imprescindible acudir al veterinario para realizar las pruebas necesarias que garanticen el estado de salud de la progenitora y de los cachorros que aún están por llegar. Lo más probable es que el especialista solicite una ecografía o una radiografía para evaluar el estado de gestación.

Parto

Cuando llega el momento del parto de la gata es normal que sangre por la vulva. Si has hecho un seguimiento del embarazo te será fácil determinar si se encuentra cerca de la fecha de alumbramiento. Recuerda que es posible que se produzca alrededor de los días fijados e, incluso, que se adelante una semana.

Antes del parto, la gata no solo sangrará por la vulva, sino que además la verás más inquieta, buscará un "nido" donde resguardarse y expulsará algo de mucosidad, que es el tapón mucoso que indica que el parto ha llegado.

Cálculos renales

La presencia de cálculos renales es un problema de salud muy molesto para los felinos. Producen dolor al orinar y son muy peligrosos. Uno de los síntomas de su presencia es la orina con sangre, pues un diminuto cálculo puede estar "atascado" en las vías urinarias, siendo esto lo que provoca dolor durante la micción.

La aparición de cálculos renales tiene distintas causas, pero una de las más frecuentes es la alimentación. Un pienso alto en grasas saturadas y en harinas provocará problemas de este tipo, por ello es tan importante proporcionar alimento de calidad a nuestros gatos.

Traumatismos

Reciben este nombre los golpes que pueda experimentar una gata y que conlleven consecuencias negativas para su organismo. Pueden producirse tras una pelea con otro gato o tras una caída y ocasionan daños en algún órgano. Cuando esto ocurre, no es raro que tu gata sangre por la vulva e incluso por otras partes del cuerpo. En algunos casos podrás encontrar marcas como moratones en el cuerpo, pero en otros no.

Los traumatismos son muy peligrosos, pues implican un posible daño de los órganos vitales, así como derrames internos. Si sospechas que tu gato ha recibido golpes de este tipo, no dudes en acudir al veterinario de inmediato.

Tumores

Un tumor es el crecimiento de tejido de forma anormal en cualquier parte del cuerpo. Es posible que se de en zonas que afecten el funcionamiento renal, reproductivo o urinario y, en estos casos, tu gata sangrará por este motivo. Es importante resaltar que la mayoría de tumores, ya sean benignos o malignos, no se aprecian a primera vista, por lo que solo una revisión veterinaria, con los respectivos exámenes, ayudará a determinar si esta es la causa del sangrado y la naturaleza del tumor.

¿Qué hacer si tu gata sangra por la vulva?

Observar un sangrado anormal como los descritos puede alarmarte mucho, pero recuerda conservar la calma. Apenas observes que esto ocurre acude a tu veterinario sin demora, pues dependiendo de la causa se necesitarán distintos tratamientos. Además, algunas de las enfermedades que provocan el sangrado pueden ser letales si no se tratan a tiempo.

Así mismo, recuerda que nunca debes automedicar a tu gato ni ignorar sus síntomas de enfermedad o malestar.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gata sangra por la vulva?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.