¿Por qué mi gato babea mucho?

¿Por qué mi gato babea mucho?

Recibe el nombre de ptialismo la producción excesiva de saliva, tanto en gatos como en otros mamíferos. En ocasiones es simplemente un rasgo más de la personalidad del felino, pero esto es bastante inusual.

Un gato que se babea es signo de alarma para sus amos, sobre todo cuando se trata de un comportamiento que nunca se había manifestado, por lo que revela que algo no está bien con tu amigo peludo. Sigue leyendo este artículo para descubrir por qué tu gato babea mucho.

Ha ingerido veneno

Un gato envenenado o intoxicado babea en la mayoría de los casos y, si este es el motivo, el felino debe ser llevado al veterinario de inmediato. Los gatos corren riesgo de ingerir veneno por error principalmente cuando tienen acceso al exterior, ya sea porque hurguen en los cubos de basura, porque consuman la carne de un animal más pequeño muerto por envenenamiento e, inclusive, que haya alguna persona con malas intenciones hacia los animales en los alrededores.

Sin embargo, dentro del hogar también existen riesgos, como la intoxicación con productos de limpieza o higiene, que en todo momento deberían permanecer lo más alejados posible del minino.

Las pipetas y otros tratamientos que se aplican en el cuerpo para el tratamiento de pulgas y garrapatas producen un efecto similar si el gato decide lamer esa zona del cuerpo. En cualquiera de estos casos, la saliva suele ser abundante y espesa, e incluso presentarse en forma de espuma. Si sospechas de un envenenamiento en el gato acude de inmediato a un profesional y nunca le hagas vomitar si no conoces la sustancia que ha ingerido. La lejía, por ejemplo, puede causar quemaduras cáusticas en caso de intentar vomitarla.

Está enfermo

Es posible que el babeo sea consecuencia de una enfermedad que está en curso y que produce vómitos o náuseas en tu gato, lo cual acelera la salivación. Si esto ocurre con frecuencia (algunos días, varias veces en un mismo día), indica algún problema que debe ser atendido rápidamente. Si, por el contrario, el babeo aparece tras la expulsión de una bola de pelo, por ejemplo, algo esporádico, no hay de qué preocuparse.

Está estresado

Ya sabemos que el estrés en gatos es un importante detonante de múltiples molestias, sobre todo cuando asocian ciertos hechos a situaciones que les resultan desagradables, como por ejemplo una inesperada visita al veterinario.

Entre los síntomas que podrían indicar que tu minino se encuentra atravesando una situación de estrés, se encuentra el babeo descontrolado. ¿Por qué? Cuando algo le produce a tu gato excesivo miedo o nerviosismo, su sistema neurológico envía una serie de órdenes de respuesta como escudo ante esa situación que no es capaz de controlar, y esto puede expresarse en forma de baba.

Efecto de un medicamento

Cualquiera que tiene un felino en casa sabe lo complicado que llega a ser medicar a un gato, sobretodo cuando este viene en forma de jarabe. Si tu minino es uno de estos, entonces seguramente lo verás babear por toda la casa después de la dosis de su tratamiento, acompañando esto de miradas de odio hacia ti, por supuesto.

Usualmente este babeo desaparece después de un rato, ya que es provocado por el desagrado que le produce al animal el sabor del fármaco, y por el hecho de que quisieras obligarlo a tomarlo. Sin embargo, si observas que persiste es posible que esté intoxicado y necesite ser revisado por un veterinario.

Algo anda mal en su boca

La salud dental de tu gato es de suma importancia, aspecto que muchas veces suele ser descuidado. Cosas como las caries, una infección en la lengua o las encías, tumores, úlceras y heridas en la boca, traumatismos en las mandíbulas, etcétera, ocasionan un babeo excesivo que viene acompañado de mal olor, colores inusuales como el rojo o el verde en la saliva, entre otros.

Por otro lado, también es posible que haya algún objeto atascado en los dientes o la cavidad bucal del felino, ya sea algo que ha cazado por sí mismo, o inclusive huesos de pollo o espinas. Es por eso siempre se recomienda ofrecer carne sin nada de hueso o astillas.

¡Le encanta estar contigo!

Aunque no es muy común, algunos gatos babean por el puro placer que les producen ciertas situaciones que les encantan, como recibir cariño y mimos de sus amos. Cuando este es el motivo del babeo, se suele presentar desde que el animal es joven.

Un gato amante del catnip o hierba gatera puede babear cuando percibe su olor, e incluso cuando siente que está a punto de recibir su alimento favorito. Comportamientos estos que, aunque inusuales, es posible que se presenten, haciendo a los felinos un poco más parecidos a nosotros.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gato babea mucho?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.